Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

sábado, 16 de marzo de 2013

4ta Movida: “Reclutar a tus Secuaces”




Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)

La Leyenda del Caballero Sol – Libro 4: Matar a un Dragón


 Cuarta Movida para Matar a un Dragón:

“Reclutar a tus Secuaces”



Anteriormente, mientras el Caballero Hielo y el unicornio conjuraban sus hechizos, escuché una voz en mi cabeza diciéndome… ¡Yo también puedo hacerlo! Ya sea una pared de hielo o un rayo eléctrico, sentía que podía conjurar cualquier hechizo. Y si lo que mis instintos me dicen es cierto, entonces mientras el Caballero Hielo se acerca lentamente, debo reunir rápidamente los elementos ¡y atacarlo por sorpresa!

 Justo cuando llegamos a la entrada, grité a mis compañeros. “No vayan por ahí, ¡no me sigan!”

Se detuvieron y voltearon a verme.

Yo simplemente los pasé rápidamente sin siquiera molestarme en detener al unicornio. Mientras los pasaba, grité, “¡Muévanse! ¡Rápido!”

“¡Ni siquiera se detuvo!” Gritó Sybil molesta. “¡Y yo que estaba conmovida pensando que te le enfrentarías solo para desviar la atención de nosotros! ¡Hmff!”


“¡Si me paro, termino en la cárcel! ¡Y será mejor que ustedes empiecen a correr si no quieren terminar ahí también!”

Y a lo dicho hecho, eso hizo que salieran corriendo, pero en direcciones diferentes esta vez.

Justo cuando se dispersaron, lancé una mirada discreta al Caballero Hielo que me seguía. Se veía completamente ileso, ni siquiera tenía una pizca de polvo sobre él. Pero eso no me desalentó, ya que, para empezar, no había estado dirigiendo los rayos hacia él. En realidad esos rayos estaban dirigidos a la fuerte formación defensiva de caballeros santos. ¡Pues es que ellos eran un blanco fácil! Se quedaban ahí parados manteniendo su formación como si nada. ¡Casi gritaban que querían ser atacados!

El Caballero Hielo pausó por un momento antes de ignorar a los otros tres y correr en mi dirección.

“¡Corre unicornio, corre! ¡Corre como jamás has corrido!” Urgí al caballo, cuando vi que el Caballero Hielo me pisaba los talones.

El unicornio relincho emocionado en respuesta y comenzó a meter velocidad. Ahora galopaba tan rápido que casi no podía abrir los ojos. Pero estaba bien. Tan solo cerraré mis ojos entonces. No es como si necesitara tenerlos abiertos para ver.

Con el unicornio estaba galopando a tan altas velocidades, comencé a relajarme un poco. Es imposible que alguien supere a una bestia tan veloz… a no ser que una docena de estacas de hielo salgan repentinamente de la tierra justo frente a la bestia, claro.

Una estaca de hielo salió súbitamente del suelo, pero el unicornio se giró y la esquivó fácilmente. Pero entonces, salió otra estaca unos cuantos pasos frente a nosotros. Que fue de nuevo esquivada satisfactoriamente por el unicornio.

Parece que tiene la intención de enfrentarse con todo contra el Caballero Hielo; y es muy bueno esquivando todos los ataques, todo parece indicar que aun tenemos una oportunidad de escapar – eso si no me caigo primero, claro está.

“¡Maldito Caballo!”

Lace algunos hechizos d curación hacia mi adolorido trasero mientras gritaba furiosamente a la criatura, “¡¿Acaso olvidaste que no estoy pegado a tu lomo?!”

El unicornio se detuvo abruptamente y me miró, pero no continuó su camino. En vez de eso se encogió un poco y miró dudoso entre el Caballero Hielo y yo, como si considerara cambiar de jinete…. ¡¡Maldito caballo asqueroso!!

Acababa de sanar mi retaguardia y estaba a punto de continuar con la marcha y disciplinar al desleal de mi caballo cuando vi una sombra sobre mí. Voltee tan solo para mirar el rostro congelado del Caballero Hielo acercándose rápidamente sobre mí. Estiró su mano hacia abajo y tumbo mi mascara.

¡Estoy frito!

Me puse pálido mientras esperaba mi fin, pero entonces noté que la expresión del otro, también había cambiado… ¿eh? ¿Así que sus músculos faciales no estaban congelados después de todo?

Por primera vez, vi una expresión en la cara del Caballero Hielo. Me miraba sorprendido… ¡Mi oportunidad!

¡Ataca! ¡No importa que hechizo sea, pero debo atacar ahora!

“¿Qué haces aquí, S-”

El Caballero Hielo me preguntó en un tono incrédulo, pero se detuvo abruptamente antes de poder terminar el enunciado, mirándome con los ojos bien abiertos.

Un destello de inspiración pasó por mi mente y estiré mis manos hacia él mientras gritaba, “¡Cadenas de oscuridad, contengan a mi enemistad!”

Enormes cantidades de elementos oscuros salieron de mis manos y rápidamente formaron docenas de cadenas negras – cadenas compuestas de elementos oscuros comprimidos y moldeados en esa forma.

No sé si sea porque el Caballero Hielo jamás había estado ante una situación similar, pero él lucía bastante confundido.

Pero no importa, ya había usado la oportunidad que su reacción lenta me había dado.

Las cadenas se enrollaron alrededor de él, comenzando en sus pies cubriendolo por completo hasta la cabeza, incluso sellando su boca – no quería que fuera a gritar y atrajera más caballeros santos que fueran a seguirnos.

Fue entonces que recuperó la compostura y alzó su sagrado carámbano para comenzar a cortar las cadenas oscuras.

¿Pensaste que sería tan fácil? Pensé antes de gritar, “Unicornio, rápido ataca – y si te atreves a desobedecerme, ¡te ataré a ti también!”

El unicornio inmediatamente corrió ante mi amenaza y comenzó a reunir elementos de luz en su cuerno. Jamás había visto tanto elemento santo reunido tan densamente en un solo punto, tanto que me era difícil ‘mirarlo’ por mucho tiempo. Y todo ese elemento de luz fue lanzado hacia el Caballero Hielo. Sin embargo, este ‘ataque’ tan solo logró evitar que siguiera cortando las cadenas oscuras. Este sujeto parecía completamente ileso.

“¡Idiota!” Grité “¿Que no vez que él está lleno de ‘luz’? ¿Qué pensabas lograr atacándolo con más luz, que le diera comezón? ¡Usa ataques con otros elementos!”

En respuesta a mis ‘instrucciones’ el unicornio relincho y gritó hacia el cielo. El cielo sobre nosotros repentinamente se lleno de nubes oscuras con destellos de luz que se escurrían entre las nubes. Con otro grito del unicornio, rayos eléctricos comenzaron a caer fuertemente sin cesar sobre el Caballero Hielo. Una vez más, el Caballero Hielo había parado de cortar las cadenas para defenderse. Y otra y otra vez, reunía elementos de hielo para formar una barrera sobre si mismo y bloquear así los rayos eléctricos que llovían sobre él.

En un movimiento sorpresivo, yo dispersé los elementos de hielo de su barrera de hielo – rompiéndola – y antes de que él pudiera reaccionar, los rayos eléctricos finalmente habían logrado golpearlo.

 Un rayo, dos rayos, tres…. Y seguía resistiendo, rehusándose a colapsar. Me miraba mientras todo eso sucedía y parecía no querer darse por vencido, ya que seguía tratando de reunir elementos de hielo sobre él.

Desafortunadamente para él, sus habilidades para reunir los elementos no podían si quiera compararse con mis habilidades de dispersión, así que fue incapaz de formar otra barrera de hielo. Al final, tuvo que depender tan solo en esa cosa de energía que lo envolvía… ¡Ah! Ya me acorde, eso se llama Frenesí.

El unicornio siguió lanzando rayo tras rayo, hasta que, después de un rato, se detuvo y volteo a verme.

“¿Eso es todo? ¿Ya se te acabaron las fuerzas?” Giré mis ojos ante eso y le dije con desdén. “Que inútil. ¿En verdad vales cinco mil monedas de oro?”

Y dicho eso, me giré para ver al Caballero Hielo. Mientras tanto arriba en el cielo se estaban reuniendo elementos eléctricos aún más poderosos – no por el unicornio, sino que por mí.

Se nos acaba el tiempo. Los caballeros santos seguro los alcanzaran pronto, ¡así que necesito noquearlo ya!

El rayo eléctrico cayó.

El Caballero Hielo alzó su cabeza y miró hacia arriba. Por alguna extraña razón, de hecho se atrevió a dispersar la barrera de Frenesí que lo protegía… y dejo que el rayo le callera encima. Tan solo logró mantenerse en pie por un segundo antes de colapsar.

Eso me pasmó por un segundo, pero afortunadamente su corazón seguía latiendo; tan solo estaba inconsciente.

Caminé hacia él y levanté su carambano antes de dar una ligera patada a su aun inconsciente dueño. Cuando vi que no había reacción, finalmente me relajé y limpié el sudor de mi cara.

Me preocupaba que incluso con mis poderes y los de unicornio combinados aun fuéramos incapaces de derrotarle. Pero gracias a la diosa, ya todo termino.

Sin embargo, aun no podía estar tranquilo, si no lo ataba con muchas otras capas de cadenas oscuras, sin detenerme hasta que estuviera envuelto como una monstruosa crisálida negra.

Justo cuando terminaba con él, escuché numerosas pisadas pesadas  acercándose por atrás. Me apresuré a ponerme la máscara y cubrir mi rostro, justo a tiempo antes de que los caballeros nos alcanzaran.

Reí fríamente y lentamente coloqué el filo del carámbano en el cuello de su dueño (aunque batallé un poco encontrando su cuello – demasiadas cadenas).

“¡No se acerquen si valoran su vida!” Les advertí.

Al escuchar mi amenaza los caballeros santos instantáneamente se detuvieron, mirando la situación frente a ellos con los ojos abiertos de par en par.

Ninguno se atrevió a dar un solo paso.

“Si nos siguen, ¡no dudare en matarlo!” Les amenacé mientras colocaba la crisálida sobre el unicornio conmigo y dejaba la escena. Ellos no pudieron hacer nada más que mirar cómo nos alejábamos bajo sus propias narices.

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Cuando finalmente llegué al punto de reunión con la crisálida y el unicornio, fui recibido con miradas pasmadas y bocas abiertas.

“¿T-Tu sabes cómo usar magia?” Preguntó Archie, tragando saliva nerviosamente.

“¡Pero eso es imposible!” Gritó Yuna. “¡¿Cómo puede un sacerdote de la Iglesia de la Luz usar magia negra?!”

¿Cómo se supone que sepa? Tan solo lo hago.

“¡Creus!, ¿Que has hecho?” Woodrow – el líder del grupo – finalmente apuntó el problema principal que había a la mano.

“¿En realidad tienen que ser tan escandalosos?”

Viendo como las cosas se salían de las manos, yo mantuve mi compostura mientras decía tranquilamente, “Ya sacamos al unicornio de la ciudad y ahora vamos a venderlo y repartir las ganancias, ¿no?”

“¡¿Pero qué es eso?!” Woodrow apunto hacia la crisálida que había tirado al suelo. “Colar fuera a un unicornio y venderlo secretamente es una cosa, ¡¡pero secuestrar al Caballero Hielo es un asunto diferente!!”

“Ay, Dios, ahora nos echamos a toda la Iglesia de la Luz como enemigos….” Gimió Yuna.

“¡Libéralo de una vez!” Ordenó Woodrow enfadado.

 “¿Liberarlo?” Me burlé. “Si lo dejo ir, ¿qué harás si regresa con una enorme horda de furiosos caballeros para atraparnos? Mientras lo tengamos en nuestras manos, esos caballeros santos que nos siguen ¡no se atreverán a tocarnos!”

Woodrow no pudo decir nada en respuesta. Abrió su boca para tratar de refutarme, pero al final no pudo decir nada y se quedó callado.

“No te preocupes.” Lo tranquilice. “Lo liberaremos apenas hallamos dejado atrás a esos caballeros. Entonces nos marcharemos con el unicornio e iremos a un lugar muy, muy alejado de aquí. Estaremos bien.”

Y con eso, se calmaron, aunque Woodrow dudo antes de decir en tono de disculpa, “Lo siento, pero después de dividir el dinero, creo que deberemos separarnos y tomar cada quien nuestro camino.”

Mi corazón dio un salto ante eso. Miré al resto – y aunque ellos también parecían dudosos, nadie habló para refutarlo… yo alejé la mirada y dije despreocupado, “Oh, está bien. Mientras obtenga mi porción del dinero.”

“Por supuesto.” Woodrow asintió en promesa.

Yo asentí con la cabeza antes de decirle al resto. “Tomémonos un descanso y luego discutiremos a donde ir mañana”.

“De acuerdo” Woodrow asintió. “Asignemos las guardias de esta noche”

“No es necesario, yo me quedare toda la noche.” Dije con una sonrisa. “Como ya saben, había estado dormido por los últimos diez días. ¡Me sería más difícil dormir que volver a secuestrar al Caballero Hielo!”

Sonrieron ante eso. “Gracias.” Me dijo Woodrow.

Yo asentí en su dirección.

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

“Abandonado una vez más, ¿eh?...”

Estaba sentado en el piso, mirando hacia el cielo de noche con el unicornio dormido a mi izquierda y la gigantesca crisálida humana a mi derecha. El resto del grupo estaba disperso a mi alrededor, bien dormido. Sus respiraciones lentas y profundas haciendo eco en el claro.

Je, si me han abandonado, ¿por qué no pensaron en  protegerse contra mí?

Me puse de pie lentamente y caminé hacia ellos. ¡Qué ingenuos! Si hasta pude someter al Caballero Hielo, ¿Qué podría detenerme de hacerles lo mismo?

Después de todo, una persona  en fuga atraería menos la atención que un grupo de personas. Además, si fuese a irme solo con el unicornio, obtendría las cinco mil monedas de oro para mí solo, ¡en vez de solo mil!

Me acerqué a Sybil y me puse en cuclillas, alcé mi mano y…la arropé con su capa.

¡En verdad! ¡Patear las cobijas a esta edad!

Sacudí mi cabeza en exasperación y me di vuelta para regresar a mi posición previa, cuando vi que, para mi sorpresa, un huésped inesperado me esperaba parado ahí.

Es…

“¿Carmesí?” La llame silenciosamente en sorpresa.

Pero, ¡el unicornio sigue dormido aquí! Si Carmesí apareció aquí junto con el unicornio al mismo tiempo, ¿significa eso que ella no es el unicornio? ¿O será que Carmesí sólo aparece cuando el unicornio está dormido? O tal vez Carmesí y el unicornio nunca tuvieron nada que ver en primer lugar…

Mientras trataba de figurar su relación, Carmesí ya se me había acercado y me ofrecía algo cuidadosamente sostenido sobre sus manos. “Se te cayó esto, hermano mayor.”

Un libro.

“¿Se me cayó?” Abrí el libro y automáticamente volteé para ver las páginas… otra acción innecesaria ya que no puedo verlas. No es como que mis ojos puedan ayudarme a ‘ver’ lo que está escrito en el papel.

Me puse a sentir los elementos del libro – elementos de madera con finos trazos de elementos de piedra dispersos entre ellos, formando ‘palabras’. Pero trazos tan minuciosos de elementos de piedra hacían que fuera difícil para mí verlo claramente y me tomó algo de tiempo ver lo que estaba escrito allí.

‘Libro Comprensivo de las Artes de la Nigromancía’ era lo que estaba escrito en la portada.

“Y aún hay más,” continuo Carmesí con una risita inocente. “Pero no está aquí. Ve en dirección noreste y lo encontraras”.

“¿Qué es?”

Carmesí giró su cabeza hacia un lado, “Siente tu pecho.”

Hice lo que me dijo, y sentí mi pecho, cuando repentinamente tuve una extraña sensación… ¿Siempre estuvo tan vacío aquí? Era como si algo me faltara.

Lleno de dudas, la volví a mirar, “Carmesí, tu tenías mi libro y también sabes donde están mis cosas… ¿Tu sabes quién soy…? ¿Carmesí?”

Parpadee pero ya no podía sentir a Carmesí a mi alrededor. Se había desaparecido de nuevo. ¿Qué está pasando?

“¿Estas despierto?” Pregunté de repente, pero ya no le preguntaba a Carmesí, si no al Caballero Hielo, quien estaba no muy lejos de mí, sus ojos bien abiertos me miraban.

Si no fuera porque las cadenas oscuras lo amordazan, probablemente ya me habría maldecido hasta los confines más recónditos del infierno. Pensé. Incluso sin mis memorias, podía darme cuenta de que a nadie le gusta estar amarrado como pavo.

Caminé un poco y me senté, palmeando descaradamente su cabeza mientras decía. “No te preocupes. Cuando estemos lo suficientemente lejos de tus caballeros santos, como para que no puedan alcanzarnos, te dejare ir. Así que no te molestes en resistirte.”

Pausé antes de continuar en una voz fría, “Te ahorraras una golpiza.”

El Caballero Hielo tan solo parpadeó en respuesta y en verdad no se resistió. Tan solo se quedó allí mirándome silenciosamente.

Durante toda la noche, me la pasé hojeando el libro de las Artes de la Nigromancia, probando algunos de los hechizos en el conejillo de indias que tenia a la mano – el Caballero Hielo.

“… …”

Y durante todo ello, el Caballero Hielo seguía intentando reunir elementos de hielo sobre él, pero seguía sin ser rival para mis habilidades de dispersión.

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Y así, el día siguiente, seguimos con nuestro Gran Escape. Pero el primer problema que se presentó en nuestro camino fue - ¿Cómo rayos transporta uno una crisálida humana?

Sybil fue la primera en sugerir ayudar, “¡Yuna puede ayudar a aumentar mi fuerza para que yo pueda cargarlo!”

Mmmm… el Caballero Hielo debe ser bastante guapo como para que Sybil quiera sacrificarse por el.

“¿Y cómo por cuanto tiempo crees que puedas cargarlo?” Refunfuñé. “¿Un día? ¿Tres días? ¿O quizá cinco días? ¿O tal vez podremos pensar en términos de meses?”

“Ummm…” Sybil dudó ante eso. “Tres… ¡no, cinco! ¡Cinco días!”

Ah… así que el Caballero Hielo es lo bastante guapo como para que alguien se ofrezca a cargarlo por al menos cinco días.

De repente me sentí curioso. “Sybil, si fuese yo, ¿cuántos días me cargarías?”

Sybil inspecciono cuidadosamente mi cara antes de responder cuidadosamente, “Si me basó solo en tu apariencia, te cargaría una semana entera, pero conociéndote, yo diría que…”

“¿No me digas que solo un día…?” Pregunté preocupado

“No.” Refutó sin piedad. “Yo me alejaría de ti lo más rápido y lejos posible.”

“… …”

Bueno, al menos soy lo bastante guapo como para que me carguen siete días. Traté de consolarme. Luego me di vuelta para ver al unicornio, antes de mirar al Caballero Hielo con entendimiento en mi rostro. “¡Oye! ¿Tú eres virgen?” Le grité.

Todos quedaron pasmados ante mi pregunta.

El Caballero Hielo simplemente me miró con desdén, negándose a responderme. Ah, con que tratándome así… ¡ah es cierto! Aun estas amordazado por las cadenas. Perdón, mi culpa.

Rápidamente liberé las cadenas que lo amordazaban y repetí mi pregunta. “Bien, ya puedes hablar, así que dime, ¿aun eres virgen?”

Él siguió mirándome con ferocidad, sin decir una sola palabra.

“Aunque lo sea, no lo va admitir, ¿verdad?” Igor trato de suavizar la situación. “Admitir algo tan vergonzoso… ¡Ups! ¡No quise decir que el que tú seas virgen sea vergonzoso Creus!” Explicó rápidamente.

Le lancé una mirada feroz antes de desenvainar el carámbano que colgaba de mi cintura y sostenerla junto al cuello del Caballero Hielo. “¿Eres o no virgen? ¡Respóndeme!”

Incluso bajo amenaza de muerte el Caballero Hielo se mantuvo en silencio. Genial, ¿ahora qué? ¿En verdad debería cortar su cabeza?

¿Debería torturarlo hasta que me lo diga? Pensaba en mis opciones, cuando de repente tuve una idea y sonreí.

Volví a enfundar el carámbano antes de levantar al Caballero Hielo y lanzarlo sobre el unicornio… el unicornio ni siquiera intentó evadirlo.

 El sonido de respiraciones sorprendidas hacía eco por todo el claro.

“…. ¡Diablos!” silbo Archie.

“¿Desde cuándo hay tantos hombres vírgenes mayores de 20?” Murmuró Igor.

“¡No soy virgen!” Rugí en protesta.

Archie se encogió un poco mientras que Igor trataba de calmarme. “Claro, claro. Si tú dices que no, entonces no.”

Una vez resuelto el problema de logística, nos marchamos sin perder un solo minuto y comenzamos nuestro Gran Escape. También conocido por mí como el Gran Viaje Aburrido.

Como tenía que ajustarme al paso del resto, el unicornio solo podía trotar lentamente. Y como estaba aburrido de muerte, y no tenía nada que hacer, me puse a platicar con la crisálida humana. “¿En verdad te llamas Hielo?”

El Caballero Hielo negó con su cabeza.

“¿A no? ¿Entonces cómo te llamas?” Pregunté curioso.

Me miró por unos momentos antes de contestar. “Ecilan Hielo”

“Que nombre tan difícil.” Me queje frunciendo el ceño. ¿Ecilan? ¿Quién demonios llamaría a alguien Ecilan?

“Jamás me atrevería a siquiera soñar con que tu pronunciarías bien mi nombre.” Respondió con simpleza.

Parpadeé ante eso. “¿Qué quieres decir?”

Silenciosa y furtivamente miró de reojo al resto de los miembros del grupo, antes de volver a centrar su atención en mí y negar con la cabeza. “Nada.”

“Bien, pues entonces dime Ecilan, ¿acaso hay algún otro de los Doce Caballeros Santos corriendo por aquí?”

Puede que haya hecho la pregunta, pero la verdad no esperaba que respondiera honestamente. Pero no importaba si lo hacía o no, ya que yo tenía formas de saber si estaba mintiendo, y pues ¡así obtener mi respuesta!

“Si, el Caballero Fuego no está muy lejos de aquí.” Asintió con la cabeza.

Estaba realmente sorprendido ya que el pulso de Ecilan no se había alterado - ¡no mentía! ¡En verdad me dijo que uno de los Doce Caballeros Santos andaba por aquí, y hasta me dijo cual!

“¿Vendrá tras nosotros?” Pregunté preocupado.

Ecilan asintió y respondió sin alguna pizca de duda. “Si.”

Genial, ahora tenemos un problema más. Fruncí el ceño y le pregunté, “¿Qué pasaría si te uso como rehén?”

Ecilan guiño el ceño ligeramente ante eso mientras lo pensaba. “Se irá.” Finalmente respondió, “Pero no se dará por vencido. El jamás se dará por vencido.”

Sonreí burlonamente. “¡Que ingenuo! ¿De verdad crees que tus compañeros jamás te abandonaran?”

El asintió. “Los Doce Caballeros Santos jamás abandonan a uno de los Doce Caballeros Santos.”

“¿En serio?” Dije en un tono frío y silencioso. “Si la oportunidad se presenta, habrá que poner esta fe tuya a prueba, ¿verdad? Veamos si no te abandona estando en una situación de vida o muerte.”

“No lo hará.” Ecilan mantenía fija su mirada mientras decía muy seguro, “Ninguno de los Doce Caballeros Santos abandonará a alguno de sus hermanos Caballeros Santos.”

Resoplé ante eso. ¡Quien habría pensado que una persona tan fría resultara ser un gran idiota ingenuo!

Para entonces, ya habíamos alcanzado la encrucijada. Todos se detuvieron y voltearon a ver a Woodrow.

Woodrow miró los señalamientos del camino, diciendo “El camino de la derecha lleva a Orquídea Lunar al noreste. Mientras que el camino de la izquierda va hacia las fronteras de Eco Olvidado. Puede que tengamos dos caminos frente a nosotros, pero no creo que en realidad tengamos alguna opción.”

Miró a Ecilan antes de suspirar y decir, “Con un Caballero Hielo secuestrado como carga, sería suicidio siquiera dar un paso en Eco Olvidado. Sería una sola parada, directa a la cárcel para nosotros.”

“¡Obvio!” Yuna me fulminó con la mirada y dijo fríamente, “Eco Olvidado es cede de la Iglesia de la Luz; cualquier reconocería a uno de los Doce Caballeros Santos –”

“Sobre todo al líder de los Doce Caballeros Santos – ¡El Caballero Sol!” Sybil interrumpió súbitamente con una sonrisa encantadora. “Según lo que he oído, el Caballero Sol tiene una dorada y resplandeciente cabellera, unos ojos tan azules como el mismísimo cielo, y una piel tan suave y perfecta como…”

Sybil se detuvo repentinamente y se me quedo viendo. ¿No me digas que me está usando de modelo para su fantasía de Caballero Sol?

Un poco celoso, no pude evitar decir, “¿Qué? ¿El Caballero Sol es una chica? Por como lo cuentas, ¡Estas describiendo a una belleza!”

“¡E-Es un hombre bellísimo!”, Sybil despertó rápidamente de su trance y defendió ruidosamente. “Y el de verdad es una persona elegante y bella, muy diferente a ti. Aunque tengan el mismo cabello, los mismos ojos y la misma piel, ¡Tú no tienes su aura y porte!”

“Un hombre bello y elegante, ¿eh?” Pasé mi mano por la cabeza de Ecilan, despeinándolo a propósito antes de mirarlo y decir con satisfacción, “¿Qué acaso no es el uno de esos elegantes Caballeros Santos? Míralo, enredado como una enorme y gorda crisálida. ¿Cómo es que eso puede ser elegante? Tu Caballero Sol probablemente no es mucho mejor.”

“¡No lo molestes!” Sybil gritó ferozmente, corriendo para peinar otra vez el cabello de Ecilan (y secretamente sentir su piel al mismo tiempo). “Además, el Caballero Hielo no necesita ser elegante, ¡él es del tipo ‘príncipe distante’! ¡Y el Caballero Fuego que mencionamos antes, es del tipo ‘salvaje y fiero’!”

“¿Qué? ¿Acaso la Iglesia de la Luz escoge a sus Doce Caballeros Santos basándose en su apariencia?” Giré mis ojos ante eso. “¿O dime como es que casualmente todos son guapos y bellos?”

“Por supuesto que no.” Yuna negó con su cabeza mientras explicaba con ironía. “Eso solo es fantasía de las chicas, los Doce Caballeros Santos no son necesariamente apuestos.”

“¡P-Pero el Caballero Hielo de verdad está guapo! ¡Así que no todos son fantasía!” Gritó Sybil. Volvió a mirar a Ecilan y preguntó, “¿Verdad?, ¿Verdad que al menos el Caballero Sol es un sexi galán?”

“No sé cuáles sean tus estándares.” Respondió indiferente.

“Al menos debe ser más guapo que Creus, ¿no?” Preguntó ansiosa.

El permaneció en silencio por un tiempo, pero bajo la lluvia de preguntas que le lanzaba Sybil finalmente respondió, “Es más o menos lo mismo.”

Sybil frunció el ceño ante eso, mientras yo sonreía burlonamente. “¡Ves! En vez de fantasear con ese Caballero Sol, deberías de verme a mí.”

“Bueno, ¡al menos él es más elegante y tiene mayor porte que tú!” Replicó.

Justo entonces, Woodrow nos interrumpió y dirigiéndose a Ecilan preguntó. “¿Por qué están los Caballeros Santos en un lugar tan pequeño y alejado como este? Digo, este es ‘territorio’ de la Iglesia del Caos.”

“Buscamos a alguien.” Respondió.

“¿A quién?” Preguntó Walker.

Ecilan simplemente le lanzó una mirada fría a Woodrow, y no respondió.

Woodrow no se atrevería a forzar una respuesta de él, así que siguió su camino cuando vio que no respondería.

En lo que resta del viaje, continuamos abriéndonos paso en nuestro Gran Escape, pero esta vez, no fue tan silenciosamente. Esta vez Sybil parecía estar siempre en desacuerdo conmigo y no dejaba de pelear. Archie seguía viniendo a mí para robar una caricia o dos… ¡¿Qué?! ¡¡Claro que de mi no!! ¡Hablaba del carámbano que cuelga de mi cintura!

E Igor, por otra parte, seguía insistiendo en que le mostrara los hechizos que sé.

Pensaba en ello mientras me bajaba del unicornio y ponía mi mano sobre el piso. Percibiendo el piso y expandiendo mis sentidos aún más…

Hmm…no parece haber restos humanos por aquí… ¡ah! ¡Aquí hay algo!

Estaba escarbando mientras trozos de piezas blancas comenzaron a salir de entre la tierra.

“¿Huesos?” Sybil dijo al mirar la pila de huesos.

Comencé a manipular cuidadosamente los elementos y a introducir elementos oscuros en los huesos mientras los alineaba. Espero haberlo hecho correctamente… pero que lastima que no hubieran esqueletos humanos ahí abajo, porque acá arriba hay suficientes ‘ejemplares’ de esqueletos humanos en los cuales basarme.

Después de acomodarlos a mi gusto, agregue elementos oscuros entre las articulaciones de los huesos, conectándolos unos con otros y remplazando así, sus ya disipados ligamentos; y luego para hacerlo un poco más encantador, cree piel, sangre e incluso un par de orejas largas a partir de elementos oscuros…. Siendo el producto final: un tierno conejo negro que saltaba por todos lados.

“Ne-Necromancia…” Yuna grito levemente. “Por alguna razón, esto ya ni siquiera me hace gritar. Creus cada vez pareces menos y menos un sacerdote de la luz.”

Mientras todos miraban atentamente al conejo con enormes ojos llenos de incredulidad, Sybil se acercó rápidamente – sorprendentemente estando para nada asustada – y levanto al conejo entre sus brazos. “¡Que tierno! ¡Creus no dejes que desaparezca!”

Me encogí de hombros “Esta bien.”

El resto del grupo se calmo cuando vieron cuan inofensivo era el conejo aun estando entre los brazos de Sybil; Igor incluso se emocionó sobre ello. “Creus, si puedes hacer un conejo, ¿también puedes hacer un caballo? Iríamos más rápido en caballos.”

“Claro, digo, si puedes encontrarme huesos de caballo.”

“¿De dónde demonios voy a sacar huesos de caballo…?” Rascó su nuca avergonzado.

Me encogí de hombros. Sin los huesos no podía hacer nada. Cerca del noventa por ciento de los hechizos en la necromancia requerían huesos para funcionar.

“¿Entonces también podrías hacerme una espada de huesos?” Igor pregunto otra vez. “En las leyendas de cazadores de dragones, los héroes siempre hacen espadas de los huesos de los dragones que cazan.”

“Si me puedes darme un diseño de la espada, puedo hacerte una.”

Archie interrumpió sarcásticamente, “¿Qué, este enorme y viejo bruto? Seguro que puede escribir, si seguro, pero eso es todo. No puedes esperar que haga un diseño tan lujoso como ese….”

“Ya dejen de jugar. Debemos seguir adelante,” Woodrow nos llamó, recordándonos a todos que aun seguíamos escapando. Me subí otra vez en el unicornio y continuamos avanzando.

“No debiste usar necromancia frente a ellos.”

“¿Qué?” Miré hacia abajo donde Ecilan, quien yacía atravesado sobre el lomo del unicornio frente a mí. Había sido él quien habló ahorita, aunque en una voz muy baja.

“¿Qué dijiste?” Le pregunté.

Pero Ecilan tan solo me miró y se quedó callado.

Al ver esto, yo también fingí que no había oído nada y saqué el libro de necromancia para seguir estudiándolo, usando a la persona más cercana a mí para experimentar. Quien casualmente resultó ser el atado Ecilan.

“……”

¡Que! ¡No pueden culparme por usarlo de conejillo de indias! ¡Es él quien es un sujeto de experimentación demasiado perfecto y además súper conveniente!

Sin importar lo mucho o como experimente en él, él seguirá manteniendo su expresión fría y no dirá ni pio sobre el asunto. Aparte de su mirada fría, no hacia otra protesta y se callaba todo. ¡El mejor de los mejores conejillos de indias!

Mis experimentos continuaron hasta que Sybil se dio cuenta de lo que le estaba haciendo a su precioso Caballero Hielo y junto con una similarmente enojada Yuna (pero por razones más nobles), cada una tomo una de mis orejas y la pellizcaron, advirtiéndome de no molestarlo otra vez. Bajo el riesgo de perder las orejas, muy a regañadientes accedí y paré mis experimentos, y comencé a practicar hechizos que no requirieran sujetos de experimentación.

Hechizo Localizador de Huesos – busca huesos disponibles bajo tierra.

Prisión de Huesos – un hechizo defensivo que crea una pared de huesos para defender de ataques a quien lo conjure.

Lanzas Huesosas – convoca lanzas hechas de hueso desde la tierra para empalar a los enemigos.

Mientras hojeaba el libro, me di cuenta que todos se trataban más o menos de lo mismo, utilizar elementos oscuros para controlar y manipular huesos.

Así que le di vuelta para ver el final del libro en busca de algo que no tuviera que ver con huesos. Y fue así, los hechizos más interesantes estaban al final, como El Esparcimiento de Muerte – un ataque ofensivo de largo alcance, del cual es difícil defenderse y que tenía un rango muy amplio, haciéndolo difícil de escapar. Sin embargo también tenía sus puntos malos – mataba a la victima muy lentamente, demasiado. Hasta estaba anotado que han habido casos en los que la victima aun no muere y el hechicero ya se quedó sin poder y ya no puede continuar con el hechizo como para terminarlo.

Pero el hechizo es lo bastante fuerte como para despojar al oponente de su fuerza, y es extremadamente efectivo al enfrentarse contra grandes números. O al menos, eso es lo que dice el libro.

¡Jojojo! ¡Sera bueno aprenderme este entonces! Después de todo, tengo a un Caballero Hielo secuestrado y seguro habrá hordas de caballeros santos viniendo tras de mi tarde o temprano.

“No lo leas, no deberías estar aprendiendo esas cosas.” Ecilan habló repentinamente.

“¿Oh?” Alcé una ceja hacia él. “¿Entonces qué cosas debería estar aprendiendo?”

Pero Ecilan, otra vez, se quedó callado. ¡De veras, que pasa con este tipo!

Pero viendo que ya ‘no se estaba quejando’, continué con mi lectura.

Hmmm… como convocar a un Caballero de la Muerte…



Traducido al Ingles: Lealynn

Traducido al español: Storyteller

Revisado: BlackLily

18 comentarios:

  1. woooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo


    al fin despues de un año wiiiiiiiiiiiiii

    aaaaaaaaaaaa q felizzzz cumlir años valio la pena seeeeee XD 23 de febreso por si quieren saber asepto regalos todavia XD


    seeeee aaaaaaaa le leyyer XD jajaja adios

    ResponderEliminar
  2. tsk tsk, recien es medio año, esperemos que el siguiente no tarde tanto ^_^

    Yo tambien quiero regalos~ Alguien es de Perú y conoce a super junior?? Quiero una entrada T_T

    ResponderEliminar
  3. Reikkko esta feliz de poder leer el siguiente capitulo.
    Reikkko cree que Creus se esta volviendo un ser completamente malvado.
    Reikkko cree que luego de que recupere la memoria Creus deberá "silenciar" a sus compañeros de viaje y tal vez no lo permitan regresar a la iglesia.
    Reikkko cree que a Creus lo matara su maestro.
    XD

    ResponderEliminar
  4. Felicitaciones por el aniversario del grupo

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones por el aniversario :D Ahora vengo a presentar quejas -3- Como es eso de que me dejaron sin saber de Creus tanto tiempo!!! Estaba pensando que habían abandonado LCS T-T me sentía tan triste!! Ahora voy a agradecer :D Muuuuuuuuuuuchas gracias!! *--* -_< Carmesí.... Ummmm es quien creo que es??? Una vieja bruja amante del rosa y las niñas (Esa una pedofila D: ) Y ahora me despedire (no se por que digo todo por pasos e-e) bye bye muchas gracias por todo :D Hielo es tan gran persona T-T Se dejo capturar!!! Y tu Creus .__. Te encuentras con un libro de nigromancia y lo lees?!?! Que tu mama, no aun peor! Neo!! No te dijo que no hicieras cosas asi?? -.-" Si te lo encuentras te matara u-u

    ResponderEliminar
  6. gaaaaa q malo es sol co hielo jajja estuvo bueno ..mmm creo q creus esta aprendiendo lo que no queria al principio...NICROMANCIA..que es eso de
    "Pero viendo que ya ‘no se estaba quejando’, continué con mi lectura.
    Hmmm… como convocar a un Caballero de la Muerte…" dios cada vez se esta poniendo mas bueno...mmmm si mucas grax x el cap :)

    ResponderEliminar
  7. Waaa!! Feliz aniversario y q cumplan más!!!
    Estoy tan feliz d poder leer d nuevo LCS!!
    Creo q creus deberá pedir un montón d disculpas a hielo cuando recupere la memoria x hacerlo de conejillo de indias.
    T-T pobre de hielo......
    gracias x el capi realmente me alegraron el día. XD

    ResponderEliminar
  8. Que bueno que ademas de Hoja el caballera Hielo es el mas amable de todos XD. Si se tratara de Juicio... Tendríamos que despedirnos de Sol XD.

    ResponderEliminar
  9. por que creo q lo q dijo Reikkko es muy cierto??
    Creus terminar conociendo a la Diosa de la Luz gracias a su maestro.... o por el Caballero Juicio

    ResponderEliminar
  10. cuanto tiempo sin leer un nuevo capitulo del Caballero Santo mas queridos d todos!!!
    jamás creí q terminaría el Caballero Hielo derrotado, amordazado, secuestrado, humillado y rebajado a ser un conejillo de india todo por la mano d Creus(su "no amigo")
    pobre Hielo q estará pensando? o por lo menos q le hará cuando se libere, por q tan bueno como Hoja(q se desahoga con una muñeca d paja), no creo q sea
    apuesto q va castigar a Creus eliminando sus raciones de dulces d arándano por un año
    espero q puedas publicar pronto un nuevo capitulo del Caballero Sol
    como q una se siente solitaria sin las ocurrencias d Creus =TwT=

    ResponderEliminar
  11. Nah, Juicio le torturaría de por vida, no le dejaría conocer a la Diosa de la Luz. En cambio su maestro seria mas "piadoso" XD.

    ResponderEliminar
  12. AL FIN!!!! GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS GRACIAS!!!! llevo tanto esperando mas de LCS!! *0*!!!! pofavor, saquen mas!! ;3;
    ahora pasando a cosas mas importantes XD, muchas felicidades por su aniversario!! espero se queden con nosotros otros rato mas! :D

    ResponderEliminar
  13. Waaaaaaa Mil gracias!!!!! estaba esperando el nuevo caps con ansias!!!! Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  14. "...como invocar un caballero de la muerte"
    jajaja esa me mató...ya que lo pienso, Ecilan podría ser mas poderoso que Roland (despues de todo, Creus es el mas odiado de los 12 caballeros santos xD)

    pd: pa mi que carmesí y pink son el mismo personaje (si no, pa que p*tas le daría un libro de nigromancia)

    ResponderEliminar
  15. Estoy segura que Carmesi (Pink) quiere convertir a Creus en un hyper mega poderoso mago de oscuridad (y me imagino que de ahí se convertira en REy Demonio... o sea, seria lo logico con lo leido de las contraportadas que publicaron)... pero quiero saber que le pasara al pobre de hielo!!!
    Por otro lado, felicitaciones por el aniversario!! espero mas y mas actualizaciones!!! mil gracias por Kubera tambien!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  16. GRACIAS POR EL CAPITULO!!! en verdad me alegro el dia, con lo cansada y aburrida mas la tristeza que tenia este capitulo cambio todo eso por solo risas ademas pobre de hielo y sol tan ... ya saben como siempre creo que incluso pero que antes de perder su memoria por lo menos se frenaba un poco pero ahora ni se molesta y que manera de comprobar si hielo es o no virgen, pobresitoooo.
    Por cierto felicidades por el aniversario ¡QUE CUMPLAN MUCHOS AÑOS MAS!!!

    ResponderEliminar
  17. ¿Se puede saber por qué no comenté este super-mega-ultra capítulo?
    Argh!!! Por la Diosa! Creus amnésico no se frena nada. Su verdadera personalidad más que expuesta, incrementa!. Esi si, ahora es capaz der recordar nombres... lo que me hace pensar que Creus no es que sea incapaz de recordarlos, es que no quiere decirlos bien XD
    Hielo, amor, por muy bueno que seas, por mucho que Creus sea tu no-amigo... no te dejes capturar! Ni atar! Ni amordazar! Luego no me hago responsable de pensamienos yaoistas... y lo de "desenvinar el carámbano que cuelga de mi cintura" fue ya... OMG!!
    Jaja. "¿Cuántos vírgenes mayores de 20 hay?" Tendría que pasarse por el Templo Sagrado y empezar a contar.
    Por favor Creus, ¿no sabes que no se pueden leer libros extraños? ¿Y ahora te pones a estudiar necrománcia? ¿Más de la que ya sabes? Como le de por probar convocar un Caballero de la Muerte... ¿Quién le pegrá la paliza más grande a Creus? ¿Juicio o Neo?

    ResponderEliminar