Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

jueves, 15 de diciembre de 2011

Regla Compartida ‘B’: “Respeta La Privacidad De Los Otros DoceCaballeros Santos”

<<Tarea#10    ---    Epilogo>>



Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)

La Leyenda del Caballero Sol - Libro 2: Las Tareas Diarias de un Caballero


Regla Compartida ‘B’ de los Doce Caballeros Santos:

“Respeta la privacidad de los otros Doce Caballeros Santos.”



“Este es el gran salón del Templo Sagrado, aparte de ser decorativo no tiene ningún otro uso verdadero.”

“Creus...”

“Hay dos pasillos que te llevan fuera del gran salón. Uno te lleva a la sección interna del Templo Sagrado, mientras que la otra te lleva al gran salón del Salón de la Luz.”

“Creus...”

“Este es el lugar más importante de todos, tu cuarto, esta solo al lado del cuarto del lado de mi cuarto. La habitación entre las nuestras le pertenece al Capitán Caballero Juicio...”

“Creus...”

“Y el cuarto de conferencias donde los Doce Caballeros Santos tienen sus reuniones está solo a dos corredores hacia abajo girando a la derecha, es la tercera habitación que veas... mmm, esto no es muy claro. Vamos, solo te llevaré ahí.”


“¡Creus!” Grité, poniéndome un poco irritado.

Creus paró de caminar y me corrigió, “¡Deberías estarme llamando Sol! Solo llámame Creus en privado. Pero si realmente insistes en llamarme Creus supongo que está bien también, no debería importar mucho...”

Interrumpí sus desvaríos, “Creo que debería irme ahora.”

“¿Qué? ¿Qué estás diciendo? ¿A dónde vas a ir?”

“A ningún lado, solo me voy del Templo Sagrado.” Dije simplemente, sintiéndome incómodo. Mientras más tiempo permanezca en el Templo Sagrado más grandes son las posibilidades de que sea descubierto como un Caballero de la Muerte. Es un asunto menor si solo fueran a matarme, pero si se descubre que Creus de hecho tiene tratos con un Caballero de la Muerte, entonces sería todo un asunto diferente para él.

Creus solo me miró en sorpresa y dijo, “Pero eres el Capitán Caballero Infierno. ¿Dónde te vas a quedar si no es en el Templo Sagrado?”

Me quede mudo por un tiempo antes de finalmente reganar el control de mi boca. “No soy el verdadero Caballero Infierno, ¿recuerdas?”

Justo entonces un caballero santo vino corriendo hacia nosotros, gritando frenéticamente, “¡Capitán! ¡Los caballeros reales y los guerreros de la Iglesia de la Guerra se han topado en  las calles y ahora están peleando entre sí como perros y gatos! (O más bien como lobos y tigres.)”

El rostro de Creus se oscureció al escuchar estas noticias desagradables, “¿Qué están haciendo los caballeros santos? ¿Qué no han irrumpido la pelea?”

“¡No, pero si formaron una formación fuerte y defensiva y estas escudando a los espectadores del alrededor! Y después de eso...”

“Después de eso... ¿Qué?”

“Se quedaron ahí parados haciéndoles porras a los caballeros reales...”

Al escuchar esto, el rostro de Creus se oscureció furiosamente. Rápidamente se dio la vuelta y dijo, “Solo camina por ahí y explora un poco, estaré de regreso pronto. Solo recuerda dos cosas: primero, no dejes el Templo Sagrado, no te molestes en buscar a Pink, se ha mudado; segundo, no irrumpas en la privacidad de los otros Doce Caballeros Santos, especialmente sus habitaciones.”

“Espera-...” Lo miraba con los ojos abiertos como se iba rápidamente junto con el otro caballero santo, dejándome por mi cuenta en el medio del Templo Sagrado.

¿Pink se ha mudado? ¿Entonces a donde debería ir ahora?

Me quede ahí parado por solo la Diosa sabe cuánto tiempo, y durante ese tiempo, varios caballeros santos caminaban pasando junto a mí, dirigiéndose a mi como el Capitán Caballero Infierno e incluso me saludaban. Realmente no sabía cómo responderles.

No mucho tiempo después de eso, vi a alguien que podía reconocer caminando hacia mí.

“Caballero Juicio...” Lo miré con precaución.  De acuerdo con la descripción de Creus sobre él, entonces ya debe estar al tanto de mi identidad como un Caballero de la Muerte.

Pero, el Caballero Juicio no parecía tener ninguna precaución sobre mí, solo me corrigió. “Es ‘Capitán’ Caballero Juicio.” Puso énfasis. “Caballero Juicio es como nos llama la gente fuera del Templo Sagrado. No se equivoque ‘Capitán’ Caballero Infierno.”

Fui dejado sin habla por la segunda vez ese día. ¿Qué no tiene intenciones de revelar mi identidad en lo absoluto? ¿Va a dejar que un Caballero de la Muerte ande libremente por los pasillos del Templo Sagrado?

El Caballero Juicio me miró y preguntó, “¿Tiene alguna otra pregunta?”

“No sé a dónde ir.” Respondí sin pensar.

Juicio reflexionó sobre la pregunta por un momento antes de responderme, “Podría ir a la biblioteca. Hay muchos libros ahí que puede investigar para saber cómo llevar a cabo sus tareas como el Caballero Infierno. O podría ir a buscar al Capitán Caballero Tormenta. Él está extremadamente ocupado y le vendría bien la ayuda de cualquiera. Justo ahora él está en su habitación trabajando con unos documentos.”

No pude decir nada sobre eso, solo maneje en decir un, “Gracias.”

“Apropósito, Capitán Caballero Infierno, ¿Tiene tiempo hoy más tarde por la noche para tener un duelo conmigo?”

“Sí.” Inmediatamente acepté. La habilidad con la espada del Caballero Juicio era extremadamente buena, y he estado anticipando poder pelear con él una vez más.

“Bien, entonces lo veo esta noche.” El Caballero Juicio asintió y luego continuó en su camino.

No sabía que responder a eso. Pero ahora que ya he prometido encontrarme con él más tarde por la noche, entonces no puedo irme del Templo Sagrado.

Pensando sobre eso, no podía solo pararme en medio del pasillo todo el día, así que ¿Por qué no seguir las sugerencias del Capitán Caballero Juicio y leo algunos libros en la biblioteca? Puedo pasar el tiempo de este modo hasta que llegue la hora del duelo acordado esta noche.

Después de preguntarle por algunas direcciones a un caballero santo, seguí sus instrucciones y me fui de ese pasillo.

Había un buen número de caballeros santos en la biblioteca, pero yo determinadamente ignoré a todos los que me saludaban mientras iba en mi camino a un armario de libros u lo abría, decidiendo buscar algunos libros sobre Caballeros Infierno...

“¿Estás buscando un libro en particular?”

Salte hacia atrás en shock, demandando furiosamente, “¿Quién eres?”

“Soy el Caballero Nube.”

Justo entonces, una cabeza realmente brotó desde el armario de libros. Su rostro tan blanco como una hoja de papel, y por un momento no podía decir si él era un fantasma o no... ¿Y la cabeza de hecho aclamó ser uno de los Doce Caballeros Santos? ¡Imposible!

“Capitán Caballero Nube, ¿me podría dar un libro con poemas sobre los Doce Caballeros Santos? Me gustaría leérselo a los niños.”

Un caballero santo le estaba sonriendo alegremente a la cabeza sin cuerpo.

“Está bien.” La cabeza retrocedió, y después de no mucho tiempo regresó, junto con una mano igualmente de pálida sosteniendo un libro.

“Gracias, Capitán Caballero Nube.”

Después de tomar el libro, el caballero santo me dijo, “Capitán Caballero Infierno, si está buscando un libro puede pedirle al Capitán Caballero Nube que se lo consiga. Es extremadamente familiar con los lugares donde están todos los libros.”

¿Realmente es el Caballero Nube? Me quede atónito.

Esa cabeza... no, el Caballero Nube me miró por un buen tiempo antes de decir susurrando, “Que hombre tan extraño, parado en frente de un armario de libros y no está buscando un libro.” Entonces retracto su cabeza y cerró la puerta del armario de libros con un clic.

Fui dejado sin habla una vez más. Y aquí yo siempre pensaba que Creus era un caballero santo muy extraño, pero nunca pensé que habría otros aún más extraños.

Me di por vencido con la biblioteca y decidí buscar al Caballero Tormenta. Aunque no pensé que podría ayudarlo en lo absoluto...

“¡¡Estoy tan extremadamente agradecido!! Aquí, solo échales un vistazo a estos documentos, encierra en un círculo rojo cualquier problema que encuentres y has un resumen al final de solo tres oraciones de los puntos más importantes de todo el documento. Entonces entrégamelo para que lo revise y podré poner el sello de aprobación en ellos.”

Y con eso el Caballero Tormenta me dio una pila de documentos.

Mientras sostenía la pila de documentos que me había forzado a tomar, le dije nerviosamente, “Pero nunca he trabajado con documentos antes, no sé qué hacer.”

“No te preocupes, así siempre es la primera vez.” El Caballero Tormenta me tranquilizaba. “Los voy a revisar antes de ponerles el sello de aprobación... si tengo tiempo...”

Me la pasé toda la tarde revisando la pila de documentos antes de finalmente entregárselas devuelta al Caballero Tormenta.

“¡Los hiciste maravillosamente!” Me alagó Tormenta mientras agarraba el sello y -sin siquiera mirar a los documentos- ponía el sello de aprobación en todos ellos. “¿Estás libre mañana también? ¿Si lo estás? ¿Qué tal si vienes y me ayudas de nuevo? ¿Está bien? ¿No hay problema? ¡Entonces tenemos una cita, Capitán Caballero Infierno!”

Aunque de hecho no dije nada... pero una promesa es una promesa. Parece que tendré que esperar hasta mañana antes de poder irme.

“Oh, y mientras tanto, ¿puede ayudarme a pasarle esto al Capitán Caballero Hielo? Gracias.” El Caballero Tormenta me dio algo que –no importa como lo mire, lucían como un tenedor y un plato. Lo que me llevó a tocar la puerta del Caballero Hielo.

“Espera.”

Después de recibir el plato, el Caballero Hielo me dijo solo esa única palabra antes de cerrar la puerta de nuevo.

Me quede ahí parado y esperé.

Cuando la puerta se abrió una vez más, él me dio dos bolsitas que -por el aroma- estaban llenadas con dulces y pasteles. Simplemente me dijo, “Este es para ti; ese otro es para Sol.”

“......Gracias.”

Solo le daré ambas bolsas a Creus. Pensé.

“Come una.”

El Caballero Hielo repentinamente me dijo, y entonces comenzó a mirarme fijamente. No tuve más opción que comer un pedazo. Que desperdicio -los Caballeros de la Muerte no necesitan comer.

“¿No está dulce? ¿Dulce? ¿Muy dulce?”

No sabía que decirle. Como un Caballero de la Muerte, mi lengua solo es buena para hablar.

“Mis papilas gustativas no son muy buenas, no puedo realmente saborear ninguna comida.”

El Capitán Caballero Hielo sacó un cuaderno y escribía mientras murmuraba, “Para Infierno, sabores súper fuertes.”

“¿......?”

Después de que terminó de tomar notas, el Capitán Caballero Hielo me miró de nuevo y preguntó, “¿A dónde vas?”

Como yo  mismo no tenía ni idea de a dónde estaba yendo, le dije. “Solo a caminar por ahí.”

Hielo asintió y preguntó, “¿Me ayudas?”

“Está bien.”

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Cargué un montón de bolsitas llenadas de dulces y fui a buscar al resto de los Doce Caballeros Santos, y mi primera parada fue devuelta al armario de libros; buscando al Capitán Caballero Nube.

“Gracias.” Nube hizo brotar su cabeza fuera del armario de libros y tomó la bolsita de dulces, al mismo tiempo que me daba unos cuantos libros. “Estos son para ti.”

Miré hacia abajo para leer los títulos de los libros, Las Biografías Históricas De Notables Caballeros Infierno y Manual De Tareas Y Responsabilidades Del Caballero Infierno.

“Gracias.”

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

El Capitán Caballero Fuego me miró por un largo tiempo, murmurando, “Pero Sol obviamente era Soberano Dragón, ¿Por qué hay otro Soberano Dragón? ¿Simplemente quién es el verdadero? ¿Soberano Dragón o Sol?...”

Al final, tomó la bolsita mientras murmuraba, “Sencillamente no lo entiendo. ¡Oh, lo que sea! ¡Ambos comienzan con ‘So’ así que solo pensare que Sol se ha clonado a si mismo!”

No pude entender ni una sola cosa de lo que dijo, en lo absoluto.

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Cuando el Caballero Tierra respondió la puerta, continuó tratando de bloquear el camino, como si hubiera algo abominable en su habitación y que no podía dejarme ver.

“M-mi cuarto esta desordenado.” Dijo mientras reía tímidamente.

Asentí mi cabeza comprendiendo y le entregué la bolsita.

“¡Tierraaaaa! ¿Ya terminaste?”

Tierra solo me miró y me dio una sonrisa muy sincera. “Ejeje... Infierno, ¡Debiste haber escuchado mal! La voz de una chica no está saliendo de mi cuarto.”

“......” Jamás dije algo.

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

El Capitán Caballero Hoja vino a abrir la puerta con una sonrisa alegre. No estaba intentando bloquear la puerta de su cuarto y pude ver claramente que su cuarto era limpio y ordenado, como le corresponde a un limpio y propio caballero.

“Muchas gracias, Capitán Caballero Infierno.” Me dijo mientras tomaba la bolsita de mis manos.

Fue entonces que noté a la pequeña muñeca de paja que estaba en su mano. ¿Que acaso estas cosas no son hechas usualmente más grandes, de tamaño humano, y son colocados en granjas para espantar a las aves de los cultivos?

Cuando el Capitán Caballero Hoja siguió mi mirada y vio que estaba mirando al muñeco de paja él inmediatamente sonrió y me explicó. “Estas cosas son realmente útiles, ¡sabias! Solo tienes que colocarlo en el muro con una aguja y un martillo golpeas la aguja para clavar al muñeco. ¡Y hace que tu humor mejore mucho!”

Había escuchado sobre eso. Es rumorado que en áreas rurales las brujas maldicen a alguien usando exactamente ese mismo método.

El Capitán Caballero Hoja muy amablemente me dio un consejo, “¡Y si añades el cabello de alguien al muñeco los efectos son incluso mejor! O aún mejor si puedes encontrar sus uñas...”

Yo -muy cuidadosamente- me aseguré de no dejar atrás ningún cabello ni ninguna uña mientras me despedía del Caballero Hoja.

▼♦♦♦♦♦♦♦♦♦▼

Esa noche, cuando vi al Caballero Juicio, antes de que podamos comenzar el duelo, no pude resistir sacudir mi cabeza y suspirar mientras le preguntaba, “¿Son todos los Doce Caballeros Santos tan raros?”

El Caballero Juicio me miró extrañado.

No podía comprender porque me miraría de esa forma.

Finalmente me respondió lentamente, “Bueno si, todos tenemos nuestras peculiaridades e idiosincrasias inusuales, pero todos nosotros somos muy respetuosos con la privacidad de los otros Doce Caballeros Santos. Siempre y cuando estén llevando acabo sus tareas apropiadamente... incluso si fueran un cadáver corriendo libremente por ahí, aun así lo respetaríamos.”

“......”

Ya veo, ¿así que el más raro de los Doce Caballeros Santos soy yo?




Traducido al Ingles: Lealynn

Traducido al español: Blacklily

Revisado por: Awen
<<Tarea#10    ---    Epilogo>>

15 comentarios:

  1. Pobre Roland, la vida se le va ha hacer dificil de ahora en adelante XD

    ResponderEliminar
  2. animo roland, te espera una extraña ('?) vida de ahora en adelante XD

    ResponderEliminar
  3. HAHAHAHAHA no sabia que el caballero hoja hacia es clase de cosas XD conrazon siempre se le ve bien .... (sin ningun trauma)

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja esta buenooo, me sorprendió mucho lo del caballero hoja !! :)

    ResponderEliminar
  5. que capitulo tan divertido jajajajajajajajajaj
    pobre roland su vida va hacer algo dura ya que sol tiene alguien mas que cumpla sus caprichos y también mientras se acostumbra a la rareza de los demás caballeros

    ResponderEliminar
  6. ya ya no podia parar de rei por lo de hoja y de todos

    ResponderEliminar
  7. solo qda felizzzz navidad wiiii


    aaa

    que miedo me canbiaron el icono de la imagen

    ResponderEliminar
  8. wiii, x fin terminé de leer la segunda novela, esperaré impaciente la tercera *-*
    graaaaaacias x la traducción!
    amo esta novela jajaja <3

    ResponderEliminar
  9. hola aqui te dejo el manga pero esta en ingles http://www.mangareader.net/legend-of-the-sun-knight/10/18 a y si ns puedes tirar fechas aproximadas para las siguientes publicaciones de sol y half prince

    ResponderEliminar
  10. Errr no puedo responder a eso... porque la verdad no se cuando tardaremos en tenerlos listos.... u.u ... ¡pero mejor si es sorpresa! no?

    ResponderEliminar
  11. oh gracias!! felices fiestas para ti tambien ^_^ (aunque tarde....)

    PD: tal vez te cambiaron el icono porque usaste otro mail (?)

    ResponderEliminar
  12. ¡que divertido!!!!! >o< y sorpresa con lo de hoja, los buenos son los más extraños

    ResponderEliminar
  13. ADORO ESTA NOVELA....................!!!!!!!

    ResponderEliminar
  14. maldito juicio...el pobre roland no tiene la kulpa (aunke se fajo kon eso ke dijo)

    ....pobre fuego jajajaja un klon de sol :p

    ResponderEliminar
  15. me dio mucha gracia nube que susto el echo de abrir un armario y que salga de adentro yo hubiera gritado

    ResponderEliminar