Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

martes, 25 de junio de 2013

6ta Movida: “Derrotar a tus Enemigos al Paso”


Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)
⸶La Leyenda del Caballero Sol⸷
Libro 4: Matar a un Dragón

 Sexta Movida para Matar a un Dragón:

“Derrotar a tus Enemigos al Paso”


Tras correr por casi media hora – con la ayuda del hechizo Alas Divinas sobre mí – finalmente los encontré.

Creí que estaban más lejos; no me di cuenta de cuan cerca estaban ya… sentí un sudor frio por mi espalda ante la idea. ¡Probablemente ya me habrían alcanzado si hubiese tardado uno o dos minutos más hablando con Ecilan!

Pero mientras me acercaba, noté que acababan de detenerse para pasar la noche, su fogata no parecía haber sido encendida hace mucho tiempo.

¿Por qué no continuaron la persecución si ya estaban tan cerca? Me pregunté. Mientras conjuraba Protección Sagrada sobre mí, los observé, listo para correr ante la más mínima señal de peligro.

Para mi sorpresa, los caballeros santos no eran lo que esperaba. En vez de los ‘fuertes, valerosos, elegantes y apuestos caballeros santos’ que había imaginado gracias a la constante insistencia de Sybil, ellos estaban dispersos torpemente sobre todo el lugar: unos recargados en los árboles, otros tirados en el sucio piso e incluso había unos cuantos recargados unos con otros. Tendidos como estaban, en sus variadas posiciones, uno fácilmente podía darse cuenta de cuan cansados estaban.


Todos y cada uno de los caballeros santos lucían igual: sucios, cansados y durmiendo como troncos. ¡No podía saber cuál de ellos era el Caballero Fuego!

¡Y es increíble que ni siquiera designaran a alguien para montar guardia!

Las únicas que aún permanecían despiertas eran Sybil y Yuna, quienes estaban sentadas entre el montón de caballeros santos ‘caídos’, luciendo bastante cansadas también. Pero si se les compara con los caballeros que están tirados alrededor, se ven súper despiertas y activas.

Pero sin importar que tan despiertas estén o no, los caballeros santos no pudieron haberlas dejado para que montaran guardia, ¿verdad?

La escena frente a mi lucia bastante sospechosa. Si fuese alguien al que no le importaran las vidas de Yuna y Sybil probablemente ya habría lanzado un sin número de rayos sobre ellos, y habría mandado a estos ‘dioses sobre la tierra’ a conocer a los verdaderos dioses.

Me acerqué lentamente con el hedor de cuerpos sucios y sudorosos abrumándome; es increíble que Yuna y Sybil hayan podido quedarse ahí sentadas plácidamente en medio de todo ese hedor, donde seguro huele más fuerte.

Justo entonces Sybil pareció notarme, ya que se me quedó viendo impactada y con recelo, pero sin atreverse a llamarme. A nuestro alrededor ni un solo caballero santo se movió, ninguno pareció notar a un intruso entre ellos.

Caminé fuera del cobijo de los arboles ante la mirada atónita de Sybil. Rápidamente levanté un dedo hacia mis labios e incluso dispersé algo del aura que cubría mi rostro, pero ella seguía mirándome con sospecha, no parecía reconocerme... ¿Pero por qué? Ya quité todos los elementos que cubrían mi cara, así que debería poder reconocerme….

Justo entonces recordé como Ecilan insistió en que usara una máscara completa. ¿Será acaso que…?

Removí la máscara.

Los ojos de Sybil se abrieron de par en par por la sorpresa, antes de que ella dejara salir un suspiro de alivio. Fue entonces que codeo a Yuna para alertarla de mi presencia. Yuna, estaba de frente a la fogata, dándome la espalda. Cuando se dio vuelta y me vio casi deja salir un grito de sorpresa, pero logro cubrir su boca a tiempo, evitando que el ruido saliera.

No pude evitar notar que siempre que me ven, sus rostros siempre miran al mío… no, no eran sus rostros, si no sus ojos los que me miraban.

¿Por qué son tan diferentes a mí? Yo no necesito voltear para ver algo, o siquiera usar mis ojos para verlo. Yo puedo ver muy bien en todas direcciones sin mover mi cabeza.

Así que cuando Ecilan dijo que estaba ciego… Suavemente toqué el área alrededor de mis ojos. Así que ¿en realidad no puedo ‘ver’? Pero, definitivamente estoy viendo algo, es solo que utilizo un método diferente a los demás.

Diferente a los demás… ¿Quién rayos se supone que soy?

Sudé por un momento antes de ponerme la máscara otra vez. Por alguna razón me sentía más seguro ante la idea de que nadie pudiera ver mi rostro.

“Creus.” Sybil me susurró, “¿Qué haces aquí?”

“Son muy rápidos, estuvieron a punto de alcanzarme. ¿Por qué no los detuvieron?” Le pregunté en vez de responder.

Giró sus ojos y me respondió susurrando “No tienes la más mínima idea de cuan aterrador es el Caballero Fuego. Amenazó con dejarnos atrás si se nos salía alguna palabra. Incluso cuando le rogamos por ayuda porque un nigromante estaba tras nosotras, él se rehusó a suavizarse con nosotras…”“¿Las ha dejado atrás?”

Ella me miró y gruñó, “¡Por supuesto que no!”

“Bien, pues entonces, si iba a dejarlas atrás, ¿Por qué se molestó en decirlo? Él tan solo tiene una lengua viperina, apuesto a que es un tipo bueno por dentro–…”

“¿Y tú qué sabes?” Me respondió. “¡Puede que haga justo como amenazó! Tú no los has visto ponerse en su plan, ¡es muy aterrador! Sabes, el caballero Fuego es conocido por ser el más fiero de los Doce Caballeros Santos.”

“Yo–”

Estuve a punto de decir que por supuesto que lo sabía, pero me detuve abruptamente. ¿Por qué pensaría eso? ¿Por qué ‘por supuesto’? No es como si conociera a fondo al Caballero Fuego. Con lo que sé, puede que en realidad las abandonará. Después de todo, en primer lugar él no quería llevarlas consigo, ¿verdad?

“Finalmente picaste el anzuelo.”

Me sobresalté ante eso, mientras la tierra junto a mí se esparcía y de debajo salía una persona. El aura santa y llameante que emanaba de esta persona era mucho más fuerte que la del resto de los caballeros santos, así que me sorprendió no haberlo notado… Sabía que el aura de Ecilan era más fuerte de lo normal, así que como miembro de los Doce Caballeros Santos, ¡el aura del Caballero Fuego no podía ser tan ordinaria como la del resto de los caballeros santos!

Luego me di cuenta que los caballeros santos tirados alrededor…. ¡tan solo eran siete!

El Caballero Fuego coloco su enorme espada sobre mi cuello, pero la ignoré. Traté de ocultar el temblor de mi voz, mientras me esforzaba por hablar en forma calmada. “¿Por qué me engañaron?” Pregunté a Sybil y Yuna.

Ambas me miraron y estuvieron a punto de decir algo, pero tartamudearon y no pudieron formar una oración completa.

No pudieron no saber que el Caballero Fuego no estaba entre los caballeros santos, y aun así ¡no me lanzaron pistas o advertencias! ¡De hecho, hasta habían participado en el engaño!

El Caballero Fuego de repente soltó una carcajada falsa. “¡Ja, já! ¡Esta es la primera vez que alguien en realidad se ha atrevido a ignorar mi presencia! Bien, para demostrar mi respeto ante tu valor, ¡te daré una muerte indolora!”

Ante eso finalmente regresé mi atención al Caballero Fuego y dije con indiferencia, “Está bien, pero espero y no te importe enviar a tus siete caballero santos conmigo.”

El Caballero Fuego se sobresaltó un poco antes de gritar, “¿Qué dijiste?”

“Aunque solo pretendían estar dormidos, su cansancio no es falso.” Me reí fríamente ante eso. “Estaban tan cansados que ni siquiera notaron que use Cadenas Oscuras sobre ellos para atarlos, hasta que ya fue demasiado tarde. ¡Y tampoco notaron las estacas de hueso que prepare bajo tierra dirigidas directamente hacia sus corazones!”

El Caballero Fuego se dio vuelta para mirar y darse cuenta que en verdad, sus caballeros santos estaban luchando por entre las cadenas sin poderse zafar.

Sorprendentemente no parecía preocupado, en vez de eso grito furiosamente a sus propios caballeros, “¡Libérense! ¡¿A qué demonios están jugando?! Dejarse convertir en rehenes, ¡¿Qué no conocen el significado de la palabra ‘vergüenza’?!”

“L-Lo intentamos Capitán, ¡pero no podemos zafarnos!” Gritó uno de los caballeros.

El Caballero Fuego se sorprendió ante eso, y después de unos momentos le dije suavemente, “Así que, Jacques, ¿me dejarás libre o no?”

Él, inmediatamente se dio vuelta y me pregunto confundido, “¿Cómo me llamaste?”

“¡Cadenas Oscuras!” Grité, e inmediatamente cientos de gruesas cadenas negras se lanzaron sobre el Caballero fuego y se apretaron a su alrededor. Bien, ahora tenemos otra crisálida para que se una a Ecilan.

Sin embargo, el Caballero Fuego no se inmuto ante este suceso de acontecimientos y en vez de eso rio fríamente. “¿Quieres usar magia negra contra uno de los Doce Caballeros Santos? ¡Tendrías más suerte evaporando un rio con un cerillo!”

“¡Rayos!” Grité, esta vez lanzando la especialidad del unicornio – magia eléctrica, y lance algunos sobre el encadenado Caballero Fuego.

“…¡Agh!”

Cualquier otra persona habría muerto por el choque de toda esa electricidad, pero no el Caballero Fuego. El dio un suave quejido antes de rápidamente liberar su magia de luz en un intento por destruir las Cadenas Oscuras, pero el momento en que las destruía, yo inmediatamente agregaba más y más cadenas y lanzaba rayos al mismo tiempo…. Después de varias rondas de esto, el tipo aún seguía sin soltar ni un solo indicio del indescriptible sufrimiento que seguramente estaba experimentando. Después de esta impresionante demostración de fuerza y perseverancia, tuve que ceder y reconocer que ellos en verdad hacían justicia a su descripción de ‘dioses andantes en la tierra’. Este tipo ni siquiera parece humano.

“Que elementos oscuros más poderosos, ¿quién eres?” Me preguntó con sospecha.

Mi corazón dio un vuelco ante eso, ya que ¡soy yo quien más quiere saber la respuesta a esa pregunta!

Pero en vez de responder, le pregunté en una forzada voz calmada, “Ecilan dice que soy el Caballero Sol, ¿Puedes creerlo?”

El Caballero Fuego de inmediato dejo salir una poderosa descarga de energía de luz, desintegrando todas las cadenas en un instante. Afortunadamente, las cadenas en el resto de los caballeros santos seguían intactas, así que aún tenía rehenes.

Resopló burlonamente. “¡Dices tonterías para distraerme y tratar de someterme!”

Entonces súbitamente procedió a cargar contra mí, tomándome por sorpresa, me tomo algunos segundos recordar recordarle sobre los rehenes que aún tenía en mis manos, pero ese momento fue todo lo que necesito, ya que antes de que pudiera decir una sola palabra, ya se había acercado y estaba a tan solo un metro de mí.

“Whoa, ¡espera! No te me apresures, ¿Qué ya no te importan tus caballeros santos?”

“¡Tú no te atreverías a matarlos!” Me gritó mientras me tomaba, acercándome a él aún más. “No sé cómo lograste someter a Hielo, pero seguro fue por medio de engaños y trucos. ¡Y te equivocas si crees que soy como Hielo y jugaré bajo tus reglas para luego ser engañado por ti! Ya no me importa nada, más que deshacerte hasta casi matarte ¡bastardo entrometido!”

¿Entrometido? Pestañee ante esa descripción antes de decir, “Oh, es cierto, ¿ustedes están buscando al Caballero Sol verdad? Pero Ecilan en verdad me dijo que yo era el Caballero Sol–…”

“¡¡CALLATE!!” Gritó el Caballero Fuego. “¡Tú no eres el Caballero Sol! ¡¡Tú no podrías ser el Caballero Sol!!”

¿No podría? Ya veo…

Le pregunté duramente, “Yo jamás podría ser el Caballero Sol, eh. ¿Así que Ecilan me mintió?”

“¡¡No te atrevas a ensuciar el nombre de Sol!! ¡Sol no es basura como tú! Y él jamás lastimaría a un solo caballero santo, ¡¡jamás!!”

Y con eso, blandió su espada sobre mí. Al tiempo que más Cadenas Oscuras se enredaban sobre sus brazos, deteniéndolo, pero con un destello de su aura santa las cadenas se desintegraban una vez más. Pero aun con eso, ese momento fue suficiente como para que yo escapara de su agarre.

Rápidamente di varios pasos  largos hacia atrás mientras gritaba, “¡Prisión de Huesos!”

De la tierra salieron estacas de hueso que se agruparon en una espeluznante pared, pero el Caballero Fuego la partió con su espada.

¡Prisión de Huesos! Agregué más capas de paredes de huesos entre nosotros mientras le advertía, “¡Detente! ¡No te acerques a menos que quieras ver morir a tus caballeros!”

Apreté las cadenas en los caballeros santos, pero aparte de algunos quejidos de sorpresa que dieron al principio, ellos mantuvieron sus bocas cerradas, no dejando salir ni pio de dolor. Sin embargo, ese leve quejido fue suficiente para que el Caballero Fuego en verdad detuviera sus ataques, aunque si parecía estar a punto de estallar.

Aunque este sujeto actuaba indiferente a su sufrimiento y constantemente me retaba a matarlos, era obvio que se preocupaba por ellos. El instante que escucho sus quejidos de dolor – no, no, no; esos ni siquiera fueron quejidos, más bien eran leves gemidos – él inmediatamente detuvo sus ataques hacia mí.

Aun así, ya que no soy el Caballero Sol después de todo, no debería importarme si lastimo a los caballeros santos o si acaso llegase a matar al Caballero Fuego, ¿verdad?

“Tú,” Apunté al Caballero Fuego. “Clávate tu espada.”

Sus ojos se abrieron de par en par en incredulidad, cuando me escuchó.

“Creus, por favor no hagas esto.” Gritó Yuna. “Ellos solo quieren recuperar al Caballero Hielo.”

“¿Y tú les creíste?” Le pregunte con desdén mientras formaba docenas de afiladas estacas de hueso para que volaran sobre los caballeros santos

“¡¡Detente!!” Rugió el Caballero Fuego mientras alzaba su feroz y enorme espada, pero su furia y acciones se detuvieron de inmediato cuando coloque una de las estacas en el cuello de uno de sus caballeros santos.

¡Sabía que tenía a la persona correcta! Sonreí con satisfacción. Desde el inicio, noté que este caballero santo era el que respondía todas las preguntas del Caballero Fuego; sabía que él era diferente al resto de los caballeros santos.

“¡Creus! ¡Por favor no!” Yuna sonaba a punto de llorar. “¡Por favor déjalos ir! El Caballero Fuego es uno de los Doce Caballeros Santos, ¡ellos jamás mienten! Él en verdad, tan solo quiere rescatar al Caballero Hielo–…”

Las suplicas de Yuna repentinamente se detuvieron.

¡Urkk!

Un disparo de dolor pasó a través de mi desde mi espalda, y fue hasta después que me di cuenta que había una flecha saliendo de ella. Y no muy lejos estaba Sybil con su arco en mano.

El Caballero Fuego tomó la oportunidad para blandir su enorme espada contra mí, y aunque trate de alejarme para evitarla, la espada logró cortarme, dejando una enorme y profunda tajada que comenzaba en mi hombro izquierdo y bajaba pasando sobre mi pecho hasta mi cadera derecha.

Otro dolor pasó sobre mi cuando pateo mi abdomen y me lanzo fuertemente al suelo. Luego me mantuvo pegado al piso, presionando su rodilla contra mi abdomen mientras sostenía su enorme espada sobre mi cuello.

Pero en serio, podría haberle dicho que eso no era necesario, ya que todo me dolía tanto que ni siquiera habría podido pararme aunque quisiera. Ni siquiera podía concentrarme como para reunir elementos oscuros. Que lastima que me dolía tanto que ni siquiera podía abrir mi boca para decirle eso.

“¡Creus!”

Sybil y Yuna corrieron hacia mí. Sybil – la misma persona que acababa de atravesarme con una flecha – ahora estaba suplicando al Caballero Fuego. “¡Prometiste que no lo matarías Caballero Fuego!”

“Por eso aún está vivo.” Dijo fríamente sin molestarse a verlas.

Sonreí irónicamente. Pensé que seguía vivo porque había logrado dar un paso atrás… ¿Entonces, qué? ¿Para el Caballero Fuego esto es ser compasivo conmigo?

“P-Pero…” Tartamudeo Sybil. Luego se rindió y volteó hacia mí. “Lo siento Creus. Tan solo no te muevas, el Caballero Fuego no te lastimara.”

¿No me digas? Pensé sarcásticamente. ‘Casi me mata, no sé qué más podría hacer el Caballero Fuego para lastimarme.’

“Veamos como luce este bastado.” Lo escuché rugir antes de que una mano se posara sobre mi mascara arrancándola de mi cara.

Súbitamente dejé de resistirme y lo dejé. Quería que tuviera una buena mirada a mi cara y ver de una vez por todas, si en verdad era el Caballero Sol o no. Incluso si no lo era, incluso si ahora les estuviera dando un rostro para poner sobre el poster de se busca, a mí ya no me importaba.

Dime, ¿soy o no soy? ¿En verdad Ecilan me estaba mintiendo?

Los ojos del Caballero Fuego se abrieron en sorpresa.

“Tú–…”

¿Tú?

¿Tú en verdad eres el Caballero Sol?

O acaso es: Tú eres ese nigromante que habíamos estado buscando…

¿Qué rayos era lo que seguía a la palabra ‘Tú’?

Bueno, pues nunca lo sabré, ya que un momento estaba tendido con el Caballero Fuego sobre mí, y al siguiente ya no estaba. Apreté mis ojos y los cubrí con mis manos, como si eso pudiera bloquear lo que ya podía sentir.

“¡¿Por qué?!” Grité angustiado. “¡¿Por qué tenías que elegir justo ahora para llevarme?!”

“¡¡Carmesí!!”

Gateé para pararme mientras gritaba a la niña pequeña, pero terminé tosiendo un montón de sangre. Todo comenzó a verse borroso antes de que una profunda oscuridad callera sobre mí. Pero justo antes de que pudiera ser abrumado por ese abismo oscuro, débilmente pude escuchar la suave y lastimosa voz de una niña diciendo, “Porque te están mintiendo Creus. Todos te mienten.”

Ah, ¿así que no solo lo hicieron Ecilan, Sybil y Yuna, sino que incluso el Caballero Fuego también me miente ahora?

Pero entonces, ¿que eso no significa que todos me mienten?


Traducido al Ingles: Lealynn
Traducido al español: Storyteller
Revisado: BlackLily

27 comentarios:

  1. Creus... a veces creo... que en verdad eres un desgraciado ...
    hay! no me imagino todo lo que sufrirás cuando recuperes la memoria y te acuerdes que lastimaste a Fuego...

    ResponderEliminar
  2. Primero de todo: ¡muchísimas gracias por el trabajo!

    Y segundo: ¡por la Diosa de la Luz! he leído el capítulo casi sin respirar. Madre mía que grande. ¿Fuego le habrá llegado a ver la cara? Ya no quiero ni pensar como reaccionarán cuando Creus recupere la memoria.
    Por un momento me ha venido a la cabeza un posible titular de noticia: "¡Extra! ¡Extra! ¡Caballero Fuego mata a Caballero Sol! Fue en defensa propia, él quería matarme a mí. Ex Caballero Sol resucita a Caballero Sol para volverlo a matar".

    ResponderEliminar
  3. No hubiera estado nada mal ver ese titular XD. Aunque si eso llegara a suceder, Creus se volveria un zombi aprendiz de Pink, ya que le vendio su siguiente vida XD.

    ResponderEliminar
  4. woau sol siempre metiendose en problemas..despues de q fuego lo viera.y ahora se lo lleva carmesi.-arggrrrrrrr wtf-

    ResponderEliminar
  5. gracias por el capitulo!!! haa pobre creus con sus problemas de identidad ya quiero ver cuando recupere la memoria :D

    ResponderEliminar
  6. GRACIAS GRACIAS GRACIAS
    ME ENCATA NO SE SI LEERLO AHORA O ESPERAR A QUE ESTE COMPLETA LA NOVELA OMG

    ResponderEliminar
  7. Muchas graciasssssss esta genial, me encanta y me frustraba esperar tanto pero ahora a disfrutar otra racion de LCS

    ResponderEliminar
  8. muchas gracias ojala puedan sacar las capitulos
    mas seguidos es que mata la espera

    ResponderEliminar
  9. SIIIIIIIIIIIIIII por fin, hace mucho que lo esperaba, y tengo la fe que los otros caps saldran más rapidos hehehehe

    ResponderEliminar
  10. Ahhhh...!!! no se que decir, con cada capitulo me emociono más y más, alegrandome el dia.
    GRACIAS POR LA TRADUCCION!!! ESPERO ANCIOSA EL SIGUIENTE CAPITULO

    ResponderEliminar
  11. Pobre hielo y pobre Fuego, me da penita mi Solcito esta herido y confundido! :'(
    Deberia haber ido Juicio o Roland para que se lleve a sol de vuelta.
    :'( todo lo que sufrira Creus cuando recuerde.
    Gracias chicas por este nuevo capitulo! Las quiero mucho!

    ResponderEliminar
  12. waa!! gracias por la traducion y x subir este capi realmente me hace feliz leer LCS

    ResponderEliminar
  13. excelente capitulo y excelente su traduccion ya me suscribi :)

    ResponderEliminar
  14. Ahhh!! justo cuando le iban a decir quien era, Carmesi se lo lleva, gracias por darse el enorme trabajo de traducir la novela. Espero con ansias el próximo capitulo para saber que es lo va a ocurrir con Creus.

    ResponderEliminar
  15. Nee... una pregunta soy solo yo o a alguien sabe donde fue a parar la 5ta movida que no la veo o la encuentro por ningún lado, tal vez la diosa de la luz la escondió de mi... o quizas fue el malvado caballero sol...

    ResponderEliminar
  16. http://princescans.wordpress.com/2013/04/09/5ta-movida-conquista-cualquier-y-todos-los-obstaculos/

    Ves donde dice "Movida#5— Movida#7" al principio y al final del cap? si haces clic en uno de ellos te lleva al captulo correspondiente...

    ResponderEliminar
  17. Lo hice, pero me dice que pagina no se encuentra D:
    Aun así gracias.

    ResponderEliminar
  18. Y con el link que te di no funciona?

    Vuelvelo a intentar, creo que ya solucione el problema.... (?)

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias por el capitulo. Solo una duda como vas a continuar la movida 7 si Lealynn tiene meses desaparecida

    ResponderEliminar
  20. Pues yo creo que ella ya no traduce mas.... mmm... luego explico como lo vamos a solucionar...

    ResponderEliminar
  21. Mierda, si no lo solucionan seria mi fin. No mas novelas de Yu Wo para leer!!!

    ResponderEliminar
  22. Osea que aqui han acabado las aventuras de nuestro amado caballero Sol de Pink convertida en Carmesi y de los 11 caballeros confundidos?

    ResponderEliminar
  23. Nooo, van a salir unos 2 caps más, si o si!

    (No quería que entren en pánico por eso no dije nada.... -_-'')

    ResponderEliminar
  24. ¡GRACIAS! Te adoro, te amo, te quiero ayudar en lo que sea aunque sea dandote cafe, por favor!!!! no sabes lo feliz que me hace su trabajo, son geniales son las mejores por favor!!!!

    ResponderEliminar
  25. Muchisimas gracias por la traduccion, realmente esta muy bien hecha, espero impaciente el proximo capitulo para saber que pasara con Sol T.T pobrecito

    ResponderEliminar
  26. Blacklily: no queria comentar por sonar apasionada, pero en serio, es enorme el trabajo que ustedes hacen, y las felicito!!!! estaremos esperando pacientes por mas de nuestro querido Caballero sol, espero sin sonar a abusiva... que puedan terminar este libro, y despues ... quien sabe los otros poquito a poquito.. estamos siempre pendientes de màs de Creus!

    ResponderEliminar