Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

viernes, 22 de enero de 2016

Re:Monster - Días 108, 109 y 110


Oh, no he preparado nada que decir para la entrada de hoy... Solo tengo esa imagen. Las chibis son del juego de Re:Monster y las no-chibis son de una imagen de personajes. Son las hermanas, por si alguien no lo sabe XD. Felicia Timiano (peca en la mejilla derecha) y Alma Timiano (peca en la mejilla izquierda). Espero que les guste~

Sigo traduciendo, Rounejo sigue revisando, pero Luz sigue estando demasiado ocupada para revisar xd... Así que todo igual, solo que hasta que Luz no revise todo lo que tiene pendiente de este capítulo (el 12, que cerramos hoy), no publicaré el PDF. Simplemente porque no quiero perder el tiempo editándolo dos veces.

Y eso es todo, ¡feliz fin de semana!

-Xeniaxen


<<  Día 107  |  Lista de capítulos  |  Día 111-112  >>

Novela original en japonés por: 金斬児狐 (Kanekiru Kogitsune) 
-RE:MONSTER-
Volumen 3 - Capítulo 12


Traducido por: Xeniaxen
Revisado por: Rounejo


Día 108



Cuando desperté, noté en mí varios cambios. Tengo que admitir que estaba un poco confuso al principio por la evolución de mi cuerpo y de mi poder, pero creo que podré llevarlo bien.
Primero empecemos por mi cuerpo.
Mi evolución me había convertido en una especie extinguida de señor apóstol.
Mi primera reacción fue cavilar sobre qué tipo de especie era esa.
Lo más probable era que se tratase de una raza poderosa en el pasado, aunque con muy pocos miembros, que se había extinguido con el tiempo.
Yo que antes medía alrededor de unos dos metros y medio de altura, ahora estaba a apenas dos metros. Más o menos, mi cuerpo se había convertido en el de un hombre alto.
En comparación, sin embargo, mis músculos y manos eran más pequeños, pero más de una docena de veces más densos de lo que habían sido antes. Era más de una docena de veces más poderoso que cuando era un ogro, como mínimo. Mi cuerpo ahora hacía que sintiese el poder que sentía cuando era un ogro similar a la brecha de cuando fui un goblin y me convertí en ogro. La diferencia de poder era inmensa.
Ya fuera por la evolución o porque mi cuerpo y mi poder habían cambiado significativamente, ahora el brazo de plata había cambiado su forma y encajaba en mi cuerpo perfectamente.
Estoy seguro de que si vuelvo a evolucionar en un futuro, el brazo va a adaptarse aún más a mí.
Mi piel todavía era negra, pero mis tatuajes rojos se habían vuelto de un profundo color dorado. Además, me creció otro cuerno en el medio de la frente. Apuntaba directamente hacia arriba formando un arco. Mis cuernos eran más gruesos y mucho más afilados que antes. Traté de dar cabezazos a la pared para probarlos, y casi provoco un derrumbe; mi fuerza era mucho mayor.
El pelo me había crecido hasta la cintura. Estaba por cortármelo, sobre todo porque no me gustaba tener el pelo largo, pero Alquimista-san interfirió. Parece que ella realmente le encantaba mi nuevo aspecto y no quería que cambiase. Cuando comenzó a hacer pucheros, decidí que no iba a cortarme el pelo. Me lo até con un poco de hilo de oro en una coleta. Tenía la sensación de que mi cabello se convertiría en el juguete de Alquimista-san durante un tiempo...
Los ojos se me habían vuelto de color rojo sangre, del mismo color que los de Dhammi-chan. Mi visión también se había vuelto tan nítida que podía leer un libro desde casi quince metros de distancia. Al parecer, Dhammi-chan también tenía este nivel de visión y podía utilizarlo para ver a grandes distancias. Ya experimentaré con él más tarde.
En cuanto a las orbes de ogro que la especie señor recibe, yo tenía cinco de ellas. La primera estaba en mi pecho. Dos más en cada codo, y las otras dos en ambas rodillas. Su color era una mezcla de negro, rojo y dorado. No sabía qué clase de poderes tenían, solo sabía que todavía no había conseguido todos los poderes que este cuerpo albergaba. Tendría que probar hasta el último rincón de mi cuerpo más tarde.
Mi forma actual de Señor Apóstol incluía una especie de armadura biológica. Era similar a lo que Dodome-chan podía crear, como un tipo de campo de energía demoníaca incrustado en mi piel. Por extraño que parezca, mi cuerpo vino equipado con ropa interior y pantalones.
Los pantalones eran únicos, cuando puse a prueba su resistencia, vi que incluso eran resistentes a cortes. Sin importar la presión que hacía contra mi pierna, la hoja del cuchillo nunca conseguía perforarlos. Acabé rompiendo la hoja antes de hacer ningún daño al tejido, más que nada por mi fuerza excesiva.
Así pues, al llevar equipada una armadura, no podía cambiármela, debido a que era una parte de mi cuerpo. Podía eliminarla, por supuesto, pero no podía ponerme ninguna otra prenda en su lugar.
La única cosa que me gustaba de tener esta armadura biológica es que me dejaba medio desnudo, ya que solo llevaba pantalones. Mis abdominales estaban totalmente expuestos.
Pelirroja lo encontró interesante y se puso a investigar a fondo mi nuevo cuerpo... A mí no me gusta mucho exhibirme, pero tampoco me corto ni me avergüenzo de mostrar mi cuerpo.
Mi figura no era demasiado intimidante, mi forma actual asustaba a muy pocas personas. Probablemente ni siquiera iba a necesitar taparme con un manto en la ciudad.
Y esos eran todos mis cambios físicos.
Al parecer, las hermanas también ganaron una nueva profesión al despertarse hoy. Ganaron [Profesión – Madre Santa de Niño Demoníaco], y sus cuerpos cambiaron ligeramente haciendo que se pudieran identificar como las madres de los niños. Esto ocurrió porque se habían convertido en madres de niños de linaje demoníaco.
Si bien convertirse en madre de un niño demoníaco tiene una connotación negativa, este era el símbolo de la unión entre las dos madres y sus hijos. Cuando lo supe, no pude evitar abrazarles a los cuatro.
Auro y Argento llevaban la ropa de niño que las hermanas y yo habíamos confeccionado. Por ahora eran capaces de formular oraciones básicas. Cuando escuché “Papá, papá, te quiero”, mi corazón se derritió. Juro que no hay nada mejor que esto.
Volviendo a los eventos ocurridos hoy, cuando desperté por primera vez en esta forma, la primera persona que me vio fue Principesa. Le impresioné bastante y dejó escapar un grito. Caballerito llegó rápidamente a ver qué ocurría, seguido de todos los demás. Tras unos segundos de miedo, el hecho de que mi cuerpo y mi cabello fuesen del mismo color que antes les dio una idea sobre quién tenían delante. Principesa fue la primera en darse cuenta de que se trataba de mí. Subió a mi hombro y con eso hizo que todos los demás también me reconocieran.
Tampoco era tan diferente, pero al haberme hecho más pequeño y haber cambiado de tatuajes, no puedo culparles de tomar precauciones, además el aura que mi cuerpo emitía también era mucho más potente.
Oh, es verdad, olvidé mencionarlo. Antes había estado escondiendo mi color para evitar que Principesa y los otros humanos descubriesen mis bendiciones divinas. Hubiera sido problemático que me atacasen por revelarlo.
Bueno, en realidad no importa si solo se enteran estos dos, no creo que vayan a atacarme por estar bendecido por dioses.[1]
Quise cambiar mi color de nuevo, pero el color base de piel para esta especie era el negro, así que no encontré ninguna razón para cambiarlo.
Con el consentimiento de las otras chicas, mantuve mi nueva apariencia tal y como era.
Todavía tengo curiosidad sobre por qué recibí otra poderosa bendición de un dios, pero seguro que con el tiempo encontraré la respuesta. Por ahora, Principesa me dijo que iba a mantener en secreto lo de mi bendición.
Me resultaba bastante difícil moverme con mi nuevo cuerpo. Todo era más pequeño que antes, y yo tenía mucho más poder, era molesto preocuparme por no romperlo todo y tener que ajustar mi fuerza. Tardé por lo menos una hora en acostumbrarme a ello.
Como último apunte, tenía curiosidad sobre las dos últimas habilidades que no pude desbloquear. Me angustiaba no saber qué condiciones necesitaba cumplir para obtenerlas.
En fin. Al cabo de un rato fui a desayunar. Tenía mucha más hambre que de costumbre y comí casi tres veces más de lo que solía comer.
Después de eso, partimos nuestro viaje de nuevo. Principesa no bajó de mi hombro, y avanzamos a través de las montañas tan lejos como pudimos. Las vistas eran impresionantes.

Día 109


Hoy, igual que había ocurrido con las hermanas, los vientres de Herrera-san y Alquimista-san empezaron a crecer.
Esta vez, no me asusté y seguí el proceso habitual. Les suministré energía mientras buscábamos un lugar donde descansar.
Desde que salimos de las montañas el otro día, no habíamos visto ninguna cueva razonable.
Después de un rato buscando, no tuvimos más remedio que parar.
Les pedí a Ardiente-kun y Principesa que abandonaran el carruaje, tuve que asistir el parto de mis hijos en su interior.
Principesa vio accidentalmente como cortaba a Herrera-san y toda la sangre que perdió en el proceso. Usé mis habilidades curativas justo después, por lo que no pudo haber visto los efectos de mi sangre.[2]
Decidí que no tenía que preocuparme por ese tema.
Volviendo a la historia, Herrera-san dio a luz a un niño. Él era bastante más grande que Argento y Auro. Era de especie [Ogro Noble].
La hija del Alquimista-san era una niña humana rubita de ojos azules con tatuajes negros por todo el cuerpo. Ella nació con más de una [Profesión] aparentemente. Me gustaría pensar que también tendría mis genes, por lo que así crecería rápidamente como el resto.
Era muy raro que nuestra hija resultase ser humana. Por sus tatuajes, supongo que será tan fuerte como el resto, pero eso no cambia mi profunda preocupación mi niñita linda.
Puesto que estaba mucho mejor preparado en comparación con la otra vez, a diferencia de las hermanas, Herrera-san y Alquimista-san solamente sufrieron dolores leves.
Su agotamiento no fue ni la mitad de terrible que la última vez tampoco.
Aun así, los niños nacieron en rápida sucesión. Me pregunto si fue por sus cuerpos fuertes.
El hecho de que naciesen con varios días de diferencia también me hizo plantear cosas sobre su concepción, pero ya pensaría en eso otro día.
Volviendo al tema, al niño ogro le puse el nombre de Oniwaka, por un guerrero histórico, y a la hija de Alquimista-san la llamé Nicola.
Les di de comer el polvo de los cuernos del ciervo blanco a mis dos preciosos hijos recién nacidos y sus habilidades mejoraron en gran medida, al igual que las de mis otros hijos.
Al ver las dificultades que mis cuatro mujeres tenían llevando a mis hijos, los hice subir a todos en el carruaje. Puse a mis niños en unas camas especiales que había preparado con antelación.
Alrededor de media tarde, llegamos a «Purgatory», la ciudad-laberinto.
A diferencia de cuando era un ogro, ahora era de la especie Señor, y como tal, las cosas fueron mucho más fluidas durante el viaje.
No nos costó nada entrar en la ciudad.
Estaba rodeada por un muro circular hecho de algún tipo de material metálico especial. También parecía haber algo que prohibía sacar los objetos mágicos poderosos que había en las murallas del laberinto. Pero eso a mí no me afectaba, ya que podía poner lo que quisiera en mi inventario. Aunque no tenía planeado desafiar al laberinto, en el primer lugar.
Entonces, como algo semejante a una notificación en mi mente, se me informó de que no iba a poder acceder a mi inventario dentro del laberinto. Solo estaba permitido llevar necesidades como alimentos metidos en mochilas, las cuales son comprobadas minuciosamente antes de entrar.
Por ahora, nos limitamos a buscar un buen lugar para descansar.

Día 110


Estábamos en Purgatory, la ciudad-laberinto. Había tesoros de oro y de plata por todas partes, aventureros y bribones en busca de fama... Pocas ciudades habían lograban crecer tan rápido como esta. Había varios equipos formados en su mayoría por lo que parecían híbridos merodeando de un lado a otro de la plaza principal.
Las enemistades y las fortunas producidas en los laberintos de dentro eran una gran tentación para cualquiera.
Todavía era temprano por la mañana. El sol aún no había salido. Crucé uno de los vestíbulos de la Sucursal de la Alianza de Purgatory. Allí las sesiones de entrenamiento estaban abiertas a los aventureros, sin cargo alguno. Podía verse todo tipo de gente de diferente especie: híbridos con frondosos pelajes vestidos con armadura completa, una mujer mayor con un bastón que llevaba una túnica, un chico y una mujer felina guerreros empuñando espadas, una ladrona humana practicando su puntería con los cuchillos.
Me vendría bien la cantidad de entusiastas de la ciudad-laberinto, sobre todo cuando siempre ando en busca de nuevos estilos de lucha.
Contándolos a ojo, había más de 60 personas reunidas en el campo de entrenamiento.
Al parecer todos ellos habían venido hasta aquí para aceptar una misión de la alianza que consistía en desafiar al laberinto. Hablando con uno de los aventureros, recibí una invitación a participar. Según me dijo, un buen número de los presentes aventureros habían visto nuestra sesión de entrenamiento el otro día cuando llegamos a la ciudad, y había recibido una invitación oficial para utilizar el campo de entrenamiento.
Pensándolo, supongo que era posible.
Cuando nos vieron, puesto que yo era una especie extinguida, me agruparon con los Señores. Aun así, el combate entre nosotros fue bastante intenso, aunque hubiera sido un ogro, seguiría afirmándolo.
Actualmente Dhammi-chan era fuerte, tenía una fuerza similar a la de Pelirroja, y ambas eran capaces de defenderse adecuadamente. La cuestión radicaba en la falta de velocidad de Dhammi-chan.
Bueno, mientras practicaba en el campo de entrenamiento con el grupo, varios aventureros dejaron lo que estaban haciendo para mirarnos. Al cabo de un rato, algunos empezaron a ofrecerse para batirse en duelo con nosotros. Tras sopesarlo por un momento, creí que sería una buena idea permitir que algunos de mis mercenarios practicaran contra aventureros, lo que también nos daría reputación. Al ser un señor apóstol, una especie extinguida, la mayoría me veía como un oponente muy fuerte y solo algunos se atrevieron a desafiarme.
Pensando un poco, decidí convertir esa atmósfera única en un juego. Pero tuve que prescindir de Dhammi-chan, pues no había nadie que quisiera pelear contra una hembra tan bella, intimidaba incluso a las otras mujeres.
Supongo que no pasa nada... Pero Dhammi-chan no podrá beneficiarse de esta situación... Tendré que pensar en algo que ella pueda hacer más tarde.
Luchar contra una multitud tan diversa de oponentes es una oportunidad muy rara, me viene genial para reunir experiencia en vistas al futuro. Decidí ponerlo todo más interesante creando un sistema de compensación.
Si alguien lograba derrotar a Ventisca-chan o Ardiente-kun, recibiría mil monedas de oro. Si ganaban contra Ilusionista-kun, recibirían un lingote de plata, valorado en diez mil monedas de oro.
En cuanto lo dije, la multitud se engrescó. Las miradas de los aventureros cambiaron; a todos ellos les había motivado al máximo el dinero.
No tenía presente lo fácil que era manipular a la gente con dinero, pero visto lo visto, es coser y cantar.
Cobré la participación al torneo de cada persona.
También añadí una recompensa especial si alguien conseguía derrotar a los tres; recibiría un premio de cien mil monedas de oro.
Bueno, en resumen, los tres participantes de nuestro bando terminaron exhaustos, pero no perdimos ni un solo duelo. Nuestro entrenamiento dio sus frutos, sin importar quién fuese su oponente, ellos supieron responder a los movimientos de cada atacante sin problema y los derrotaron a todos.
Después de todos los combates, algunos de los aventureros de rango superior pensaron que sería entretenido desafiarme a mí. Les cobré el triple de cuota y dejé que me atacasen todos a la vez. Todo terminó en un instante.
Al final saqué bastante provecho del acontecimiento; conseguimos entrenar como nunca y también obtuvimos algo de dinero. Matamos dos pájaros de un tiro.
Cuando terminamos, ya era casi de noche.
Acabado el torneo, recibí varias invitaciones a reunirme a diversos clanes y organizaciones. Pero las rechacé todas, yo ya soy el líder de mi grupo mercenario.
Por ahora, decidí no coger más trabajos, puesto que, uno, ya estábamos en una misión, y dos, ninguno nos beneficiaba. Volvimos al hostal y nos relajamos en sus baños.
Después, repasé todos los artículos obtenidos y conté el dinero del torneo.
Entregué a cada uno de los señores una pequeña suma de dinero para sus caprichos. Se lo habían ganado por su buen trabajo.
Yo quería hacer un poco más de turismo por el pueblo, por lo que les di a todos el día libre.
Ah, sí, es verdad. También fui a ver el laberinto. No entré, pero el edificio era una torre gigante de color gris que se alzaba más allá del cielo. Era espectacular.
Atraía mucho turismo a la ciudad.
Los oscuros callejones eran una zona sin ley de la ciudad. Si llegaba a faltar alguna persona de allí, a nadie realmente parecería importarle. Aunque mientras la mayoría de gente evitaba las esquinas abandonadas de la ciudad a sabiendas de eso, yo intenté atraer a algunos tontos hacia una de estas calles para que me atacasen. Como mi aspecto era parecido al de un humano, pensé que habría muchas más personas que lo intentarían.
Uno detrás de otro, varios tipos me saltaron encima. Sus habilidades eran escasas, no lograron hacerme ni un rasguño.
Cogí a uno de ellos y le arranqué la cabeza, dejando a los otros con cara de póquer. En pocos segundos, también maté al resto. Recogí sus cosas y me comí los cuerpos sin bajar la guardia.
Después de eso, segregué fluidos corporales ácidos para eliminar cualquier evidencia de lo que había sucedido.
Algunos de los artículos de los matones estaban bastante bien, pero no gané ninguna habilidad de ellos. Obtuve un anillo mágico, una poción mágica, algunos atuendos de terciopelo, pero el resto eran solo objetos personales.
Mirándolo por el lado positivo, llevaban una gran cantidad de dinero encima. Su sabor era nauseabundo, pero se lo perdono por la gran fortuna que les saqué. Sin embargo, con el simple hecho de comerme a cinco personas, ya estuve satisfecho.
Después de la captura de los matones en las oscuras profundidades de la ciudad, fui a dar una vuelta por las tiendas. Primero entré en una tienda de objetos mágicos sacados del Laberinto.
Después visité varias tiendas de provisiones para aventureros, donde compré varios artículos decentes a buen precio.
Mientras tanto, noté que algunas tiendas tenían artículos que parecían interferir con mi inventario, aunque solo necesitaba dar varios pasos hacia atrás para poder utilizarlo de nuevo.
Provisto de los complementos, me dirigí a tiendas específicas para comprar medicina mágica, materiales y metales.
Compré varios lingotes de metales mágicos distintos como el mithril, para regalarlo a los enanos que dejamos atrás en el asentamiento.
Por cierto, también reuní materiales en gran cantidad y muy diversos para Alquimista-san.
Regateé un buen precio por una gran cantidad de mercancías de la tienda mágica, tanto que el propietario tuvo que cerrar hasta poder reabastecerse. Una vez terminé las comprar, regresé a la posada.
Auro y Argento crecieron considerablemente en mi ausencia. Simplemente habían pasado el tiempo jugando. Les di un nuevo juguete, aunque no iba a durar mucho tiempo con lo brutos que eran.
Después de eso, fui a probar algunas de mis habilidades en privado. Quería ver lo que era capaz de hacer, y si podía usar en secreto mi inventario dentro del laberinto.
Aunque, pasados unos minutos, Principesa me interrumpió y tuve que terminar mis pruebas.
La noche pasó bastante rápido. Fue una noche muy intensa, ya que Dhammi-chan y Pelirroja no estaban embarazadas y eso les frustraba, por lo que insistieron bastante en hacerlo. Y... Yo no puse mucha resistencia. Como ya tengo cuatro hijos, supongo que no estará de más tener otros dos...



[1] Recapitulemos. Hasta este punto Rou tiene las siguientes bendiciones de dioses y semidioses: [Bendición del Dios del Origen y el Fin] obtenida el día 13, [Protección divina del Semidiós del Fuego] obtenida el día 35, [Protección divina del Semidiós de la Merced] del día 37, [Protección divina del Semidiós de la Guerra] del mismo día, posee [Muérdago de Amor y Bendición de Dríada] del día 43, [Protección divina del Dios de la Tormenta] del día 93, y [Protección de la Bestia ■] que obtuvo en el pasado día 107 junto a [Hijo Querido de ■■■]. (Fuente: Wikia)

[2] No quiere que nadie de fuera de su grupo sepa que su sangre funciona como un elixir que todo lo cura.


Traducido al inglés: WhiteSamurai (Pacem Community Translations)
Traducido al español: Xeniaxen
Revisado por: Rounejo


<<  Día 107  |  Lista de capítulos  |  Día 111-112  >>


33 comentarios:

  1. Dhammi-chan y Pelirroja son unas golosas

    ResponderEliminar
  2. Hay una errata donde dice: Pocas ciudades habían lograban crecer
    Al principio del día 110

    ResponderEliminar
  3. gracias por la traducción... primero??

    ResponderEliminar
  4. se agradece por la traducción, si necesitan revisores me podría anotar ya que me encanta el trabajo que hacen con la novela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. genial, pues vaya al apartado de "reclutamiento" y pida la prueba de revisor, se necesita principalmente tener muy buena ortografía ^^

      Eliminar
  5. no hay nada mas cool que un hombre rudo conmovido por sus hijos

    ResponderEliminar
  6. muchas gracias siempre es entretenido leer esta novela

    ResponderEliminar
  7. gracias por la traducción

    ResponderEliminar
  8. lo estube esperando toda la semana gracias por traducirlo ahora a leerlo

    ResponderEliminar
  9. Gracias por los dias! esas Dhammi-chan y Pelirroja son unas loquillas ( ͡° ͜ʖ ͡°)

    ResponderEliminar
  10. Genial, exelente traduccion muchas gracias, se pone interesante. faltan dos mas para tener hijos me pregunto que saldra =O

    ResponderEliminar
  11. gracias x la traduccion chicos no se si es de ayuda pero yo se bastante ingles si algunas vez tienen problemas con la traduccion puede ayudar.saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo mismo le digo, está invitado a aplicar para traductor o revisor en nuestra sección de "reclutamiento"~

      Eliminar
  12. Enserio! Rou Nicola y auro a una mujer! de todos los nombres que existen Nicola y auro! y sin olvidar que las armas tienen nombres épicos pero Nicola y auro! a una mujer Me cago en todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. auro no te digo que no, pero nicola es nombre de mujer, que tu no conozcas a nadie con ese nombre no quiere decir que no exista

      Eliminar
  13. me encanta esta novela la espese hoy a leerla y muy buena..gracias x la traducción...espero qu el manga siga también y no quede estancando..como muchos otros.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por la traducción se aprecia el esfuerzo y la dedicación que ponen, a esperar por mas dias=capitulos

    ResponderEliminar
  15. muy buena traducción aparte llevo cerca de 1 mes desde que voy al día y sinceramente comencé primero con el manga en tumangaonline subido por ustedes enseguida busque la novela en tumangaonline pero al ver que no fue traducida por ustedes se me fueron un poco las ganas pero aun asi entre para ver y lo que vi fue una muy mala traducción sin sentido

    ResponderEliminar
  16. Muy buena traducción, continúen así!

    ResponderEliminar
  17. cuando pondran para descargar los cap 11 y 12, y gracia por la traducción

    ResponderEliminar
  18. ya es hora de que la pelirroja y la vampiresa tengan un par mas ( ͡° ͜ʖ ͡°) ( ͡° ͜ʖ ͡°)

    ResponderEliminar