Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

viernes, 21 de septiembre de 2012

Historia Extra 5: “Disfrazando la Realidad” 2/4


Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)
⸶La Leyenda del Caballero Sol⸷
Historias Extra del Blog

 Historia Extra 5:

“Disfrazando la Realidad” (2/4)


Jacques caminaba sin rumbo por el Templo Sagrado, saludando a los caballeros santos que pasaban por allí y pensando sobre que iba a hacer después...

“¡Tartamudea!”

Un grito súbito lo saco de golpe de sus pensamientos. Jacques miró a su alrededor en busca de la fuente del ruido antes de apuntar con su dedo a un cuarto que estaba mas allá en el pasillo. Espió dentro del cuarto y vio al Caballero Tierra y a su aprendiz – Georgo – que estaban dentro. Pero lo extraño era – que también había una sacerdotisa en el cuarto, y la sacerdotisa era una bonita niña como de la misma edad que él.

“¡Georgo! ¡Tartamudea cuando hables! Y deberías sonrojarte cada vez que ves a una chica... ¡Mocoso! ¡Mírame cuando te regaño! ¡Deja de coquetearle a la niña! ¡Y aléjate de ella!”


Georgo suspiró con nostalgia mientras miraba a la niña que se sonrojaba. Solo un poco mas y la hubiera tenido en la palma de su mano, pero desafortunadamente, no se atrevía a provocar mas a su maestro. Así que dio un paso atrás, pero no pudo resistir señalar, “Maestro, usted tampoco está tartamudeando...”

El Caballero Tierra se dio cuenta demasiado tarde de su forma de hablar muy fluida y tosió suavemente. “Y-Yo solo estaba mu-muy alterado. T-Tú fuiste muy desobediente... ¡Argh! ¡Te dije a ti que tartamudearas, no que yo tartamudee! Si no comienzas a tartamudear ahora te golpeare en la cara hasta que tus dientes se caigan. ¡Entonces veremos si todavía puedes hablar tan fluido cuando te falten algunos dientes!”

Cuando escuchó la amenaza, Georgo inmediatamente adoptó un comportamiento tímido y callado y asintió su cabeza con sinceridad. “¡Ah! ¡Ya lo entiendo!”

Pero el Caballero Tierra no estaba satisfecho. “¡Ah! ¡No estás tartamudeando! Deberías de haber dicho: ‘¡Oh, l-lo entiendo!’ ¡Y no digas el ‘ya’! ­ ¡Y tu expresión! ¿Llamas a eso sincero y leal? ¡Solo estas actuando rebelde para enfadarme!”

Jajaja... Jacques rápidamente se cubrió la boca con las manos, tratando de ahogar la risa que intentaba salir de él cuando sacó su cabeza del cuarto.

¿Georgo? ¿Sincero y leal? ¡Jajajaja!

“¡Mírala!”

Está vez cuando el segundo rugido sonó, Jacques no estaba sorprendido. Notó que esto no provenía del cuarto del Caballero Tierra, sino del cuarto que estaba al lado.

¿Qué es esta vez? Se preguntó mientras espiaba al otro cuarto.

Para su sorpresa, la escena dentro de esta segunda habitación era muy similar a la anterior. De igual manera, había un estudiante y su maestro, pero esta vez era el Caballero Tormenta y su aprendiz. Y nuevamente, había una sacerdotisa en el cuarto, pero esta vez, la sacerdotisa era mayor, su figura curvilínea y belleza madura la declaraban que estaba por sus veintes.

“Ceo, mírala a los ojos.” El Caballero Tormenta le ordenó fríamente.

Ceo forzó su cabeza para mirar hacia arriba y ver a la sacerdotisa, pero lucia como si estuviera constipado cuando lo hacia.

El Caballero Tormenta entonces se giró hacia la sacerdotisa y dijo, “Madame, por favor.”

“No hay problema.” La sacerdotisa dijo coquetamente, le guiñó el ojo al pequeño y guapo muchacho mientras comenzaba a posar seductoramente y luego le lanzó miradas coquetas como indicándole que se acercara.

Esta vez, Ceo trató lo más que pudo para no mirar devuelta al piso, habiendo escuchado la amenaza oculta en la fría voz de su maestro anteriormente; pero su rostro estaba tan rojo como un tomate, y el rubor se esparció incluso hasta sus orejas y su cuello.

“Bésala.”

Cuando vio que su aprendiz finalmente podía ver a una mujer sin apartar la mirada, el Caballero Tormenta decidió llevarlo al siguiente nivel. Sin embargo, no esperaba que su aprendiz lo mirara como si hubiera sido traicionado, como si lo estuviera empujando a las ardientes profundidades del infierno. Un poco de culpa lo golpeó, así que suavizó la orden, “Solo en la mejilla.”

“¿Maestro podríamos solo agarrarnos de la mano? ¿Por favor?”  Ceo suplicó, pero el rostro de su maestro continuó siendo tan frío como siempre, e incluso había como una ventisca creciendo en sus ojos al escuchar su suplica. Así que Ceo se giró para ver a la sacerdotisa de nuevo. Ella ya no tenía su expresión seductora y ahora lucia como si no supiera si reír o llorar.

Cuando él vio esto, Ceo se sintió menos nervioso. Se dio la vuelta para ver a su maestro una vez más, pero este último permanecía firme con la mirada fría. Sin más opción, Ceo reunió todo su coraje y frunció sus labios, levemente tocando con ellos la mejilla de la sacerdotisa antes de inmediatamente correr lejos de ella para esconderse en una esquina del cuarto, con la cara roja.

Cuando vio las payasadas de su aprendiz, el Caballero Tormenta rugió tremendamente, “¡Mocoso! ¡Te he estado entrenando por tres años ya, y ¿todavía no puedes besar a una mujer como se debe, actuando como si te estuviera forzando a besar a una vieja decrepita?!”

“¡¿Disculpe?!” La sacerdotisa protestó en una voz ofendida.

El Caballero Tormenta pestañeó al escuchar eso, pero antes de que se pueda recuperar, la sacerdotisa ya se estaba acercando a él a zancadas y le dio una bofetada fuerte.

“¡No-no! Estaba diciendo que eras tan hermosa como una vieja... ¡Ah! ¡Deja de patearme! Fue un desliz de mi lengua, ¡hablé mal! ¡Lo siento!”

Al ver esto, Jacques ya no podía quedarse ahí y solo mirar. Entró al cuarto – y antes de que cualquiera pueda reaccionar a su presencia – agarró a la sacerdotisa y le dio un fuerte beso en la mejilla. Entonces se volteó para ver al niño que estaba acurrucado en una esquina y dijo, “¿Lo vez Ceo? ¿Qué es lo difícil de besarla?”

“¡Así es! ¡Este pequeño hermanito es mucho mas lindo que ustedes!” Complacida con las acciones de Jacques, la sacerdotisa le dio unos cuantos besos de recompensa antes de ver a los Caballeros Tormenta con desdén. “¡Hombres inútiles!”

“Vámonos hermanito, esta hermana mayor te invitara unos dulces. ¿Qué vas a querer? Te compraré lo que quieras.”

“¿En serio?” Los ojos de Jacques se iluminaron con deleite y gritó, “¡Entonces vamos, señorita bonita!”

La sacerdotisa se complació mucho más al escuchar ser llamada ‘señorita bonita’, y asintió rápidamente. “Por supuesto, iremos ahora mismo.”

La sacerdotisa enganchó su brazo en el de Jacques y dejó la habitación. Pero no antes de lanzar una mirada fea a los Caballeros Tormenta.

Los dos Caballeros Tormenta miraron en blanco después de que ellos se fueron del cuarto. Después de un tiempo Ceo, lentamente fue donde su maestro y tímidamente le jaló de la manga, “Maestro, ya no tenemos una mujer aquí, así que ¿podemos aprender otra cosa?”

“¡Idiota!”

El Caballero Tormenta agarró a su aprendiz de las orejas y le rugió furiosamente, “¡Fui llamado inútil! ¡Mocoso! ¿Qué no sabes que ser llamado inútil por una mujer es la mayor humillación para un hombre? Mocoso incompetente, si no aprendes a mirar a una mujer sin sonrojarte en un año y como guiñarle a una en dos, yo-yo ¡gastaré el resto de mis ahorros para contratar a todo un grupo de prostitutas y les diré que te violen todas juntas!”

Ceo suplicó a su maestro, con lagrimas en los ojos del dolor que sentía en sus orejas y por miedo a la amenaza de su maestro, “¡Por favor, no! Maestro... ¡Vo-voy a trabajar duro! ¡Juro que lo haré! ¡Lo juro!”

▼♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Después de despedirse de la amigable sacerdotisa, Jacques abandonó su idea anterior de jugar por ahí y en vez de eso decidió que espiar las lecciones de los otros era mucho mas divertido. Y así procedió a hacer solo eso, mientras comía la bolsa de dulces que acababa de recibir de la sacerdotisa.

Elmairy estaba cuidando de animales pequeños mientras su maestro le leía cuentos de hadas. Jacques lo declaró aburrido después de solo una mirada.

Luego, espió el cuarto de lecciones del Caballero Nube, pero no había ni una sola persona en la habitación. Jacques miró por todo lado con curiosidad, preguntándose donde estarían.

“¡Eso es extraño! ¿Podrá ser que él también ya no necesita lecciones?” Murmuró Jacques mientras se rascaba la cabeza, confundido. Entonces se dio la vuelta para marcharse...

“¿Me estás buscando?”

“¡¡Ah!!”

Jacques saltó de susto y rápidamente se dio la vuelta. Una persona apareció justo detrás de él ¡sin que él pudiera notar nada! Y añadiendo a esto esta persona era tan pálida como una hoja de papel blanco y lucía muy frágil y delicado con la mitad de su rostro cubierto por su cabello...

“Yo-yo-yo no te estaba buscando, ¡de verdad!” Tartamudeó Jacques. Incluso el Caballero Tierra asentiría con aprobación si lo hubiera escuchado tartamudear.

El pequeño Caballero Nube inclinó su cabeza a un lado lentamente y dijo, “Estabas viendo desde afuera por un buen tiempo”

“...... ¿Tú estabas dentro todo este tiempo?”

El pequeño Caballero Nube lentamente asintió con la cabeza.

¡Eso es imposible! No había nadie adentro... Jacques sentía como los escalofríos subían por su espina dorsal y entonces rápidamente cambió de tema. “E-estaba buscando al pequeño Caballero Sol.”

De nuevo, el pequeño Caballero Nube asintió suavemente. Entonces levantó su brazo lentamente y apuntó al muro, “Creus está en el cuarto de al lado.”

“Er, ¡oh, gracias!”

Jacques rápidamente se volteó para escapar... pero entonces se detuvo cuando un pensamiento se le ocurrió. Su curiosidad sobrepasó su terror, dio la vuelta hacia el otro niño y le preguntó, “¿T-tú maestro también está dentro de este cuarto?”

El pequeño Caballero Nube negó con la cabeza, “El maestro está durmiendo debajo de un árbol ahora.”

¡Fiuu! Gracias a la diosa que el Caballero Nube no estaba en el cuarto, o sino realmente hubiera creído que había visto a un fantasma y no al Caballero Nube.

Jacques palmeó su pecho para calmar a su latiente corazón antes de preguntar curiosamente, “Entonces, ¿por qué no estás con él?”

“Mi maestro me dijo que no lo molestara y que busque otro lugar para vagar.”

Vagar... ¿Estás seguro que dijo vagar?

Jacques agitó su mano despachándolo y dijo, “¡Bien, si es así entonces te puedes ir para seguir vagando!”

Después de que pestañeó, se dio cuenta de que ya no había nadie parado en frente de él.

“......”

Después de un momento en el que se quedó sin palabras, Jacques reganó la compostura y caminó hacia el siguiente cuarto. “Espero que sea algo normal esta vez. Después de todo, Creus es mi futuro jefe. Si es muy raro, no voy a tomar ordenes de él.” Murmuró para si mismo mientras tentadoramente metía su cabeza dentro de la habitación.

“Hijo, es absolutamente necesario buscar a un muerto viviente de manera frecuente.”

Jacques pestañeó al escuchar eso. ¿Por qué estarían hablando de muertos vivientes? Miró dentro del cuarto y vio a Creus cuestionando a la persona más aterradora del Templo Sagrado – al Caballero Sol más fuerte de la historia.

“¿Se refiere a que debo mantener la promesa del Caballero Sol de destruir a todos los muertos vivientes?”

Cuando Jacques escuchó esto, asintió en comprensión. Ahh... Si, ¡eso tiene sentido! ¡Probablemente eso es a lo que se refería!

El Caballero Sol negó con el dedo y dijo con una sonrisa misteriosa, “No, debes buscar uno con frecuencia para poder desahogar tus frustraciones.”

“¿Ah?” Ambos, Creus y el fisgón que estaba afuera, tenían expresiones idénticas de sorpresa y confusión.

El Caballero Sol entonces procedió a explicar en un tono serio, “Piénsalo hijo, debes sonreír cada día, perdonar a cada escoria humana, y alabar a la Diosa de la Luz – a quien probablemente nunca conocerás en toda tu vida – en cada oración. Si no tienes algo en que desahogar todas tus emociones, entonces caerás en la depresión, y nunca más podrás llevar a cabo tus obligaciones como el Caballero Sol, perderás tu trabajo, y después de perder tu trabajo estarás aún mas deprimido. Y al final, estarás tan deprimido que querrás reunirte con la Diosa de la Luz. Ahora, no quieres encontrarte con tal trágico final ¿o sí?”

“…No señor.”

“Bien, por eso hijo, debes buscar a un muerto viviente para desfogar todas tus frustraciones por lo menos una vez al mes, ¿entendido?”

“¿Y qué pasa si no puedo encontrar a uno?”

“No te preocupes mi niño. Aquí está la tarjeta de un nigromante quien está especialmente comprometido con la Iglesia; no solo puedes especificar qué tipo de muerto viviente quieres, sino que también puedes cubrirlo como gastos de trabajo y hacer que la Iglesia pague por la criatura.”

“......”

Creus estando sin habla tomó la tarjeta, con una expresión despistada en su rostro. Pero tal vez ya se había acostumbrado a sorpresas como esta, porque rápidamente se recuperó en unos segundos y calmadamente puso la tarjeta en su bolsillo como si no hubiera nada de extraño en todo esto. Luego miró de nuevo a su maestro, esperando más enseñanzas.

Sin embargo, el Caballero Sol solo aplaudió con las manos y dijo, “Muy bien, eso es todo por hoy. Me voy ahora.”

Creus pestañeó al escuchar eso y preguntó en sorpresa, “Maestro, ¿a dónde está yendo?”

“Tengo una cita con la princesa... Er, ¡no! Me refiero a que tengo una reunión con el Príncipe Heredero. Tenemos que discutir muchos asuntos oficiales, y también voy para mejorar las relaciones entre la familia real y la Iglesia de la Luz... Así que, me voy ahora o llegaré tarde. No es apropiado dejar a una dama esperando.”

Ya veo, el Príncipe Heredero también es una dama, ¿eh? Pensó Creus con exasperación antes de recordarle a su maestro, “¡Pero maestro, todavía son horas de clase ahora!”

El Caballero Sol ya estaba en la puerta cuando escuchó esto y se detuvo. Jacques, quien todavía estaba escondido afuera dejó salir un suspiro de alivio. ¡Todavía no había tenido tiempo de esconderse! Así que aprovechando la oportunidad, rápidamente se escondió en una de las cortinas del pasillo.

“¿Lo que dices es cierto?”  El Caballero Sol preguntó un poco incomodo. “Todavía son horas de clase...... mmmm... esto es difícil de cubrir. Juicio acaba de reprenderme sobre tomar las cosas mas en serio, no hace mucho. ¡Muy bien entonces! ¡Te daré una tarea para que la lleves a cabo ahora! Irás y visitarás a ese nigromante que mencioné hace poco y se presentaran el uno al otro para conocerse mejor.”

Y con eso, continuó en su camino.

Creus inmediatamente gritó preocupado, “¡Espere! Maestro, ¿usted no vendrá conmigo? Ese es un nigromante, ¡un nigromante! Usted irá conmigo por lo menos la primera vez, ¿verdad?”

“¡Ya tienes dieciocho años! ¡Deja de actuar como un niño!”

El Caballero Sol ya estaba a la mitad de salir del cuarto cuando una pizca de responsabilidad finalmente lo golpeó. “¡Solo recuerda no atacar al nigromante! Siempre y cuando no le ataques no recibirás ningún daño. Muy bien, ¡ve a hacerlo!”

Y así después de dejar un mugre consejo, el Caballero Sol se fue. Creus se quedó mirando a la espalda de su maestro que desaparecía cada vez mas y mas mientras decía haciendo pucheros, “Pero maestro, solo tengo quince años......”

▼♦♦♦Continuará♦♦♦▼



Traducido al Ingles: Lealynn
Traducido al español: Blacklily


6 comentarios:

  1. waaa Gracias BlackLily me divertí mucho *w*, ya me hacia falta extrañaba a todos los caballero santos <3

    ResponderEliminar
  2. XD mmmmm por q nadie me amenasa asi

    ResponderEliminar
  3. xq ya no sería amenaza si es para ti ....

    ResponderEliminar
  4. Awww!!! Por fin!!! He estado esperando pacientemente, y muchas gracias!! Gracias por el esfuerzo que realizan para que nosotros podamos disfrutar de esta novela que de otra forna jamás sabríamos su existencia. Sinceramente me he reído como nunca desde el primer capítulo que leí. Muchas gracias!! Así que continuaremos esperando :)

    ResponderEliminar
  5. TTwTT pero podria fingir q me afecta XD

    ResponderEliminar
  6. pobre tormenta, su vida no fue nada facil incluso pienso que tormenta y tierra no eligieron correctamente sus trabajos creo que se equivocaron

    ResponderEliminar