Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

domingo, 30 de septiembre de 2012

Prólogo 4: "La Espada Sagrada y su Dueño Desaparecido”

Alfin comenzamos con el libro 4!!!!! Y como un bonus hay mas fanart en la página de fanart!! (cortecia de Storyteller) Sol le quedó muy guapo!! Y aparte de Sol este es mi favorito:

*o*    *Considerando seriamente hacerlo logo del scans...*
Bien disfruten el prologo ^_^



Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)
⸶La Leyenda del Caballero Sol⸷
Libro 4: Matar a un Dragón

 Prólogo - Matar a un Dragón:

"La Espada Sagrada y su Dueño Desaparecido”



“¡Capitán Caballero Juicio!”

Juicio se detuvo y miró hacia atrás. La persona que lo llamó era difícil de no reconocer, pues llevaba su característica vestimenta negra prácticamente pegada a la piel. En todo el Templo Sagrado, el Capitán Caballero Infierno, era el único con un sentido de la moda tan peculiar. Pero en este momento, alguien faltaba a lado de Roland Infierno.


“Capitán Caballero Infierno, ¿Qué no debía permanecer al lado del Capitán Caballero Sol?” preguntó Juicio frunciendo el ceño.

Roland adoptó una mirada culpable ante dicha pregunta.

“¿Lo perdiste otra vez?”

Leithe no podía evitar ver la ironía de la situación. Parece ser que desde que le ordenó al Capitán Caballero Infierno permanecer a lado de Sol, a Sol no se le ha vuelto a ver junto a Infierno. Pero no podía culpar a Infierno, pues incluso él no podía asegurar poder detener a un Sol decidido a escaparse.

“Olvídalo, ya no tienes que seguirlo mas.” Juicio negó su cabeza con exasperación antes de suspirar, “Debí saber que enviar a alguien a seguir a Sol no funcionaría.”

En vez de lucir aliviado, Roland se veía aún más preocupado. “Pero Sol está ciego, ¿que hará si se encuentra en peligro?”

“Si es capaz de evadirte, creo que no tendrá ningún problema por sí mismo.”

“Cierto.” Roland aceptó, pero aun así dio un suspiro de frustración. “Y es que no lo entiendo. ¿Cómo es que Sol logra escapárseme si sus habilidades son tan malas...?”

Leithe sonrió ante eso y dijo, “Si eso es lo que en verdad piensas de él, entonces realmente estas subestimando a nuestro Capitán Caballero Sol.”

“¿Pero acaso sus habilidades con la espada no apestan?” Roland preguntó en confusión.

“La habilidad de Sol con la espada es sin duda terrible.” Leithe asintió con la cabeza.

En realidad decir eso era una gran subestimación. Después de ser entrenado por el Caballero Sol ‘más fuerte de la historia’ por ocho largos años, y aun poseer un nivel tan espantoso de habilidad con la espada, bueno, es más de lo que podrían describir las palabras.

“Es cierto que las habilidades del Caballero Sol con la espada son muy escasas,” dijo Leithe, “pero si hay alguien con quien jamás querría hacerme enemigo, ese es el Capitán Caballero Sol.”

Roland se veía aun mas confundido. “Pero, Creus el…”

“¡Capitán Caballero Juicio!”

Tanto Leithe como Roland parpadearon sorprendidos. Mientras el segundo se mantenía indiferente ante la interrupción, el primero rápidamente cambio su expresión a una más apropiada, adoptando un aspecto amenazador en su rostro y emanando un aire peligroso y nada amistoso.

Pero cuando vio que se trataba de uno de sus caballeros del Pelotón del Caballero Juicio, su aspecto se volvió aun más severo.

El conocía bastante bien a los caballeros de su pelotón. Ellos eran, bastante similares a él en términos de comportamiento – compuestos y serios. Así que, el que uno de ellos llegue corriendo hacia él de una manera tan precipitada, solo significa que algo muy serio ha sucedido.

El caballero santo se tomó un momento para recuperar el aliento antes de enderezarse inmediatamente para saludarlos.

“Capitán Caballero Juicio, Capitán Caballero Infierno.”

“¿Qué pasó?” Pregunto Leithe frunciendo profundamente el ceño.

“Hubo una explosión de origen desconocido no muy lejos de aquí, pero afortunadamente no hubieron casualidades. Sin embargo, los sacerdotes dicen que pueden sentir una poderosa aura oscura manteniéndose en dicha área, y que es muy probable que alguien haya realizado necromancia en ese lugar.”

El rostro de Leithe se ensombreció ante la noticia. ¿Qué clase de nigromante seria lo bastante audaz como para causar problema en Ciudad Capullo de Hoja, cede de la Iglesia de la Luz?

No importa quienes hayan sido, si osaron causar problemas aquí, ¡él no los dejaría ir!

Leithe dio su orden en una voz seria, “Junta a todos los caballeros del pelotón del Juicio, e Infierno, tu vienes conmigo.”

“Sí, señor.”

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Cuando llego al lugar de los hechos, Leithe entendió perfectamente porque su caballero se veía tan mortificado.

La explosión dejo un enorme cráter de al menos diez metros de diámetro.

Los edificios circundantes colapsaron por el poder del estallido y trozos de piedra y tierra quemada podían hallarse por doquier… afortunadamente, ese lugar solía ser uno de los antiguos sitios de ejecución y estaba prácticamente deshabitado. Si la explosión hubiese sido en medio de la concurrida ciudad, las consecuencias habrían sido cien veces más catastróficas.

“Capitán Caballero Juicio, Capitán Caballero Infierno...”

Los sacerdotes en el lugar estuvieron a punto de saludarlos cuando Leithe alzo una mano para detenerlos y les ordeno “Reporten.”

“Sí, señor.”

Los sacerdotes comenzaron a contar todo lo que habían descubierto hasta el momento. “Además del aura oscura, también hemos logrado sentir enormes cantidades de aura santa por todo el lugar. Creemos que alguien de la Iglesia pudo haber luchado contra el nigromante y por el momento nos encontramos inspeccionando el terreno en busca d-de sus…”

Buscando sus restos.

Leithe lo sabía bien aun sin escuchar el resto de lo que iban a decir. Mientras miraba alrededor y digería la situación nuevamente, pudo darse cuenta que debió ser una batalla extremadamente feroz. Si la persona de la Iglesia de la Luz hubiese ganado, habría regresado a la Iglesia para reportar el incidente. Incluso aunque hubiesen estado fatalmente heridos y hubieran colapsado a medio camino de vuelta al Templo Sagrado, ellos habrían sido localizados por algún caballero santo o caballero real que patrullaba las calles.

Pero no hubo noticias de ello.

Así que la única explicación posible era que habían sido capturados por el nigromante, o que estaban muertos, probablemente enterrados bajo uno de los edificios colapsados.

Aunque no había muchos edificios, comparados con la ciudad, aun así eran más de diez edificios y era claro que llevaría tiempo inspeccionarlo todo. Dudaba si enviar a sus hombres a buscar al nigromante o quedarse allí en espera de más noticias, con la esperanza de que encontraran algún sobreviviente que pudiera contarles lo que había sucedido.

Fue entonces que Roland se le acercó y apunto hacia uno de los edificios colapsados no muy lejos de ellos. “Capitán Caballero Juicio, hay una poderosa aura santa emanando de aquel lugar.”

Leithe frunció el ceño ante eso. Aunque sean caballeros santos o sacerdotes, aun así, sus cuerpos serian consumidos por elementos oscuros al morir. Así que si Infierno dice que puede sentir aura santa emanando de ese lugar… ¿será que hay un sobreviviente?

Ante dicho pensamiento, el inmediatamente llamo al equipo de búsqueda, “Rápido, sigan las direcciones del Capitán Caballero Infierno y caven ahí. ¡Pero tengan cuidado, puede que haya alguien vivo ahí abajo!”

“¡Si, señor!”

Los caballeros santos rápidamente comenzaron a remover las rocas y escombro fuera del camino. Con sus esfuerzos combinados hacían el trabajo más rápidamente y al poco tiempo ya habían limpiado la mayor parte del edificio.

“¡Roland!”

Roland dio un brinco en sorpresa, y cuando se dio vuelta vio a un pelotón de caballeros en los uniformes rojos de los caballeros reales del Reino del Eco Olvidado, y liderándolos estaba alguien que le era bastante familiar – el caballero real Eliot, con el que entrenaba frecuentemente.

“Eliot camino hacia él y miró el enorme cráter frente a ellos. “¿Que paso aquí?” Le preguntó con el ceño fruncido.

Roland negó con la cabeza y explicó, “Aun no lo sabemos tampoco, solo sabemos que hay enormes cantidades de aura santa y oscura reunidas aquí.”

Leithe, quien había estado de pie junto a ellos volteó hacia Eliot y preguntó, “Sir Eliot, ¿podrían unirse tus hombres a ayudar a limpiar los escombros? Es posible que haya un sacerdote o caballero santo que sobrevivió a la explosión enterrado vivo bajo todo eso.”

Eliot se sorprendió al escuchar eso, pero inmediatamente asintió. “Por supuesto.”

Volteo hacia sus hombres y les ordenó ayudar a los caballeros santos.

Mientras observaba el proceso de excavación con una mirada severa, Leithe entendió que era inútil para el permanecer allí, así que decidió volver y checar si podía encontrar algún rastro del paradero del nigromante... pero repentinamente recordó que no era experto en el tema y los nigromantes estaban fuera de su área.

Se dirigió hacia su vice capitán y le preguntó, “¿Alguien ya ha informado al Capitán Caballero Sol del incidente?”

“Capitán, fui incapaz de localizar al Capitán Caballero Sol, pero el vice capitán del escuadrón del Caballero Sol, Adair, ha sido informado. Dijo que enviaría al escuadrón del Caballero Sol a buscar en la ciudad. También dijo que informaría si alguno encuentra una pista sobre actividad oscura inusual.”

Leithe asintió en aprobación. Mientras Adair haya sido informado. Pero no podía dejar de preguntarse dónde rayos se había metido Sol esta vez.

“Oh, es cierto, ¿el Capitán Caballero Sol no está aquí?”

“Eliot, ¿de casualidad no viste a Sol en tu camino hacia acá?” Preguntó Roland al mismo tiempo.

Se miraron por un momento antes de sonreír con ironía y negar con sus cabezas.

Los labios de Juicio casi sonrieron ante dicha escena.

Siempre ha sido así, puede que Sol no tenga habilidad alguna con la espada, pero de alguna forma siempre logra hacer amistad con espadachines expertos... ¡No!, no solo espadachines, probablemente ya sea amigo de todos los fuertes y poderosos en la ciudad.

Los Doce Caballeros Santos de la Iglesia de la Luz, un Señor de la Muerte, el amante y caballero real de la Princesa, el Caballero Sol más fuerte de la historia e incluso un nigromante – desconocido pero cuyos poderes seguro son excepcionales.

E incluso sin conocer a todos los fuertes y poderoso, ¿en verdad será que Creus es un caballero tan débil como cree el caballero Infierno?

Leithe suspiro ante la idea. Probablemente él sea el único además del Papa y el previo Caballero Sol que en verdad sabe que tan poderoso es en realidad Creus Sol… ¡No! Leithe sentía que aún no había reconocido la verdadera fuerza de las habilidades de Creus.

“Creus.” Murmuro en voz baja, “Siempre dices que no te es posible ocultarme algo, y aun así todavía no he sido capaz de comprender tu verdadera fuerza... ¿O será que ni tú mismo la conoces?”

Eliot y Roland creyeron escuchar algo y preguntaron con curiosidad, “¿Qué?”

“¡Lo hayamos!”

Los tres voltearon ante el llamado y rápidamente se acercaron al lugar. Observaron cómo se amontonaban en multitud alrededor del agujero, mirando, pero ninguno hacia algún esfuerzo por ayudar a sacar al sobreviviente del agujero. Los tres fruncieron el ceño ante eso.

“¿Que están haciendo los sacerdotes?” Grito Leithe enfurecido. “¿Porqué no están ayudando a sanar al sobreviviente?”

Los sacerdotes se impactaron ante el regaño y cuando vieron la ensombrecida expresión del caballero Juicio, se asustaron aún mas mientras se apresuraban a explicar, “¡E-eso no es una persona!”

Leithe frunció el ceño ante la extraña respuesta y avanzó para investigar el asunto él mismo. Dentro del hoyo no había persona alguna, en efecto, lo que había era una espada. Estaba ahí tirada silenciosamente en el hoyo, cubierta de tierra, nada apropiado para su dignidad.

“¡¿La Sagrada Espada del Sol?!”

Leithe inmediatamente reconoció a la Sagrada Espada del Sol, que ahora yacía en el fondo del hoyo. La espada era la propiedad más preciada de Creus... aunque rara vez la utilizaba el mismo...

Raramente saca la espada fuera del Templo Sagrado cuando tiene que salir, pero en las ocasiones extraordinarias en las que la saca y lleva con él, siempre la mantiene cerca de su persona.

Sin embargo, la Sagrada Espada del Sol estaba aquí, pero su dueño no parecía estar cerca... Repentinamente Leithe vio que algo manchaba la espada... brinco en el hoyo y la sostuvo para verla más detenidamente.

Estaba en lo correcto, ¡era sangre!

El rostro de Leithe palideció e inmediatamente volteó hacia los caballeros circundantes y gritó, “¡Rápido! ¡Continúen excavando! Pero tengan cuidado Sol-la persona abajo, ¡puede que aún siga viva!”

Roland también brinco dentro del hoyo y se agacho para tocar la tierra, aunque sus ojos jamás dejaron la Sagrada Espada del Sol en manos de Leithe.

Entonces se puso en pie antes de decirle en voz baja, “No hay rastro de aura santa bajo nosotros. El aura santa que sentí previamente venia de la Sagrada Espada del Sol. S-será que Creus e-él…”

“¡No!” Leithe lo interrumpió forzosamente antes de salir del agujero. Luego dio instrucciones a los caballeros santos de seguir cavando. Roland, también salió.

Leithe miró a su alrededor, al área que solía ser el viejo sitio de ejecuciones y dijo firmemente, “¡No es posible! Este lugar… ¡este lugar jamás podría ser el sitio final de descanso de Sol!”

Así que...

¿Dónde estás Creus?


Traducido al Ingles: Lealynn
Traducido al español: Storyteller
Editado: Blacklily

6 comentarios:

  1. *w*! OMG donde está Creus!!? (Durmiendo por ahí o tomando en alguna taberna? xDD)

    ResponderEliminar
  2. Durmiendo quiza... pero no creo el que este bebiendo debe haber estado muy ebrio como para no notar ese tipo de aura ._.
    Que panico, donde se habra metido sol¿!

    ResponderEliminar
  3. esta genial! gracias por la traduccion

    ResponderEliminar
  4. Donde esta creus? él debe estar en algún lugar

    ResponderEliminar
  5. hoo dios que emocion!!!

    ResponderEliminar