Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

jueves, 20 de abril de 2017

Bad∞End∞Night - Capítulo 3


Cuando vean la longitud de este puto capítulo entenderán por qué he estado tanto tiempo sin publicar. Prometo darles el siguiente en menos de un mes, esta vez sí (tiene solo 10 páginas).

Bueno, a partir del siguiente ya iremos viendo de qué va realmente la novela, no se llama "El comienzo de la noche interminable" por nada. Se viene lo bueno.

-Xeniaxen


Bad∞End∞Night
Novela original en japonés por: Hitoshizuku-P


CAPÍTULO 3. NOCHE DE ENTREACTO
Traducido por: Xeniaxen / Revisado por: Crisand Roses



La he hecho buena... Seguro que he arruinado toda la obra...

El aplauso continuó rugiendo, y el momento en que salí del escenario, los actores se me acercaban con caras de espanto. Bajé la cabeza sin saber qué decir, incapaz de mirarles a los ojos. Estaba segura de que ese error había arruinado la obra, había arruinado una obra de Burlet. Metafóricamente, había convertido una obra escrita por el autor que todos veneraban, había roto parte del decorado y había obligado a todos a improvisar.

Se decía que, mientras Burlet vivía, nunca permitía un solo error de actuación o el más mínimo detalle que se saliese de lo escrito en el guion —ni un parpadeo, ni un suspiro, ni un paso en falso. La escenificación perfecta debía tener actores perfectos, y su combinación tenía que crear un mundo apabullantemente realista para la obra. Un mundo tan bien calculado que se vendría abajo con el menor error. Lo que la Aldeana había hecho era un sacrilegio contra él. Una gota de sudor frío recorrió mi columna.

—¡¡Lo siento...!! Y-Yo... ¡Es imperdonable lo que he hecho...!

Kaito retuvo su expresión contrariada y me sujetó firmemente por los hombros.

—¡¿Te has hecho daño?!

—¿Ah...?

—Estimbaste tu mano contra el reloj, ¿no? Déjame ver... Tuvo que doler.

—Dios, hizo tanto ruido también... Creí que el corazón se me paraba.

Le tendí mi mano izquierda, temblorosa, y Kaito y Luka la examinaron con cuidado. Estaba un poco inflamada, pero no me había lastimado gravemente.

—Gracias a Dios... Estábamos preocupados.

Todos suspiraron aliviados, relajando las miradas de preocupación que tenían. Estaba segura de que estarían enojados. Abrumada por su reacción, mi visión se nubló mientras pensaba cómo responder. A nadie parecía importarle un carajo que había roto el reloj. Sus temibles miradas cuando se acercaron a mí me dieron una sensación completamente diferente, pero solo estaban preocupados por mí... Mi corazón, abatido por el miedo por haber cometido un error y lo que iba a tener que hacer para compensarlo, se llenó de calidez lentamente.

—Mm... Pero yo soy secundaria, habré roto el reloj...

—El equipo de atrezzo acaba de ir al escenario. Estará arreglado para mañana —me dijo Len, con un ojo puesto en el escenario.

Seguro que había miembros del equipo reparando el reloj. Darme cuenta hizo que me urgiera más salir de allí cuanto antes.

—Pero... no seguí el guion. He... profanado su obra...

—¿Profanado...? ¿Por qué?

—Porque sus guiones se deben seguir a la perfección. No nos podemos permitir ni un error, tenemos que seguirlos al pie de la letra... Y por eso ustedes se lo tomaban tan en serio y practicaron tanto. Yo lo sabía... pero...

Las caras de los actores se apagaron, y se quedaron con la mirada perdida. Nadie hacía contacto visual con nadie. Se hizo un largo silencio incómodo. Ni siquiera el equipo técnico había venido a hablar con nosotros, estaban ocupados fingiendo ignorarnos.

—Miku... Tienes razón, el final del acto no siguió el guion, pero no creo que ese incidente fuera tan grave... No, para ser honesto... ese momento me puso la piel de gallina.

Kaito bajó las cejas y esbozó una sonrisa. Su cara parecía decir "No lo esperaba."

—¿Eh?

—De hecho, me pasó lo mismo. En todos mis años en este elenco, nada me ha excitado tanto antes. Un accidente inintencionado, creando una escena inolvidable al generar tanta euforia... Vi la cara que pusiste y quise ayudarte, pero no podía moverme. Tal y como dijiste "Ojalá este momento pudiese durar para siempre" y paraste de verdad el reloj... Salió un poco forzado, lo admito, pero...

—Me da rabia admitirlo, pero tienes mi respeto por hacer que un milagro como ese ocurriese. Aunque seas una boba patosa la mayoría del tiempo, ¡ha sido fenomenal! Has eclipsado todos mis papeles.

Kaito, Meiko e incluso Luka estaban elogiando mi error por algún motivo. La culpabilidad dominaba tanto mi cuerpo y mi mente que ni siquiera sentía dolor en la mano que había estampado contra el reloj, así que no tuve la oportunidad de ver cómo había sido la reacción de todos. Luka tenía razón, en realidad era solo otro de mis torpes meteduras de pata.

—¡Sí, todos nos quedamos de piedra! ¡Yo incluída! ¡Estaba pensando que los momentos más tensos son cuando ni siquiera puedes gritar! Y yo estaba al otro lado de Miku y el reloj, así que lo oí bien de cerca. Mi corazón palpitaba muy fuerte, ¡lo único que deseaba es que alguien fuera capaz de seguirle la corriente!

—Oh, Meg... Siempre tan pasiva, ¿eh?

—En serio, el accidente en sí mismo ya fue fantástico, pero... la improvisación de Len y la respuesta de Rin fueron maravillosos, cuanto menos. He visto a muchos actores a lo largo de mi carrera, y esa astucia no la tendría cualquier veterano.

Gack, quien normalmente estaba callado y raramente sonreía como se sonríe, esbozó una curva de gozo sincero con sus labios.

—¡Jejejeje! ¡Vaya, hasta Gack les elogia!

—Gracias...

Rin y Len le dieron las gracias a Gack. Los otros también alabaron su actuación. La verdad es que si Rin y Len no hubieran arreglado la situación, la obra se habría detenido de verdad, y quién sabe lo que habría ocurrido después.

—Esto... ¡Rin, Len! Muchas gracias. No sé cómo agradecerles... Gracias a todos, chicos. Estaba bloqueada, creo que si no hubieran intervenido de esa forma...

—¡Está bien, Miku! Estamos juntos en esta obra, ¿vale? Por supuesto que nos ayudaremos los unos a los otros... ¡somos amigos! Y nadie va a gritarte o culparte por cometer un error. Aquí si te equivocas, simplemente alguien tiene que cubrirte. Confía en nosotros, ¿vale? ¡Yo confío en nuestra actriz principal!

—Rin...

La felicidad inundó mi corazón escuchando a Rin decir que confiaba en mí.

—Gracias. Intentaré... Intentaré aprender de mi error y hacerlo lo mejor posible en el segundo acto. Pese a que lo haya hecho mal al final... Fue muy divertido actuar hoy. Pensaba que estaría muy nerviosa, pero de repente me puse a bailar como si de verdad fuera la Aldeana. Pensé desde el fondo de mi corazón que era una fiesta maravillosa... y me sentí honrada de poder estar en el escenario. Y todo gracias al guion perdido que encontraron, y la actuación de todo el elenco... Realmente parece un milagro.

Incapaz de retener mis emociones, las dejé salir todas. Haciéndolo, noté que el ambiente dejaba de tener la excitación de después del accidente; todos parecían un poco inquietados. ¿Había dicho de nuevo algo inapropiado?

—S-Sí... Tienes razón. Realmente podría decirse que es un milagro.

—Oh, ya lo creo.

Kaito se cruzó de brazos, luego abrió lentamente la boca como si fuera a explicar un cuento de hadas.

—Ahora que lo pienso, creo que nunca llegamos a contarte la historia de cómo descubrimos Crazy ∞ nighT. Bueno, ahora parece un buen momento para hacerlo... Una noche, después de terminar la obra, estábamos bebiendo en la antesala #1 para celebrarlo como siempre hacemos. Entonces una chica del equipo vino a decirnos que había perdido una pieza de atrezzo para la actuación de mañana, y no podía encontrarla en ninguna parte del teatro.

—Nosotros también nos pusimos a buscar por todos los rincones. Solo por si acaso, decidimos buscar en la bodega subterránea que raramente está abierta, donde se guarda el atrezzo y los decorados que ya no se usan. Ahí, al fondo de la bodega, encontramos una polvorienta caja antigua. La abrimos de casualidad y...

—Adentro había un libro... titulado Crazy∞nighT.

—Sí, Len fue quien lo encontró. Estábamos tan sorprendidos que pensamos que no podía ser verdad. Después de todo... como sabe todo el mundo, la mansión donde vivía el Sr. Burlet se incendió hace años, y no quedó ni rastro de sus pertenencias. Ni siquiera hay recuerdos detallados de su vida o nada sobre él que haya permanecido intacto. También se dice que él mismo murió en ese fuego, pero conoce los detalles. Si se encontrara alguna de sus pertenencias, serían tan valiosas como un tesoro nacional...

—Pero aquí, en la Compañía Burlet, el teatro que él creó, se encontraron unos pocos objetos personales suyos después de morir. Incluído, aunque por casualidad, su obra póstuma perdida. Parece ser que visitó el teatro en algún momento antes de que se incendiase su mansión y dejó el guion en la bodega.

—Puede que después de su muerte quisiera dejar una ligera esperanza para la gente que siguiera con su voluntad... Eso es lo que nos pareció cuando encontramos el guion. Y nos dimos cuenta de que esta obra, Crazy ∞ nighT, estaba inspirada en su ciudad natal, Villa Zacry, su mansión y el bosque que la rodea. Así que viajamos allí muchas veces, investigando para acercarnos un poco más a conocer la obra que había imaginado. Era un lugar muy tranquilo.

Meiko sonrió gentilmente, recordando esos tiempos con nostalgia. Villa Zacry... La aldea donde el Sr. Burlet vivió, y mi propia ciudad natal también. Me agradó oír esas alabanzas.

—Oh, sí, fuimos allí muchas veces. Costaba un poco llegar, estaba muy adentro en el bosque, pero era bastante bonita.

—Sí, era muy pacífica y acogedora. Me gustaría vivir en un sitio como ese algún día.

—Oh, Len... ¡Copiarías todo lo que el Sr. Burlet hacía, ¿no es así?! Como el otro día, ¡te hiciste un sello de cera que nunca usarás porque él también tenía uno! Madre mía, ¡eres un friki de Burlet!

Sin excepción, los miembros de la compañía veneraban la obra y el carisma del Sr. Burlet, con una pasión tan desmesurada que podrían llamarse fanáticos. Len, en particular, al contrario de su indiferente actitud y apariencia, era el que más adoraba a Burlet. Su hermana me contó en secreto que tenía una habitación dedicada a él con colecciones de objetos que le pertenecieron, se esforzaba en ser el mejor en actuar sus obras y soñaba en convertirse él mismo en escritor algún día.

—¿Es eso algo malo? Burlet estaba por encima del resto. Por supuesto que lo tomo como modelo.

—¿Un sello de cera? No suena a algo que los jóvenes de hoy en día usen demasiado, pero debo decir que te da un toque refinado.

—¡Joder, Gack! ¿"Los jóvenes de hoy en día"? ¡Pareces un viejo!

—Err... ¿Nadie estaba escuchando mi historia?

Con los ocho miembros del elenco juntos, era difícil mantener una sola conversación. Siempre había alguien lanzando alguna pulla como esta, y todo descarrilaba rápidamente.

—Eh, ¡yo te escuchaba, Kaito! Me gustaría saber lo que sucedió después. Estoy... em... impaciente sobre... sus anécdotas de antes de que yo me uniera al grupo.

Los pasados de los actores que, hasta no hacía mucho tiempo, veía de un nivel inalcanzable, por no mencionar toda la historia sobre Crazy ∞ nighT. Todos habíamos estado tan ocupados practicando que sentía que nunca había tenido la oportunidad de preguntarles sobre todo lo que tuvieron que hacer para llevar a cabo esta producción.

—Gracias, Miku. Volvamos a ello... Con el fin de conseguir la perfecta puesta en escena para la obra de Burlet, continuamos yendo a ese pueblo a investigar, trabajando día y noche en los detalles de la obra. Luego empezamos a cerrar contratos de publicidad y escogimos a varios patrocinadores potentes. Cuando salió publicado en los periódicos "Recuperada obra perdida de Burlet, la era de la legendaria Compañía Burlet vuelve al West End"... nos sorprendió bastante. Eso hizo que gente de todo el mundo empezara a interesarse por nosotros.

—Por una parte, los tiempos están cambiando, y el alza de las películas está acabando con la cultura del teatro, dejándolo de lado. Pero los seguidores que todavía andan en busca de clásicos excelentes no son pocos. Sí, justo como nosotros. Hemos estado mucho tiempo esperando para enseñar esta maravillosa obra al mundo, siguiendo con su tradición, logrando que la cultura de Burlet sobreviviera intacta hasta la siguiente generación. En nuestros tiempos, un elenco como la Compañía Burlet está anticuado, o eso dirían algunos. Pero puede que la gloriosa historia que nos envuelve todavía guste. Queremos que la gente joven tenga la oportunidad de comprender la calidad de sus obras...

Los demás pronto prestaron atención al discurso apasionado de Kaito. Sus caras se pusieron serias.

—E incluso entre la Compañía... hubo quienes se dejaron llevar por el cambio de tiempos y persiguieron una reforma. "Rebeldes" en nuestra contra... Así es como los llamamos. Cuando el grupo empezó a sufrir dificultades financieras, la membresía se dividió en dos: los rebeldes y los que eran como nosotros, que querían preservar la voluntad de Burlet. Solo hacía cosa de... un año y medio antes de que tú entraras, me parece. Diariamente discutíamos acerca del futuro del elenco, a veces incluso llegamos a las manos.

—Ah, qué días aquellos... ¡Mis puños andaban un poco sueltos!

Meiko habló con una expresión impasible, Len y Gack, frente a ella, vacilaron. Aunque tenía una actitud tranquila y de hermana mayor, la verdad es que era muy aterradora cuando enloquecía. Si alguien se peleaba, ella siempre se metía, se jactaba; una vez me dijo que antes de ser actriz, hasta su adolescencia, salía con hombres y se metía en peleas constantemente, como una verdadera delincuente. Parece que aún había muchas leyendas urbanas aterradoras sobre ella entre los delincuentes de la zona.

—Seguro que Mei se esforzaba mucho en esos días... Todos los hombres con quienes se peleó volvieron uno por uno, poniéndose de nuestra parte inexplicablemente... Bueno, la cosa es que, de algún modo, ganamos la batalla de continuar con el legado de Burlet. Defendimos nuestro terreno... y finalmente encontramos una oportunidad de volver a escena. Que fue, por supuesto, esta obra. Se podría decir que todo lo de caer en problemas económicos hace un año y medio fue una historia muy dramática. Incluso como si Burlet hubiera tenido algo que ver en el guion de esos eventos...

—Algunos se dignan a decir que el dramaturgo fantasma tenía la mano de Dios, sí... No sería demasiado extraño pensar que tenía inteligencia más allá de los mortales, ¿no es así?

Incluso Meg, con una mirada sospechosa, sonó de acuerdo con el discurso de Kaito.

—La pasión en esta compañía... Toda su devoción al Sr. Burlet hizo que ocurriera un milagro, estoy seguro de ello. Es maravilloso...

Entonces Luka, que había estado mirando el escenario en una especie de trance, habló.

—Saben, no tengo mucho interés en el teatro... Pero sus obras son una historia diferente. Cuando actúo en ellas, me convierto en otra persona diferente en la obra. Es una sensación increíblemente grata. Mi corazón se estremece, y no puedo hacer otra cosa que emocionarme por mi otro yo.

—Realmente hemos sido salvados por las obras que nuestro gran predecesor nos dejó. Si no hubiéramos encontrado este guion, la compañía no habría tenido futuro. Tenemos que seguir adelante con sus obras y proteger la compañía. Hemos hecho muchas cosas para llegar hasta aquí, pero aun así, yo... 

Los ojos de Kaito miraban hacia la distancia. Al ver su rostro decidido, Meiko respondió con empatía.

—Entiendo lo que quieres decir, Kaito. Cualquiera que sea la razón, es realmente doloroso perder amigos. Pero todos nos unimos a la compañía queriendo hacer obras de Burlet, ¿verdad? Mantendremos vivas las obras y la compañía que él dejó porque lo adoramos... Y eso es lo que nos hace verdaderamente felices. Esta obra, también... me parece como un sueño.

¿Perder amigos...?

Meiko habló tristemente, parecía reflexionar sobre el tiempo insustituible que había pasado con todo el mundo. Los demás también pasaron de estar excitados a tener caras doloridas, recordando a la vez alegrías y tristezas, y la escucharon en silencio.

—Sí, realmente parece un sueño...




Con el primer acto terminado, cada uno comenzó a hacer sus preparaciones respectivas para el segundo. Yo estaba sola en la sala de accesorios del segundo piso, ayudando con el trabajo de apoyo. Mi tarea consistía en ordenar las páginas de periódicos antiguos que se usarían mañana. Ninguna página podía ser demasiado grande o demasiado pequeña. Tenía que imaginar la escena en la que se usarían en mi cabeza, y montarlos cuidadosamente para ese propósito. Sentada en un escritorio de trabajo junto al alféizar de la ventana, terminé uno y luego miré a la calle.

Habíamos llenado el teatro hoy. Incluso los asientos verticales se agotaron, y después de vender todas las entradas, las calles de afuera aún estaban inundadas de gente que venía después de oír hablar de la obra en los suplementos del periódico. Eran las diez de la noche, mucho más tarde del cierre del teatro, pero todavía había multitudes de admiradores esperando afuera, en la entrada de la antesala, a que los actores salieran. Entre ellos había un grupo con trajes a juego... mirando más de cerca, me di cuenta de que había encontrado los fans de Rin y Luka. Los miré distraídamente durante un rato, luego uno de repente agarró a otro por el cuello y le gritó algo. Estaban empezando una pelea, una escena que había visto muchas veces antes.

—¿Necesitarán los paraguas? Espero que no se resfríen...

La lluvia que había comenzado por la tarde continuó cayendo con un ligero sonido de llovizna, formando algunos charcos en la calle. Gack me dijo que el pronóstico para este fin de semana, y por lo tanto para los tres días de la función de Crazy ∞ nighT, no era más que lluvia. Supongo que fue el conocimiento y la experiencia que había adquirido llevando una granja como segundo trabajo; Gack podía percibir los patrones meteorológicos de la dirección del viento y la temperatura, y nunca había hecho una predicción incorrecta. Incluso con esta lluvia, había habido una asistencia excelente, lo que parecía indicar que el acto uno fue un gran éxito.

Ajá.

Mientras miraba la calle lluviosa de abajo, vi a uno de los fans de Len, un entusiasta frecuente del teatro, saliendo de la entrada de la antesala. Se subió a una limusina estacionada en la calle, y se alejó.

—¿Era ese el patrocinador de Len...? Siempre lo ve desde los asientos VIP... El caballero que le trae rosas a Luka dice que es muy atractivo... Me pregunto de qué color habrán sido hoy... No puede ser... que sean amantes, ¿no...?

Todos los actores de esta obra son miembros principales del elenco, cada uno con su propio nivel de popularidad, y con muchos fans. Rin y Len tienen el mayor número de adeptos apasionados, Luka tiene fans que vienen a verle cada vez sin falta, e incluso yo, que acabo de entrar en la compañía, tengo un número significativo de personas que conocen mi rostro.

—Me gusta tanto... Me pregunto si alguna vez voy a tener fans como esos, algún día...

—¿No los tienes...?

Me di la vuelta, sorprendida, y encontré a Len bajo la puerta ahora abierta. Estaba sosteniendo un inmenso ramo azul de forma inapropiada, como si de un bate de béisbol se tratara, su mano izquierda apoyada contra su hombro. Una actitud completamente diferente a la de la obra, aunque su expresión era tan neutral como siempre, pero me pareció un poco descontento.

—¡L-Len! ¿Cuándo has...?

—Eh...

—Mm...

—...

Len y yo casi nunca habíamos hablado. No solo me abrumaba la dificultad de hablar con otros, sino que Len también era tímido y solo hablaba con sus más cercanos, y como Rin, Meiko y Meg estaban siempre a su lado, había muy pocas oportunidades para que hablase conmigo. Se hizo un silencio incómodo. Traté de pensar en un tema, sintiéndome obligada a continuar la conversación. Pero sentí que habíamos dicho todo lo que había que decir sobre el encuentro de antes, cuando todo el grupo se juntó, y nada apropiado me vino a la mente.

Miré a Len y, cuando le miré a los ojos, noté que él estaba mirándome fijamente. Sus ojos azules bordeados por largas pestañas doradas, aunque técnicamente eran del mismo color que las de Rin, daban una impresión diferente a la alegre mirada de ella, que llevaba en su lugar un brillo sereno y tranquilo. Pero yo sabía que durante sus actuaciones, sus ojos tenían una mirada anormalmente apasionada. En este momento, habían vuelto a su habitual azul frígido, pero encontré que ambos colores eran hermosos.

—No quiero que te hagas una idea equivocada, así que, para que lo sepas...

—¿Una idea equivocada?

—Solo son patrocinadores, eso es todo.

Incliné la cabeza, sin saber a quién se refería con eso.

—Me refiero al hombre que me dio estas rosas.

—Ah... ¿M-Me has escuchado...?

—No era mi intención... pero lo he oído.

—¡Lo siento! Fue grosero por mi parte...

—Está bien... Mientras entiendas que no es nada de eso...

Tal vez esa era la razón por la que parecía molesto. Aunque Len nunca demostraba mucho interés en los demás, aparentemente no era tan duro de corazón con esta persona que, aunque fuera un patrocinador, también era un fan. (Con otras personas seguro que mostraría un desagrado manifiesto.) Siempre sonreía a este fan entusiasta, así que lo malinterpreté, y mi mente lo tomó en una dirección extraña.

—Esta lluvia... es un incordio.

Miré el ramo que sostenía y noté que estaba un poco húmedo, con gotas cayendo de los pétalos.

—Sí. Gack dijo que llovería durante toda la producción...

—Hmm... Entonces no hay duda. Apuesto cualquier cosa que él estará ocupado verificando su viñedo mañana. 

—¿Eh...? ¿Crees que Gack llegará tarde?

—Muchas veces, cuando nadie lo ve... ¿No sabes que a menudo se escapa a su campo cercano cuando tiene la oportunidad?

—No, no tenía ni idea... Oh, de hecho, Kaito dijo hoy que llegó muy temprano, pero no lo había visto desde entonces. ¿Pero no fue eso porque fue a recoger a Meg?

—Podría haber hecho ambas cosas. Parece ser un experto en eso, y él no es como Meg, no es tan irresponsable como para llegar tan tarde. No es el único que hace malabarismos. Luka y Meg suelen ir a hacer de modelos o escribir... A veces incluso hacemos rondas para la publicidad. El punto es que puedes hacer lo que quieras. Siempre y cuando, al final, antepongas tus responsabilidades. Con tu talento de actriz, nadie se queja.

—Ya veo... Todos ustedes hacen mucho más que practicar. Lo que amplía tus horizontes, y esa experiencia les ayuda a actuar...

—Eso es. Solo practicar no hará que una obra sea perfecta. Tienes que hacer una variedad de cosas, ir a una variedad de lugares, experimentar más. Y algún día, yo...

—¿Eh...?

—No... Olvídalo.

Parecía un poco triste. El silencio volvió a reinar. Ya que nunca habíamos hablado de nosotros antes, estaba tensa. Tuve que proponer un tema.

—Mm... Len, ¿qué haces en tus días de descanso? Tienes... ¿Tienes alguna afición o...?

—El billar...

—¡O-Ohh! ¡Es verdad, sueles hablar de eso con Gack y Kaito! Oh, ¿y no se suponía que Meiko también era realmente buena...? 

—Sí...

Algo no iba bien... La conversación no estaba llegando a ninguna parte. Yo nunca había jugado al billar, y aunque había una sala de billar en el teatro, nunca había entrado en ella para nada más que limpiar.

—Mmmmm... ¡Len! Ah, ¿cuál es tu obra favorita de Burlet?

—...

Tuvimos un breve contacto visual, pero él se volvió rápidamente. No podía leer su rostro aún neutral e inmutable desde que había entrado en la habitación. El silencio era tan incómodo que me obligué bruscamente a plantear otro tema. Me quedé impresionada por mi inhabilidad de sugerir algo, y lamenté mi pregunta tan pronto como me escuché decirlo.

—Creo que mi favorita podría ser "El silencio de la noche nevada"...

—¡Oh! ¡Esa es mi favorita también...! Fue mi primera obra de Burlet, mi abuela me llevó a verla cuando yo era pequeña. Estaba tan fascinado por el mundo realista de la historia que me sentía como si me hubiera quedado en la obra... ¡Estaba tan conmovida por eso, que me hizo querer convertirme en actriz! 

¡Tenía la misma obra favorita que este prodigio! Esa trivial coincidencia me hizo feliz, y pese a que sabía que mis palabras estaban bastante confundidas, seguí hablando de todos modos.

—Mhm... Así que a ti también te gusta. Es particularmente oscura y triste, incluso para Burlet, pero tiene una capacidad de asombrar que nunca me canso de ver. La historia en sí es genial, pero los detalles del conjunto son realmente increíbles. Solo una producción de una obra de Burlet puede usar tantos escenarios. Incluso la nieve y la forma en que cae... de la nieve en polvo a la nieve tempestuosa, todos los accesorios se hacen específicamente para que coincida con su escena. Todos esos pequeños detalles que la componen son lo que crea sus densos mundos.

Tal vez por el hecho de que de entre más de un centenar de obras de Burlet teníamos la misma favorita, se volvió significativamente más hablador que antes.

—¿Verdad? Solo he estado aquí medio año, así que... Nunca he visto "El silencio de la noche nevada" interpretada por el elenco principal actual... 

—Yo tampoco he actuado en ella. Creo que alguien dijo que estaba planeada después de Crazy∞nighT...

—¡¿En serio?! ¡Vaya... qué emoción!

Me preguntaba cómo sería esa obra maestra interpretada por este reparto. La parte del protagonista, el chico que pierde a la chica que ama... ¿Podríamos hacerlo?

—De momento creo que nadie... Bueno, por ahora, nadie más que yo quiere el papel principal. Después de todo, puedo desempeñar el papel, y no soy demasiado viejo para hacerlo.

—¡Creo que serías perfecto como protagonista, Len! Me encantaría ver qué tipo de actuaciones tiene pendientes el elenco actual de la compañía. Qué emoción...

—Bueno... no todo es diversión y juegos. Ese guion requiere más habilidad de actuación que otros, así que estoy seguro de que vamos a necesitar mucha práctica. Y no tengo dudas de que serás elegida para el reparto, también.

—¿Eh...?

—...

¿Me elegirían para el reparto también...? ¿Otra vez? ¿Para la siguiente obra de la Compañía Burlet? Creí que había sido escogida como la actriz principal de Crazy ∞ nighT por ser una recién llegada desconocida de la misma aldea que el Sr. Burlet, para «dar que hablar» en cierto sentido. Por lo tanto, estaba completamente preparada y ya había renunciado a la posibilidad de ser dada de alta después de este espectáculo si no lo hacía bien.

—Tu actuación de hoy... Fue bastante buena.

—¡...!

Levanté la cabeza, incapaz de esconder mi sorpresa ante la súbita alabanza. El prodigio acababa de decir que mi actuación había sido «bastante buena». Mi cara se ruborizó de alegría.

—Así que es bastante probable que te elijamos para la siguiente obra también; no eres solo un milagro pasajero. Pero...

Mientras hablaba, dejó de apoyarse en la puerta y se acercó a mí, encontrándome de frente. El sonido de la lluvia retumbaba en la habitación, y había fácilmente cinco metros entre nosotros, pero pronunciaba sus palabras tranquilas y monólogas con claridad, para que pudiera oírlas fácilmente. Era su habilidad de hablar en un tono tranquilo, sin verse ahogado por el ruido circundante, tanto su voz como su estado de ánimo llegarían a los asientos más alejados... Era algo que yo todavía no había aprendido.

—Si se quiere apuntar más alto, no es bueno continuar practicando de la misma manera. Hay que cambiar en algún momento. Hay que estudiar más lo esencial. 

—¿Lo esencial?

—Sí. No me refiero a volver a los fundamentos de la actuación, sino en hacer hincapié en las habilidades útiles para brillar encima del escenario. ¿Cuál crees que es la habilidad más esencial para un actor?

Me confundió un poco, no fui capaz de dar inmediatamente con una respuesta.

—Err... ¿E-Expresividad?

—Nop.

—¿Eh...? Ah, ahm... ¿E-Experiencia?

—Nop. Es decir, eso es importante, pero lo más importante es la perspicacia.

—Perspicacia...

—Un buen actor es aquel que hace que la audiencia se olvide incluso de su verdadero yo, para absorberse en el mundo frente a ellos. Hacer un buen papel requiere preparación, ayuda entre bastidores y, lo que es más importante, la capacidad de actuar del actor. Pero la «habilidad de actuar» comprende muchas cosas. Si me preguntas qué tipo de habilidad es... es poder mostrar algo falso como si fuera real.

—¿Algo falso... como si fuera real?

—Para decirlo sin rodeos, es engañar. Nosotros engañamos a la audiencia. Los convencemos de que lo que están viendo es real. Eso es lo que es una obra de teatro. Una farsa totalmente fabricada. Un mundo con aderezos, escenarios, personas y eventos circundantes que son de mentira. Hacer cuanto está en nuestras manos para que parezca que no lo es y mostrarlo como si fuera real es nuestro trabajo.

—Ajá... Ya veo. ¿Pero qué quiere decir que la perspicacia es lo más importante?

—Claro, tienes que actuar como si la farsa fuera real, y engañar al público para que piense eso. Es en ese engaño donde la perspicacia es clave. Digamos que hago algo y alguien... digamos que me ha visto. Voy a sentirme de alguna forma, tener algún tipo de reacción. Pues es como hacer predicciones sobre cómo reaccionaría, y que estas den en el clavo. Entonces podría engañarte tanto como quisiera sin que notaras nada. Podría manipular libremente tus sentimientos.

—¡...!

—Imagínate que rompo este ramo de rosas ahora... ¿Te daría miedo?

—¿Eh...?

Len se me acercó lentamente, con un destello de locura en sus ojos. Unos pocos pétalos azules, de un color más intenso que el de sus ojos, aleteaban entre las rosas. Me puse de pie y casi por reflejo me alejé de él.

—¿Qué debo decir... o hacer... para asustarte? ¿Lo hago de verdad y destrozo las rosas...? O tal vez voy directamente a sus receptores de dolor, golpeándote con fuerza... Dependiendo de la persona, algo que puede infundir miedo en alguien puede no hacerlo en otro, y en su lugar generar ira o tristeza... o incluso alegría. Sí, seguramente hasta cabe esa posibilidad... Y todas esas posibilidades están en una gran mezcla. Pero si quisieras saber la reacción exacta, ¿cómo la averiguarías? ¿Qué harías para averiguar la emoción que los otros sentirán?

Len estaba de pie frente a mí, mirándome directamente a los ojos. Sus labios esbozaban una leve sonrisa, y sus grandes ojos, sin pestañear, mostraban la cruel de sangre fría de un depredador a punto de saltar sobre una presa. Tenía miedo... ¿Por qué me sentía asustada de él? Había estado hablando con perfecta normalidad, pero ese cambio repentino de registro... se había transformado completamente en un instante. Levantó el ramo hacia el techo y lo hizo girar rápidamente. Cerré los ojos para esperar el impacto que se avecinaba.

—...

—Mh...

—...

—Supongo que eso te asustó, ¿eh?

—¿Eh...?

Abrí los ojos tímidamente y solo vi azul. Era el ramo, ¿verdad? Mi visión estaba demasiado borrosa para distinguirlo; había empezado a llorar.

—Lo siento, me he pasado.

—...

—Por favor, no llores. Lo siento.

—Hip...

Definitivamente solo me estaba tomando el pelo. Todo lo que hizo fue decir que podría estropear el ramo o golpearme, y acercarse a mí con una mirada de miedo, y yo me dejé llevar completamente por ella. Por desgracia, realmente me había asustado. Por un momento, fue lo suficientemente aterrador como para hacerme llorar. Tal era su habilidad de actuar: había sido completamente engañada. Dejé que mis lágrimas y mocos corrieran por un tiempo, y él me entregó un pañuelo ansiosamente, así que me soné la nariz en él haciendo ruido. Su cara implacable se volvió ligeramente más disgustada.

—¿Vas a usarlo...? Bueno, está bien.

—Te aguantas por ha-hacerme llorar...

—Te dije que lo siento.

—Sé... la respuesta.

—¿Eh?

—Observándome... pudiste saber qué hacer para asustarme. Por eso me mirabas tan fijamente...

—Correcto... Me alegro de que finalmente lo entiendas —respondió Len, sin ningún rastro de felicidad en su rostro.

¿Había estado actuando todo el tiempo para que me fuera imposible discernir lo que estaba tramando? ¿O era esa su forma normal de expresar emociones? Todavía no lo sabía. ¿Cómo podía saber que en realidad estaba pensando "estoy feliz"?

—Yo... Nunca había pensado para nada en todo eso... Solo quería actuar en una obra de teatro, y esperaba que la gente me quisiera como Aldeana... Eso es todo lo que quería...

—También es esencial que te sumerjas en el mundo de la obra, dedicándote a convertirte en su papel. Sin embargo, tienes que leer el estado de ánimo de la audiencia y los otros actores, y ajustar tu actitud en consecuencia. De lo contrario, el mundo fabricado comienza a resbalar. Como hoy.

—Me metí tanto en la actuación... Me convertí en Aldeana y se me olvidó totalmente ser Miku, así que no prestaba atención a todo lo que me rodeaba...

—Bueno, es un poco al contrario; no hay que leer demasiado a la audiencia y jugar con sus expectativas. Tienes que traicionar reiteradamente sus expectativas, en el buen sentido. Pero también tienes que equilibrarlo con la seguridad de que siempre llegarás al final. Una actuación inestable que nadie entiende hace que el público se sienta incómodo, y entonces no hay manera de que puedan disfrutar de la obra. Así que mantener el equilibrio es la parte más difícil, de alguna manera.

—Así que con dedicarme estrictamente a actuar no hay suficiente...

—No, pero eso es importante. Cuanto más te esfuerzas, más llegas a la gente. Nadie va a estar disgustado si ven que lo estás dando todo, ¿verdad?

—Sí, es cierto.

—Y cuando eres torpe pero tratas desesperadamente de hacerlo lo mejor que puedes, la gente va a simpatizar más contigo que con un actor normal.

—Hip...

Supongo que he dicho mucho. Todo lo que quiero decir es... Tu honestidad y la forma en que nunca dudas de nadie es admirable, pero si quieres subir más alto en este mundo, eso no será suficiente. Debes aprender a ser estratega también; a usar tu perspicacia para engañar a la audiencia.

—V-Vale...

—Aunque, hm... Probablemente tú serías un buen ejemplo de espectador.

—¿Eh?

—Es fácil engañarte. Puedes empezar por observar los sentimientos de las personas más fácilmente influenciables. Probablemente tú puedes empatizar con ellos.

—...

—Cuando lo tengas por la mano, quizás puedas engañarme algún día, ¿no?

—L-Lo intentaré... Pero creo que engañarte a ti es apuntar muy alto para mí, Len...

—Que te dirijas a mí con ese respeto me suena tan extraño.

—¡¿Qué...?! ¿En... en serio...?

—Soy más pequeño que tú... No tendrías que hablarme así...

—Pero...

—...

Su silenciosa respuesta me puso tensa, ya que le hablaba sin aceptar su opinión disidente.

—Entiendo... E-Err, quiero decir, ya lo pillo. T-Te hablaré más... Es decir, ¡no! ¿Puedo... puedo hablarte...?

—Está bien, Miku...

Un chico que, pese a que es más joven que yo, tiene una larga carrera de experiencia, una gran sabiduría y un talento natural para actuar. Siempre me encogía ante su aura madura y frígida, pero sentía que en realidad era buena persona. Estaba malgastando su tiempo para darle consejos a una aficionada como yo, y parecía que quería que me sintiera cómoda hablándole sin tapujos. Aunque solo fuera un poco, me estaba reconociendo como una verdadera amiga, él y el resto de los miembros del elenco.

—Um... Gracias. De verdad, estaba... muy nerviosa... y me preguntaba si realmente me aceptaban en su compañía. Siempre lo había visto como algo inalcanzable, y siempre había aspirado a ello. Y aun así me han dado la oportunidad de practicar con ustedes, que son gente maravillosa... Me ha costado creerlo, pero...

—A nosotros nos preocupaba que nos abandonaras... Que te fueras de repente como ella hizo... Todos...

—¿Ella...?

—Una amiga nuestra nos dejó sin avisar... Solía hacer los papeles principales, y era... vaya, la chica era buena. Así que... cuando se fue, lo pasamos mal.

—Vaya, ya veo... Debía de ser muy buena para que hables tan bien de ella. ¡Oh! Antes cuando Meiko hablaba de los baches económicos y los problemas con los «rebeldes» antes de que yo entrara, mencionó algo acerca de perder amigos... ¿Tiene alguna relación...?

Pareció vacilar un poco, aunque no estoy segura. Nuestras miradas se encontraron en un breve instante, y la suya parecía mostrar un poco de melancolía, pero se volvió rápidamente.

—Bueno... Sí, pasaron algunas cosas, pero ahora te has unido a nosotros... Tengo grandes esperanzas para ti. Bueno, no solo yo; todos las tenemos.

—¡¡...!!

Mi corazón dio un salto cuando Len me dijo que todo el mundo tenía esperanzas en mí. Todavía mirando hacia abajo tímidamente, él tranquilamente agregó:

—Aunque eres libre de irte.

—Um, bueno, ¡voy a tratar más fuerte que nunca! Realmente quiero estar a la altura de sus expectativas, ¡las suyas y de todos los demás...!

—Muchas gracias. Oh... y me volviste a hablar respetuosamente.

—¡Oh...!

—De todos modos... Meiko me pidió que viniera a buscarte. ¿Has terminado con eso?

Al oír eso, miré la enorme pila de páginas de periódicos a mis pies. Tenía que hacer un par de paquetes de periódicos más para terminar. Y una vez que hubiera terminado, tendría que llevarlos a los compañeros.

—Entonces se lo diré... Ve a ver a Meiko en las bambalinas cuando hayas terminado.

Len se volvió sobre los talones y se dirigió a la puerta.

—¡E-Ey! ¡Te olvidas de esto! ¡El ramo!

—Te lo regalo... Te lo mereces hoy... y el significado de las flores te viene genial.

—¿Eh...? Pero...

—Soy un chico. No me gustan especialmente las flores.

Len levantó sus comisuras en una sonrisa espléndida. Ah, ya veo... Esta es la cara que hace cuando está realmente disgustado.

Recogiendo la bolsa de periódicos viejos con ambas manos, salí de la sala de accesorios del segundo piso y bajé las escaleras. En mi camino por el pasillo hasta el escenario, encontré a Rin frente a la puerta de la antesala #2. Sujetaba cuidadosamente la mochila, atenta a lo que le rodeaba. La extraña escena que había visto en la antesala antes del espectáculo volvió a mi mente. Observé cuidadosamente a Rin, y vi algo moverse ligeramente dentro de su bolso. Me acerqué a ella y le hablé.

—¡Rin!

—¿Eh? ¡Oh, Miku! Ahhh, umm...

De repente, la funda de su bolsa de cuero se levantó lentamente. Un gatito asomó la cabeza, aterrizó en el suelo y maulló en voz baja.

—¡Uaaah! Un g-gato...

—¡Aaaah! Miku, ¡shhh! —me susurró Rin.

Había colado un gato en la antesala. En el teatro no se admitían animales, así que si los técnicos la veían, probablemente le caería una buena bronca.

—¿Lo... has recogido de la calle...?

—S-Sí... No se lo digas a nadie, ¿vale? Me van a reñir por recoger a otro. ¿Pero qué quieren que haga...?

Rin parecía incómoda, mirándome con ojos serios. Como un niño cuya broma había salido a la luz, dando excusas frenéticamente. Siempre la había visto como alguien que te alegra, al mismo nivel que los adultos de la compañía, así que verla nerviosa y peleando por un gato callejero era una visión de ella muy nueva para mí. Rin levantó al gatito, que trataba de correr travieso.

—¿Has recogido a muchos animales abandonados?

—Sí... Me siento tan mal por ellos. Su madre no estaba cerca, y estaba a punto de ser atropellado por un coche. Y las calles estaban muy ocupadas esta mañana debido al fuego en Harrods, ¿verdad? Si lo hubiera dejado, entonces...

La expresión de Rin mostraba tristeza. Miró al gato callejero en su bolsa, pero su mirada no terminaba de enfocarse, como si estuviera recordando algo más allá del gato. Se quedó en silencio.

—Sé cómo te sientes. Cuando veo un animal en la calle, de alguna manera no puedo dejarlo. Yo no tuve padres, así que cuando veo gatitos o cachorros abandonados, siempre los recojo. Aunque mi abuela se enojaba conmigo...

—¿Eh? Miku, ¿tú tampoco tienes padre?

—Mi padre... Bueno, mis padres murieron poco después de que naciera yo. Así que me crió mi abuela.

—Ya veo...

El gatito de los brazos de Rin se deslizó y volvió a meterse en su bolso. Parecía que le gusta estar allí. Rin acarició suavemente su cabeza con su mano derecha abierta, y colocó la izquierda en su cuello. Vi que le había puesto el medallón que siempre llevaba ella.

—Um... Rin, ¿tú tampoco tienes...?

Inmediatamente, Rin me lanzó una mirada penetrante, como si estuviera buscando algo en mí. Tenía los mismos ojos que su hermano cuando lo encontré en la sala de decorado.

—B-Bueno... Sí tengo, un padre. Y una madre también... seguramente.

Con una fugaz tristeza en su rostro, rápidamente se dio la vuelta con nerviosismo y puso una sonrisa alegre.

—¡Oh, pero este gatito me tiene a mí ahora! ¡Todo salió bien!

—¿Vas a quedártelo? ¿Puedes tenerlo en tu casa...?

—¡Sí! Aunque soy alérgica...

—¡¿Qué?! ¿Estás segura, entonces...?

—¡Sí...! De alguna forma... ¡Len me ayudará!

—...

¿Podría vivir con un gato siendo alérgica? Parecía no tener miedo en este momento, pero me preocupaba que comenzara a mostrar una reacción alérgica sosteniendo al gato sin cuidado. Sin embargo, mantuvo su compostura y acarició felizmente de nuevo la garganta del gatito.

—¡Se lo voy a dejar a una amiga por ahora! Volveré en diez minutos. ¡Después hay fiesta en la antesala #1! Aún no estamos completamente preparados para mañana, ¿no crees? ¿Estabas yendo a las bambalinas ahora?

—Ah, sí. Aún deben de haber cosas por ordenar...

—¿Puedes decirles al resto que nos encontremos en la antesala #1 cuando estén listos? Tenemos que reunirnos para hablar sobre el segundo acto, ¡y celebrar el éxito del primer día! ¿Vale, Miku?

—¡S-Sí...!

—Oh, ¡y no seas tan formal cuando te dirijas a mí!

Justo lo mismo que me dijo su hermano antes...

—Puede que Len también te lo haya comentado.

—¿Cómo lo...?

—¡Lo sabíaaa! Ohh, Len se me ha adelantado otra vez. ¡Siempre es el primero en hacerse con las mejores oportunidades! ¡Aunque todo el mundo sabe que es Rin quien sube la moral en esta compañía!

¿Los gemelos tenían algún tipo de telepatía? Me sorprendió que hubiera adivinado al dedillo la conversación de Len conmigo en la sala de accesorios. A menos que, Dios no lo quiera, ¿hubiese estado escuchando desde fuera de la habitación en secreto...? No parecía así. Tal vez este era un talento que venía con la «perspicacia» de la que hablaba Len.

—Oh, sí, ¡y Luka también! ¿Estás contenta con ese pañuelo que te dio hoy?

—¿Eh...? ¡Ohh, sí! Es tan lindo... Casi me sabe mal usarlo.

—¡Estupendo! En realidad, lo compró el otro día cuando fui de compras con ella. ¡Se tomó muy en serio la elección, quería que fuera perfecto! Al parecer, quería esperar hasta que acabara el espectáculo pero... ¡Oh, pero no le digas que te lo he contado!

Con eso, Rin agitó las manos y salió corriendo a toda prisa. Una vez que la perdí de vista, saqué cuidadosamente el pañuelo que Luka me había dado y lo examiné otra vez. Luka, sí, esa Luka había escogido esto solo para mí... Las esquinas de mis ojos se calentaron, y presioné el pañuelo en ellas.

Todo el mundo pensaba en mí como una amiga... Ese hecho feliz me dio la fuerza para tener la determinación de seguir dando lo mejor de mí el día siguiente. Tenía que esforzarme más, para que al menos pudiera pagarles por todo lo que me habían dado. Haría de tripas corazón y compensaría mi error.

Después de que Rin se fuera, fui al ala derecha del escenario. El equipo técnico, los tramoyistas y el personal de iluminación estaban reunidos, terminando más o menos sus preparativos para mañana. Kaito les estaba dando un seguido de indicaciones. En el ala izquierda estaban Meiko, Gack y Meg, hablando con el decorador sobre algo.

—¡Oh, sí, por supuesto! Entonces, también. Aunque ella suele ser bastante torpe...

—Ah... Ahora que lo mencionas, tienes razón. Era como otra persona.

—¿Como? ¡Lo era totalmente! ¡Como si hubiera salido de la obra misma!

—¡Hoy también me emocionó su actuación! Aparte, Miku me ha estado ayudando mucho con el decorado, incluso... ¡Oh, Miku!

Parecían estar hablando de mí. Traté de esconder mi inquietud cuando me acerqué a ellos.

—¡Buen trabajo, chicos...! Um, ¡lo siento por haberte hecho esperar, Meiko!

—Bueno, me lo imaginaba. Len y Rin te atraparon, ¿verdad?

—¡¿Eh ?! ¿Cómo lo sabe...?

Len, Rin y ahora Meiko estaban adivinando correctamente mis acciones con la misma precisión que si hubieran estado espiándome todo el tiempo. Aquello comenzó a pasar de la sorpresa a producirme un ligero temor. Por lo que pude distinguir de sus rostros, todo el mundo estaba haciendo solo conjeturas, así que ¿cómo demonios...?

—¿Cómo, preguntas? Jejejee... Es un secreto. Pero eres muy fácil de leer; todo se nota en tu rostro.

—¿Tan obvio es...?

—¡Sí, mucho! Pero eso es bueno. Adorable, incluso.

—¿Adorable...?

—En efecto. Siento que tienes un muy buen personaje contigo. Es ador... ¡Ejem! Ah, es genial.

—Gack... ¿Estás alabando a Miku? Eso que me dijiste antes, ¿también era...? "Ese error fue realmente magnífico! No he visto algo tan hilari... ¡Coff, coff! ¡Tan agradablemente maravilloso en años!" No estaba seguro de si eso era bueno o malo.

Miré a Gack con ojos despreciativos, y sonreí torpemente.

—Gack se apresura a calificar cualquier cosa de "magnífica" pero... a veces ese cumplido no es muy apreciado, ¿sabes? Una vez me vio llevando un montón de papeles y me dijo: "Meiko, tus bíceps son realmente magníficos. ¡Nos serán de gran utilidad!" Hirió gravemente mi orgullo esa vez..."

—¿E-En... serio? Yo, ah... lo dije sin maldad, desde el corazón...

—¿Elogiaste los bíceps de una dama desde el corazón...? Gack, realmente no sabes cómo lidiar con los sentimientos de una mujer, ¿verdad? Quiero decir, yo también puedo llegar a ser muy intensa cuando estoy escribiendo, ¡pero aun así tengo el corazón de una dama! Siempre me estás preguntando si ya he comido suficiente o tengo más hambre, y cada vez me siento como si me dijeras que soy una glotona. Quiero decir, es verdad hasta cierto punto, ¡pero hay límites!

—¡Oh, sí! También me ha hecho sentir eso a mí...

Como un dique estallando, las mujeres hablaban sobre las cosas irreflexivas que Gack les decía casualmente casi a diario. Él retrocedió miedoso de su intensidad, mirando alrededor en busca de alguna escapatoria. Siempre se solía ver tranquilo, con una sonrisa arrogante y sin perder la compostura, por lo que era divertido verlo nervioso así.

Gack era frío y ordenado en apariencia, muy popular entre las mujeres sin frivolidad; un joven serio, amable y simpático. Pero siendo una persona tan buena, cuando algo salía mal él solia ser el primero en hacerse cargo del error, por lo general de sus colegas. No estoy seguro de cómo describirlo mejor, pero nunca dudaba de la gente, tenía una tendencia a ser demasiado puro, y todo el mundo lo perdonaría con indulgencia en momentos críticos, a veces incluso aplaudido. Y, muchas veces, esto no complacía a las mujeres.

Se estremeció, con la cara roja, y sus cejas se hundieron, perdiendo rápidamente su usual dignidad madura. Verlo tan decaído y desanimado me recordó a un perro regañado por su amo por hacer algo que pensaba que era bueno, y no entender por qué. Me dio un poco de lástima, así que fui en su rescate.

—Uhm... ¡Yo creo que ese tipo de disparates de Gack son simplemente geniales! Por lo general siempre tiene este aire de adulto, así que de vez en cuando, verlo nervioso y asumiendo la culpa... es lindo, como si fuera un perrito. Creo que es genial que tenga estas dos facetas.

—¡Miku...! Muchas gracias.

—¿Qué dices, Miku? Eso... no es a lo que nos referíamos en absoluto... Y, Gack, ¿crees que ese comentario es algo para alegrarse? En fin...

Con un gran suspiro, Meiko frunció el rostro amargamente, como si hubiese comido un limón.

—Hmm... Puedo ver cierta sincronía entre Miku y Gack. Quiero decir, tal vez están tratando de hablar en serio, pero son así por naturaleza. A veces siento que me he quedado sin respuestas a sus payasada ...

—Haces un buen trabajo intentándolo, Meg... Bueno, supongo que es parte del encanto de estos dos.

—Sí, no hay necesidad de machacarlos cuando están bajos de ánimos. Pero... sí, ser siempre serio y cortés no es muy interesante... Tal vez estos infortunios les añaden sustancia. 

—¿In-infortunios... su-sustancia...? Esto....?"

"¡Es un cumplido! Heehee ... "

Una vez que las tortas largas llegaron a su fin, Meiko, Meg e Ia tuvieron sonrisas brillantes, y Gack junto a ellos colgó la cabeza y bajó los hombros con decepción.

Mientras que Kaito era más de un feminista, Gack guardó algunas costumbres viejas raras en estos tiempos, esforzándose por la manera tradicional del caballero. Por lo tanto, él era fundamentalmente amable y dulce con las mujeres, y como resultado de esa personalidad, le resultaba difícil hacer una refutación cuando salían y lo reprendían. Después de un suspiro, Meiko se volvió hacia mí.

Con un gran suspiro, Meiko frunció el rostro amargamente, como si hubiese comido un limón.

—Hmm... Puedo ver cierta sincronía entre Miku y Gack. Quiero decir, tal vez están tratando de hablar en serio, pero son así por naturaleza. A veces siento que me he quedado sin respuestas a sus payasada ...

—Haces un buen trabajo intentándolo, Meg... Bueno, supongo que es parte del encanto de estos dos.

—Sí, no hay necesidad de machacarlos cuando están bajos de ánimos. Pero... sí, ser siempre serio y cortés no es muy interesante... Tal vez estos infortunios les añaden sustancia. 

—¿In-infortunios... su-sustancia...? Esto... Meiko...

—¡Era un cumplido! Jeejejee...

Una vez que las dilatadas burlas llegaron a su fin, Meiko, Meg e Ia estaban sonriendo, mientras que Gack junto a ellas colgó la cabeza y bajó los hombros con decepción.

Kaito era más feminista, pero Gack guardaba algunas costumbres viejas raras en estos tiempos, esforzándose por cumplir con la manera tradicional de un caballero. Él era fundamentalmente amable y dulce con las mujeres y, como resultado de esa personalidad, le resultaba difícil llevar la contraria cuando se propasaba y lo reprendían. Meiko se volvió hacia mí con un suspiro.

—En todo caso, Miku, volvamos al tema. La última escena de hoy. Como el reloj se ha roto, esa parte en la que se te cayó la carta estaba un poco fuera de lugar, ¿no? ¿Recuerdas dónde se te cayó? Estaba pensando que ya que voy a ser la única en el escenario al comienzo del acto, voy a tener que ponerla en su lugar. ¿Sabrías decírmelo?

—Entiendo. ¡Oh, Ia! Terminé con estos... ¿Puedes comprobarlos por mí?

Después de responder a Meiko, le entregué Ia la bolsa de periódicos que llevaba.

—Vaya, lo hiciste todo... ¡Gracias! Es una gran ayuda. ¡Era un trabajo tedioso!

—¡Intentaré ayudarte en cualquier momento que lo necesites! 

Ia me agradeció con una sonrisa encantadora y volvió a terminar su otro trabajo. Luego volví a subir al escenario con Meiko para prepararme para el comienzo del segundo acto.

—Así que también ayudas con el decorado... ¡Es genial!

—En realidad no... no sé hacer nada significativo...

—Ia está trabajando el doble de tiempo para hacer los decorados de esta obra, así que está muy ocupada. Estoy segura de que incluso las pequeñas cosas como esta son una gran ayuda para ella. Ahora andamos escasos de manos...

Me acordé de observaciones anteriores acerca de numerosas personas que dejaron de fumar durante el conflicto, un año y medio antes de que yo llegara aquí. Por lo tanto, con el fin de obtener el conjunto de gran escala para esta obra a tiempo, parece que todo el personal de bastidores tuvo que hacer trabajo extra fuera de lo habitual.

—¡Ey, todos! ¡Quédense donde están y escuchen!

Kaito, que había estado observando todo el escenario y dando instrucciones, comenzó a gritar direcciones lo suficientemente alto para que todos lo oyeran.

—Estamos casi terminando con los ajustes finales para el set de mañana. Chicos de bastidores, sé que tienen preparaciones tempranas para mañana, así que váyanse ya a casa por hoy y descansen un poco. El resto de ustedes, terminen rápidamente para poder irse a casa pronto. Todos los miembros del reparto,prepárense para hacer el repaso final para mañana. Siento desgastarles pero, en cuanto terminemos esto, nos encontraremos en la antesala #1.

—Um, Kaito, sé que somos personal de bastidores, peeero... podemos hacer lo que queramos, ¿no? —preguntó la tramoyista Mayu.

—Claro, siempre y cuando no te afecte mañana. Como están las cosas, no creo que podamos hacer una fiesta para todo el equipo. Díselo a todos por mí. Oh, y Mayu... No bebas demasiado. ¡Buen trabajo hoy!

—¡Vaaale! ¡Usted también, Kaito!

Mayu agradeció a Kaito, se volvió hacia los miembros del personal detrás de ella, y les dio una sonrisa y una señal de OK. Con el permiso directo del director de escena, el personal procedió en grupos. Parecía que estaban planeando tener su propia celebración después del espectáculo en un bar en alguna parte.

De repente, recordé a Rin diciéndome que informara al elenco de la celebración en la antesala. Lo había olvidado por completo.

—¡Oh, Kaito! Esto... Eh, Rin me dijo que estaba preparando una reunión para el elenco para hablar sobre mañana, y para tener una pequeña fiesta.

—¡Está bieeen! ¡Vamos a beber! Tendré que conseguir que Meg haga ya-sabes-qué otra vez, jeejeejee... 

Meiko puso una sonrisa de oreja a oreja cuando mencioné la palabra «fiesta».

"Oh, Meiko, ¡¿solo piensas en mí como un dispensador de bebidas?! Sé que te encanta la cerveza, pero parece solo me consideres algo «útil» en momentos como estos...

Después de haber trabajado en un bar en sus días de poca gloria, Meg sabía mucho sobre el alcohol. Estaba íntimamente familiarizada con los cócteles, todo tipo de cerveza, y las maneras más sabrosas de beberlo todo. Supongo que era solo su manera de dominar completamente cualquier cosa en la que se involucraba, ya que aparentemente estaba en el mismo nivel que los camareros de primera clase. De hecho, era una experta en todas las bebidas, también el té y el café. Había visto a menudo el pesado del grupo pidiéndole que mezclara bebidas para ellos. Meiko era nuestra amante del té y la cerveza, por supuesto.

—Eh-Esto... Eso no es cierto en absoluto.

—Oh, ¿de veras?

Meg miró a la cara de Meiko con ojos dudosos.

—B-Bueno, ¡sí, de verdad! Además, obviamente reconozco que puedes hacer más que cócteles. ¡Tu té es simplemente lo más delicioso...! Dime, Miku, ¿no eres una gran fan del té de Meg?

Meiko cambió rápidamente el tema, buscando una cómplice. Meg se volvió hacia mí, todavía fulminante.

—¿Eh? ¡S-Sí! La primera vez que la señorita Meg me sirvió el té de leche... ¡Nunca antes había bebido un té tan delicioso...! Tenía un sabor tan calmante...

—Bien dicho, Miku. Sí, ¡tienes razón! Meg es una persona maravillosa, no solo sabe hacer cerveza, sino que es capaz de hacer que un té, un café o cualquier otra bebida sean deliciosos. Es verdaderamente fiable. Y aun así, su ocupación es la dramaturgia. ¡Y es una actriz estelar por encima de todo eso! ¡Es realmente inspiradora!

Meiko alabó exageradamente a Meg, juntando temas totalmente ajenos. Todas eran declaraciones verdaderas, pero seguramente incluso Meg tuvo que sentir sus verdaderas intenciones encajando esta alabanza precisamente en ese momento.

—¡Ah, raaayos! ¡Meiko, eso es demasiado! Vas a hacer que me sonroje... ¡Muy bien! En conmemoración del éxito de la actuación de hoy, haré tu favorito, ¡el especial de Meiko!

—¡Yuujuu! ¡Tan generosa como siempre, nuestra Meg! ¡La famosa baronesa de las bebidas!

—¡¿M-Meg...?! (¿Te das cuenta de que solo ha venido a felicitarte por obtener bebidas...?)

—¡Ejem! ¡Por supuesto! A pesar de las apariencias, lo sé todo acerca de las bebidas. El especial de Meiko está hecho principalmente de alcohol excelente, por lo que normalmente lo haría por un precio muy alto, pero hoy... ¡tiramos la casa por la ventana! ¡Hoy es el primer día de acto de Crazy∞nighT! Miku, te haré un especial Miku-Miku por ser una actriz tan trabajadora, también!

—¡¿Un especial... Miku-Miku...?!

No, como de costumbre, Meg se dejó llevar por la labia de Meiko. Una vez más, se dispuso con mucho gusto a preparar nuestras bebidas. Gack los miró sin decir palabra y suspiró.

—Espero que la bebida no se les vaya de las manos esta noche.

En el momento en que terminé de comprobar la puesta en marcha con Meiko, ya eran las 11 de la noche. Kaito, Gack y Meg ya habían subido, de modo que en las alas solo quedaban Meiko y el encargado del decorado.

—Oye, Miku. ¿Viste a Rin bien?

Me atasqué buscando la respuesta a la repentina pregunta. ¿Bien? ¿Qué podría estar preguntando?

—Err... Parecía tan enérgica como de costumbre, supongo...

—Ya veo. Está bien. Pero... Tiene asma, ¿sabes?, así que me pregunto si...

—¿Eh...?

—Oh, ¿no lo viste? Estaba seguro de que estaba escondiendo a otro gatito callejero o algo en la antesala #2...

—Ah... S-Sí...

Rin, Len y Meiko seguían anticipando todas mis acciones y pensamientos como si pudieran ver a través de mí, pero Meiko en particular estaba por encima de la manada, pensé. Realmente observaba el más mínimo movimiento de todos. ¿Era como una enfermedad profesional de actriz consecuencia del escenario, o era su atenta y entrometida personalidad natural en el trabajo?

—Te dijo que no dijeras nada, ¿no...? — Meiko sonrió, poniendo un dedo en sus labios.

—Erm...

—Jeejee. No tienes que esconderlo. Esto sucede todo el tiempo.

—Um... R-Rin... dijo que se sentía mal por él, y no podía dejarlo, así que...

—Soy muy consciente. Una vez que ve uno, simplemente no puede dejarlo pasar. Pero ella es alérgica a los gatos, y asmática. Su medicación parece estar funcionando bien esta tarde, sin embargo, solía ​​ser mucho peor.

—No lo sabía. Se arriesga tanto... es una persona realmente buena. 

—Puedo identificarme con ella...

—¿Eh?

—Dime, ¿conoces a F. Milord?

—¡S-Sí! Es decir... ¿Te refieres a ese señor Milord? Uno de los tres mejores del West End, o... ¡de los mejores actores del mundo...! 

—Es su padre.

—¿Quéééé?

Me quedé impactada. El Sr. Milord era un actor veterano conocido en todo el mundo, que comenzó su carrera en el West End haciendo teatro, pero también trabajó en el mundo de las películas. Tenía una apariencia graciosa y hermosa, con rasgos algo sombríos. Su talento era tan perfecto que podía trasladar instantáneamente al público al mundo de la obra. Había estado encantando a mujeres alrededor del mundo por más de una década.

—Ahora, esto es estrictamente secreto. Pero parece que te abrió su corazón, por eso te lo dije. Espero que te lo cuente tarde o temprano.

—Ah... Um, bueno. ¡No revelaré lo que me dijiste a nadie! ¡Nunca!

—Gracias.

—Pero... Vaya, así que el Sr. Milord tuvo hijos... Ni siquiera sabía que había estado casado. Pero supongo que... se parecen a su padre, ¿no?

Cuando me vino a la mente la imagen del famoso actor y lo comparé con los dos, empecé a sentir que había un parecido.

—Por supuesto, su padre los abandonó.

—¿Eh? ¿Ellos eran...?

—Desde que eran bebés, fueron criados por sus abuelos, sin saber quién era su madre. Len dice que Milord iba a visitarlos una vez al año, o quizás ni siquiera tanto, evidentemente. Fueron criados diciendo que su padre estaba demasiado ocupado con el trabajo para volver a casa a menudo, así que no les quedaba más que aceptarlo. Aunque los dos en su juventud todavía esperaban ver a su padre, incluso sin saber cuándo iba a venir. Sin embargo, un día se dieron cuenta de que era solo una excusa. Su padre no tenía interés en tener hijos... así que les dejaron a los abuelos.

—En ese momento, Len había llegado a darse cuenta de ello, pero Rin seguía creyendo en la buena voluntad de su padre... así que fue traumático para ella. Siempre trataba de alejar las conversaciones del tema de los padres, ya sabes. No puede hablar de ello, y si la obligas a recordar el trauma, puede empezar a hiperventilar en el peor de los casos.

—Yo... ya veo. Así que fue traumático... ¿Es por eso que me preguntó "tú también"...?

—¿Eh? ¿Si tú también, qué...?

—Oh, um, ambos padres murieron justo después de que yo naciera, y mi abuela me crió después de eso... Pero nunca conocí a mis padres en absoluto. No fue traumático para mí. Así que no tienes que preocuparte por eso conmigo.

—Hmm. Así que también te crió tu abuela... ¿Está bien ahora sin ti?

—Oh... en realidad... murió hace un año. Eso es lo que me determinó a seguir mi sueño... Me mudé al West End justo después de eso... 

Mientras hablaba, toqué el brazalete de mi mano izquierda, un recuerdo que mi abuela me había dado antes de morir.

—Lo siento por hacerte recordar momentos dolorosos...

Meiko parecía preocupada y triste, como si ella también sufriera una pérdida.

—¡Está bien! Siempre tendré este recuerdo de abuela conmigo y, quiero decir, estoy bien... Ella siempre me dijo que era su sueño verme esforzarme por mi propio sueño. 

—Uhh... Eres mucho más fuerte de lo que pareces. Tu abuela debió de estar segura de dejarte su sueño a ti.

Meiko sonrió amablemente, como una madre acunando a su hijo.

—Yo estoy bien, Meiko. Pero, ¿lo está Len? Porque, um... 

Meiko levantó su cabeza ligeramente agachada y, con un poco de oscuridad en sus ojos, habló vacilante.

—Ah, Len, bueno... Él es mucho más maduro de lo que parece... Rin siempre es alegre y reflexiva, pero realmente se siente sola, así que es un poco delicada. Estoy segura de que todavía piensa en su padre... Len sabe que tiene que apoyarla... supongo. Además, Len... parece un poco más preocupado por su madre que por su padre.

—Ah, ¿y quién era su madre...?

—Bien... Esa es una cosa que ni siquiera yo sé. No sé si está viva o muerta, si es una actriz como nosotros o simplemente una ciudadana normal... Len fue una vez a preguntarle directamente a su padre, pero no se lo dijo. Y se dio cuenta de que, si estaba muerta hacía mucho tiempo, entonces no debería haber ninguna razón para no poder por lo menos decirle su nombre. El hecho de que Milord se lo escondiera lo convenció de que todavía estaba viva en algún lugar... Y ahora aprovecha cualquier oportunidad que pueda conseguir para buscar a su madre.

—...

—No te sientas mal, ¿eh? Los dos están bien. Son jóvenes, pero son hermanos muy solidarios. Y Kaito también se preocupa por Rin, ¿sabes?

—Oh, sí...

—Parece que Kaito también pasó por una situación similar a la de Rin en su juventud, así que entienden bien la soledad del otro. Es por eso que él la ama por encima de todo como un padre.

—Vaya, ya veo... ¿Kaito también?

—De hecho, creo que todos han tenido pasados ​​difíciles. Pero ahora estamos aquí. Y tenemos amigos.

—Amigos...

Sentí envidia. La gente de ese grupo era inusual y singular y, sin embargo... sus sentimientos eran los mismos. Los lazos que compartían eran muy cálidos.

—Y tú eres uno de ellos, por supuesto.

—¿Eh...?

—Todo el mundo te acepta como amiga, ¿no lo ves? Bueno, está bien, supongo que no ha pasado tanto tiempo para eso. Puedes ir despacio, a tu ritmo... Pero estaría feliz si pudieras empezar a pensar en nosotros como amigos también.

—¡D-De ninguna manera...! Yo realmente pienso en ustedes como, um... 

—¿En serio? Gracias, Miku.

—¡Sí...!

—Bueno... Nos hemos desviado un poco, ¿no? Los demás nos están esperando. ¿Nos vamos?

—¡Oh, lo siento! Meiko, puedes seguir adelante y empezar la fiesta... todavía necesito hacer un poco de... esto...

Miré hacia el escenario. El foco estaba todavía encendido, e Ia permanecía sola. Seguía con los arreglos del reloj que yo había roto horas atrás.

—Vale. Ven pronto cuando termines, ¿de acuerdo?

Pareciendo entenderme perfectamente sin que yo dijera nada, Meiko se adelantó a la antesala. Una vez que ella se fue, me acerqué a Ia, de pie en el centro del escenario y arreglando el reloj, para preguntar si podía ayudarla en algo.

—¡Oh, Miku! Gracias por echarme una mano antes. ¡Habré terminadoo una vez que esto esté arreglado, así que no te preocupes! 

—Um... Lo siento. Fue mi descuido romperlo... Es culpa mía que te quedes hasta tan tarde... 

Ella sostenía las manecillas del reloj que yo golpeé fuertemente y rompí durante la obra. Había oído que el equipo había estado buscando por todas partes un reloj de antaño con ese diseño solo para la obra y finalmente llegó a manos uno verdaderamente antiguo. Estaba hecho de un modo ligeramente diferente a los relojes modernos, por lo que Ia parecía estar perdida, igual no sabía cómo funcionaban los mecanismos internos.

—Realmente no sé cómo disculparme...

—¡Por favor, no te preocupes! Creo que la razón por la cual las manecillas se salieron fue que los tornillos estaban sueltos. Esta cosa es tan vieja que cuesta un poco hacer que funcione. Este tipo de cosas suceden todo el tiempo... Ahora, primero tengo que averiguar por qué se detuvo, arreglar eso, y luego poner las manecillas... Umm... ¿Pongo un tornillo en este agujero...?

—Vaya... Así que esto es lo que hay en el interior de un reloj. Oh, ¿esto va dentro? 

Me senté en cuclillas junto a Ia y le pasé un pequeño pedazo que tenía en los pies.

—Gracias. Yo tampoco sé nada acerca de máquinas, pero Kaito me enseñó un par de cosas sobre los relojes cuando compramos esto. Parece saber mucho ... De hecho, creo que recoge viejos objetos y cosas. Este reloj era bastante caro, pero lo quería desde el momento en que lo vio y lo pagó en su propio bolsillo.

—Vaya... No puedo creer que rompiera algo tan importante...

—¡Solo le quitaste las manecillas, no es gran cosa! Ni siquiera Kaito está enojado por eso, todos hemos roto algo alguna vez... un montón de cosas. Vamos a ver, lo peor de todo fue... Oh, bien, probablemente el momento cuando Luka... En el fervor de su actuación, garabateó toda una pintura que tenía valor histórico... Eso fue realmente malo. Jajajaja...

Ia rió, pareciendo recordar cómo había sido la escena. Pero en lo profundo de sus ojos, podía sentir que no se reía mucho. Acababa de unirme a la compañía, y mis ojos no eran tan agudos como los de los demás, así que había mucho que no sabía. Al igual que Kaito tenía una colección de pasatiempos, o el desastre que Luka había causado —¡no tenía el más mínimo conocimiento!

El elenco y el personal eran todos gente estricta, pero muy amable, así que quería dar lo mejor de mí por ellos. Pero el tiempo... era algo que no podía compensar, hiciera lo que hiciera.

—Entonces, ya sabes, todo el mundo tiene sus rarezas, pero son personas de buen carácter, así que pronto te llevarás bien con todos, Miku... Bueno, quiero decir, ¿no te has hecho ya bastante cercana a ellos?

Ia, como si sintiera la duda en mi mente, me lanzó algunas palabras alentadoras.

—Bueno... tal vez... Son casi tan amigables como una familia.

—Hmm. He estado aquí casi diez años, y todos no eran miembros desde el principio. Cuando me uní, Meiko seguía siendo una recién llegada. Entonces Kaito se fue. Meiko se encontró con él en un bar de mala muerte de por aquí mientras estaba de vacaciones, lo golpearon y ella lo examinó. Entonces descubrió que era el hijo de una familia adinerada... 

—¡¿Qué ?! ¡¿E-Es rico...?!

—Hm, bueno, él siempre trata de mantenerlo en secreto, así que mucha gente no lo sabe.

Xeniaxen: No larga ni nada la Ia esta XD

—¿Lo mantiene en secreto?

—No creo que quiera heredar el negocio familiar, esa es la cosa. Es una familia noble que ha existido por generaciones, y creo que su padre es el CEO de una gran corporación internacional que representa a nuestro país... Así, desde que Kaito era joven, le dieron una educación buena, y lo prepararon para dirigir la empresa. Una educación muy estricta, dijo. En respuesta a esa dura vida, solo deseaba como más que nada en el mundo que llegasen los breves períodos de diversión que le daban entre sus estudios.

—Su madre también amaba a Burlet, de modo que la influencia los llevó a los dos... Oh, pero su madre era frágil, falleció cuando era joven. Quizás por eso, Kaito ensayó secretamente para convertirse algún día en un actor. Cuando la señorita Meiko lo trajo a la compañía, vestía muy raro, aparentemente había huido de casa y corría por todo el mundo disfrazado, tratando de alejarse de su padre.

Recordé cómo la manera elegante de Kaito de beber té de limón en la antesala me había hecho imaginarlo en un palacio real o una mansión como telón de fondo, cuando le dije que parecía un mayordomo en un lugar como ese. Meiko y Luka se rieron de ello, no lo confirmaron ni lo negaron. ¿Quién iba a pesar que él era en realidad un noble...? Al mismo tiempo, me di cuenta de lo grosero que debió de sonarle, y mi cabeza se inclinó hacia abajo con un poco de odio a mí misma de nuevo .

—Oh, así que... por eso...

Ia tomó una postura pensativa, preguntándose cómo interpretarme, inclinó la cabeza y luego siguió con lo suyo.

—Así, rápidamente encontramos que Kaito estaba cualificado para unirse, y comenzó a tomar parte en nuevas obras de teatro. Hasta que al fin, lo encontraron... Un día, un tiempo después de que se uniera, los hombres con trajes negros y gafas de sol (con pinta de tipos duros) de repente entraron en un ensayo. Eran los secretarios de su padre, y querían tratar de llevarse a Kaito de vuelta por la fuerza. Lo presionaron diciéndole que, si no volvía a casa, quién sabía qué le pasaría a este grupo que ya estaba en las últimas... 

—¿Ellos amenazaron con usar su influencia para arruinarlos...?

—Exacto. Todo el mundo se sorprendió y les rogó que no lo hicieran. Meiko, en particular, se esforzó por persuadir al padre de Kaito una y otra vez.

—¿Y no hubo ninguna moción para... echarlo? Ya que él acababa de llegar y había traído todo este problema consigo... 

—Al principio yo también lo pensé. Pero alguien con una verdadera pasión por las obras de Burlet es el bien más preciado de la compañía. Todos se unieron para evitar que ese bien fuera robado. Todo el mundo, desde los directivos hasta los actores se unieron... había un montón de gente dispuesta a luchar por él. Supongo que eso sigue siendo cierto ahora.

—Asombroso...

—¿Verdad? Todo el mundo decidió proteger a Kaito fuera como fuera. ¿Y qué crees que hizo él?

—¿Ah? Bueno, no creo que alguien tan responsable como él lo se limitara a callarse y dejar que la compañía se vaya al garete... 

—Le dijo a su padre que le mostraría una obra de teatro: una real. Y entonces podría juzgar por sí mismo. Su padre supuso que sería la última obra que Kaito haría. Pero él se lo tomó en serio... Creo que preparó una obra de teatro con todos los actores principales en solo un mes. Una de las obras más famosas de Burlet, Blasfemia Negra...

»Así que puso todos sus esfuerzos en ese espectáculo, pero... en la última escena, el papel de Kaito, el ángel, expía sus pecados y se suicida con un cuchillo de cocina. Allí... Kaito se apuñaló de verdad. Al principio, a todos nos impactó lo real que parecía, pero luego vimos que la sangre venía realmente de su estómago... Nos aterramos. Hasta el rostro de su padre se puso pálido y no podía deshacerse de su expresión de incredulidad. Lo llevamos al hospital, pero estuvo inconsciente durante dos o tres días... Estaba en la frontera de la vida y la muerte. Todo el tiempo, su padre estaba nervioso, nunca imaginó que haría algo tan terco.

—...

—Cuando Kaito finalmente despertó, todos en la sala lloraron de alegría. Pero Meiko le soltó un bofetón muy fuerte. Kaito se mantuvo totalmente tranquilo, sin embargo. "¿Por qué hiciste algo tan estúpido, idiota?" gritó, y Kaito respondió: "Iba a ser mi última obra, quería demostrar realmente el potencial del teatro. Quería desafiarme a ver lo real que podría llegar a hacerlo... Sé que te preocupaba, pero estaba diciendo adiós al teatro de por vida, y no me hubiera arrepentido de haber muerto así." 

»Al oír esto, hasta su padre se vio obligado a admitir su devoción por actuar. De hecho, dijo que prestaría apoyo a la compañía, pero Kaito se negó a confiar en su ayuda. Había elegido este camino intencionadamente, así que algún día tendría éxito y traería a la compañía de vuelta de sus aflicciones de dinero.

—Debe haber sido... tan difícil para ti...

—Si hubiéramos aceptado completamente el apoyo de su padre, todos nuestros problemas de dinero probablemente se hubieran aclarado de esa manera... Pero no habríamos podido decir que habíamos resurgido de las cenizas en un sentido real. La tendencia de la década pasada de la cultura teatral en su conjunto está disminuyendo. Tenemos que conseguir más visitantes, y recuperar la prosperidad de esta cultura, o no podremos decir que hemos reaparecido. Eso es lo que dijo Kaito y estoy de acuerdo con él. Seguiremos haciendo buenas obras... y traeremos tanta gente dispuesta a reservar su tiempo para vernos como podamos. 

—Eso es cierto... Incluso si es un entretenimiento que no está haciendo mucho dinero, sigue siendo entretenimiento para esas personas. Pero si nadie lo encuentra divertido, entonces empezarán a sentir que nadie los quiere, ni siquiera de forma gratuita...

—Sí. Algo cambió en todos después de ese incidente. Todos nos unimos fuertemente por una creencia, un ideal... Ellos sentían el deber de traer alegría a los corazones de la audiencia, ofreciendo buenas obras. Y Crazy∞nighT nos dio la oportunidad de hacerlo. Tiene un gran aspecto sensacional, el guion en realidad es muy interesante, hemos puesto mucho tiempo y esfuerzo en la producción, y el elenco son todas nuestras estrellas en exhibición, que han practicado como locos. Así que realmente esperamos que esta sea la oportunidad para un gran renacimiento del interés en la compañía Burlet...

—Entonces, de nuevo, no podemos darnos el lujo de prepararlo todo al detalle para que sea ideal. Nuestra situación financiera es muy mala, y los jefes se llevan sorpresas todos los días. Y eso que tenemos la ayuda de la compañía que nos ha patrocinado siempre, y el padre de Kaito que nos ayuda en secreto sin que Kaito lo sepa. Oh, y ese empresario loco por Burlet... el caballero que le trae rosas a Len. Aun con todo eso, las deudas no perdonan. Poner una obra de Burlet es tan caro, que no nos podemos permitir muchos gastos con el decorado, los trajes, los actores, ni nada. Pero eso también es una especie de reto que nos mantiene a flote.

—Así que por eso Kaito está tan empeñado... Bueno, y Len... Y todos los demás...

—Oh, para que conste, Kaito ha hecho las paces con su padre y ya se llevan bien ahora. A veces regresa a su casa de antes en vacaciones. Aunque he oído que le está presionando para casarse ya, para que el nieto pueda heredar la fortuna de la familia en vez de él... 

Ia hablaba con una sonrisa de dolor.

—Es como si cada persona en este grupo haya... superado algo importante, o eso parece. Es asombroso.

»Cierto es. Creo que precisamente los actores en general han tenido que sufrir y esforzarse más que la media. Para el grupo... y para los que aman a la compañía. Kaito y Meiko llevan aquí poco más de diez años, Luka, Rin, y Len, ¿unos cinco...? Y hace unos tres o cuatro años fue cuando los problemas financieros comenzaron a empeorar visiblemente. Por aquel entonces (y casi al mismo tiempo), Meg, que trabajaba para convertirse en dramaturga, y Gack, que tenía su granja independiente, vinieron a preguntar si podían hacer algo por la compañía Burlet que tanto amaban, por lo que se unieron.

»Todavía estaban ocupados con sus otros trabajos, así que tuvieron que hacer malabares con ambos. Sin embargo, después de haber aprendido mucho sobre ello para escribir obras de teatro, la actuación de Meg era bastante buena, y pronto entró en el elenco principal. ¡Ah, y Gack! Había sido parte del elenco de una compañía en otro país, tenía experiencia y un talento natural que le permitía adaptarse a cualquier papel. Todo el mundo estuvo contentísimo de ganar unos compañeros tan poderosos y trabajaron en total cooperación con ellos para ponerse de nuevo en pie.

»Así que, cueste lo que cueste, queremos tener éxito con esta obra perdida... Es la oportunidad de salvarnos financieramente. Hemos tenido un año de preparación, y ha sucedido mucho en este tiempo... Hemos ganado cosas, pero hemos perdido muchas otras también...

Kaito había dicho lo mismo que Ia. Que habían perdido mucho... Y, por otra parte, Meiko y Len mencionaron que habían perdido a un amigo de repente...

—A propósito... Escuché que perdieron a un amigo...

—¡Ah! ¿Dónde has oído eso?

—Um... ¿De Len? ¿No debería de haberme hablado de eso?

—No... Hmm, Len... Bueno, verás, hasta poco antes de que te unieras, Miku, tuvimos una actriz estrella que ocupó muchos papeles principales. Ella y Luka siempre actuaban como heroínas...

Ia habló de ella con una pizca de tragedia en su voz.

—Era muy amable con todos en la compañía, especialmente con los actores, e incluso ayudaba a los empleados del teatro a menudo... Era tan buena... Y con Crazy∞nighT, realmente...

—¿Hm?

—A-Ah... ¡Qué tonterías me haces decir! Lo siento, no te preocupes, ¿vale? Ahora te tenemos a ti aquí, Miku... Sí, el papel principal de Crazy∞nighT está hecho para ti. ¡No hay duda!

—¿...?

Viendo a Ia hablar tan apresuradamente me puso nerviosa. Me pregunté si había oído algo que no debía. Después de un breve silencio, con una expresión de dolor en su rostro, volvió a su sonrisa amable y bondadosa, y habló de nuevo.

—Oh, por cierto... durante las audiciones de Crazy∞nighT, estuve viéndote en secreto desde la parte de atrás del escenario. Mientras lo observaba, no podía parar de pensar, no hay forma de que podamos tener a una principiante como protagonista de una obra de Burlet... Y como había tantos participantes, el veredicto tomó tres días. Todo el mundo estaba bastante agotado. Pero hacia el final del tercer día... apareció alguien perfecto para el papel. Casi nos sentimos como si la misma Aldeana hubiera salido del guion... Estaba un poco temblorosa, pero su personalidad era perfecta para representar el mundo de la obra. Sí, eras tú, Miku.

—¡...! Qué va... No soy tan... Aún tengo mucho por aprender. Incluso Len me lo dijo.

—¿Pero no te dijo también cuánta fe tenemos en usted?

—¡...!

—¿Verdad? No hay duda de ello. Así que, anda, ¡confía más en ti!

—Pero... hoy la fastidié...

—¡Y no pasa nada! Podemos arreglarlo. La obra acaba de empezar.

Ia sonrió y me guiñó un ojo. En fin. Darle vueltas no me llevaría a ninguna parte, ¿verdad? Tenía que responder a las expectativas de todos.

—Muy bien pues, parece que ya está. ¡Solo tienes que ponerle las manecillas! 

Mientras hablábamos, parecía que Ia casi había terminado de reparar el reloj.

—¡Oh, vaya..! —Busqué las dos manecillas del reloj para dárselas.

—¡Oh! ¡Cuidado, Miku! La manecilla de las horas a veces tenía una cuchilla, aparentemente. O tal vez este era un reloj destinado a esconder un cuchillo... no está muy claro. Es bastante afilada en cualquier caso, así que ten cuidado de no cortarte.

—¡V-Vale!

Al levantarlo cuidadosamente, descubrí que pesaba bastante. El borde de la manecilla de la hora estaba perfectamente afilado, así que tuve cuidado al recogerlo y entregárselo a Ia.

—Hmm, tal vez en esta pequeña brecha... ¿Eh? En teoría iban aquí, ¿verdad? Qué extraño. ¿Cómo podemos hacer que encajen...? 

—Ah...

Mientras que a primera vista parecía que iban a encajar, el tamaño de los agujeros no era el mismo, así que no funcionaría.

—¿A lo mejor debería preguntarle a Kaito? Todo lo que queda por hacer es ponerlas... 

—Oh... Bueno, se las puedo llevar más tarde y preguntarle directamente. Necesito disculparme con Kaito de todos modos... Quiero decir, fue él quien encontró y compró este reloj. 

Tomé ambas manos de Ia. Como la manecilla de las horas era peligrosa, envolví con cuidado mi pañuelo alrededor de ella y la guardé en mi bolsillo.

—Entonces, ¿seguro que puedes encargarte tú?

—¡Sí! Um, lo siento por haber hecho que te quedes hasta tan tarde. Todos los empleados del teatro se han ido a casa ya... Apagaré todas las luces y eso, ya puedes irte, Ia.

—Gracias. Bueno, supongo que debería recoger para irme pues.

Ia se puso de pie y empezó a limpiar los destornilladores y los alicates que tenía esparcidos por el suelo. Mientras la ayudaba, eché un vistazo a su alrededor para ver si había algo más. Me di cuenta de que el reloj de pared en el ala del escenario decía que eran pasadas las 23:30h. Se había hecho muy tarde.

—Um, ¿Miku?

—¿Sí?

—Tu actuación de hoy fue realmente maravillosa. Quiero decir, me uní a la compañía porque me encantan las obras de Burlet, también. 

—...

—Siempre fue mi sueño. No estoy hecha para actuar en el escenario, pero quería apoyar a la obra como fuera. Había oído que con las películas en auge y el teatro en declive, la compañía Burlet podría cerrar, pero aun así quería hacerlo. No dan un gran salario, hay mucho trabajo y no me pagan horas extras... Pero realmente siento que vale la pena.

—Y como encontramos Crazy∞nighT, la obra perdida de Burlet, seguro que seguimos adelante. Es un giro del guion digno de sus obras, y que me hace feliz. Pero lo más fantástico eres tú, Miku, nuestra Cenicienta, ¡que fuiste seleccionada como actriz principal de la nada! Gracias a ti, esta compañía podrá recuperarse.

—¿G-Gracias a mí...? Yo no... Solo me dieron el papel protagonista por casualidad. Es como un sueño para mí que algo así me esté sucediendo... Como si una fuerza invisible me estuviera guiando, como si no me estuviera pasando realmente a mí. Y, por no mencionar que hoy he estropeado el guion de Burlet... 

Xeniaxen: qué pesada con los estropicios e.e

—¡Bien, que sientas las fuerzas del azar es una cualidad de estrella! No hay mucho encanto en que una protagonista pueda resolverlo todo por sí misma, ¿verdad? Es como si, por alguna razón, la gente deja de querer ayudarla, y se encuentra con una desgracia al azar, pero al final se ve muy afortunada y se casa con el príncipe o algo así. El poder que la protagonista de una historia tiene para mover su entorno es realmente encantador.

—Además, sé que has practicado más que nadie, Miku, te estás esforzando un montón, siempre llegas muy temprano y practicas en esa bodega abandonada, ¿no?

—¡...!

¿No me digas que vio mis ensayos de aficionada...? Aparte de Ia, ¿me habría visto todo el mundo? Mi rostro ardía como un incendio.

—Jejeje. Hay gente que te sigue de cerca. Mira, no importa lo terrible que sea un ensayo para una actuación, siempre hay un miembro de la audiencia en los asientos especiales. Yo personalmente lo llamo el barón Don Sombrero. De hecho, hace mucho tiempo, la compañía podría haber llamado así al mismo Sr. Burlet. De todos modos, él es un caballero que ama a Burlet, y supongo que por querer imitarlo, deja que el flequillo le cubra los ojos y siempre usa un antiguo sombrero de seda. Estoy seguro de que gente como él se alegra de verte actuar, Miku. ¡Y apuesto a que ya tienes un montón de fans! 

—Yo... yo...

—¡Seguro que sí! Ten más confianza en ti misma, ¡eres la protagonista! De todos modos, he terminado de limpiar, así que debería irme. ¡Y pregunta al señor Kaito sobre las manecillas!

—¡Entendido!

—¿No estás cansada también, Miku? Descansa un poco. ¡Buen trabajo!

—¡De acuerdo! ¡G-Gracias!

Hay gente que me sigue de cerca, ¿eh...? ¿Don Sombrero? ¿Podría el caballero que encontré en la calle esta mañana? Ciertamente, en todos los retratos que sobrevivían de él, Burlet fue retratado como un caballero que llevaba un sombrero de seda, con un frondoso flequillo lo suficientemente largo para ocultar sus ojos, y muchos aficionados apasionados trataban de imitar su estilo. Pensar que ese caballero siempre compraba boletos especiales para nuestras actuaciones...

Una vez que Ia se fue y me quedé sola en el escenario... me puse en el centro del foco que todavía brillaba. Estaba un poco inestable en mis pies; Ia tenía razón, estaba bastante agotada. Todo había comenzado con mi extraño sueño, luego corriendo por la concurrida calle, llegué tarde, los acontecimientos en la antesala, el espectáculo en sí, mi error inesperado en medio de él, y mis conversaciones con todo el mundo después... Estiré las manos y las sacudí, como para sacudir las emociones que llevaba acumulando desde la mañana.

Todos incluso sabían de mi supuesta práctica secreta matutina. Cada una de mis acciones me emocionaba, y las acciones de los que me rodeaban también. Era evidente para todos en esta compañía, lo veían en mí. Estaba tan avergonzada de saber que prácticamente podían notar todo lo que pensaba. Sin embargo, por encima de eso, estaba increíblemente contenta de que alguien me estuviera prestando tanta atención.

Detrás de mis párpados, recordé algo que solía hacer en mi juventud. Caminando un rato hacia el pequeño bosque cerca de mi casa, había un descampado de maleza. No había nadie más que yo —ni reparto, ni personal, ni nadie en absoluto—, así que me imaginaba un juego donde yo era la protagonista. Una vez terminada la obra, me convertía en mi propia audiencia y me aplaudía a mí misma. No tenía a nadie junto a mí entonces, pero... quería que hubiera gente que me mirara algún día y me aplaudiera. Lo pensaba como un entrenamiento para eso. Y esta noche, por primera vez en mi vida, había recibido aplausos.

Ahora estaba en el escenario. El escenario de la Compañía Burlet al que siempre había aspirado. ¿Mi sueño se ha hecho realidad, abuela? En el dorso de la vieja pulsera, su recuerdo, que ella también había heredado de su madre, estaba claramente escrito el nombre de Burlet.

Caminando por el escenario distraídamente, mirando por encima los asientos vacíos, noté algo que brillaba en la esquina de mi ojo. Me volví hacia allí y vi algo blanco en el suelo. No podía ser que fuese la carta de mentira que había dejado caer al final del primer acto, ¿no? Me acerqué y lo recogí.

¿Eh? Se dirige a mí... Y... Estoy casi segura de que la vi brillar... 

La carta de la escena no tenía ningún nombre escrito en ella, por lo que no parecía ser esa. Lo inspeccioné todo en busca de alguna razón por la cual podría haber brillado, pero era de un papel perfectamente normal. No había remitente, pero estaba dirigida a mí. ¿De quién diablos podría ser?

Abrí el sobre y leí la carta. Al instante, la información escrita allí me llenó cabeza como una inundación. Me temblaban las manos, y de repente empecé a alucinar: era como si el mundo en el que creía era solo un cuento de hadas lejano y hubiera vivido en el mundo de la obra de teatro todo el tiempo.

Tratando de hacer caso omiso de las emociones violentas que estaban brotando en mí, unos sentimientos extraños llegaron a dominar mi cabeza. Mis piernas dieron un paso, luego otro. A lo lejos, creí escuchar un zumbido. Y había una persona aplaudiéndome. Empecé a correr. No podía parar. Bajé del escenario a toda prisa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario