Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

viernes, 24 de noviembre de 2017

Re:Monster - 322, 323, 324, 325

Esta chica es soldado de otro país, la presentaremos cuando empiece la Guerra Santa.

Hola. Adiós.

-Xeniaxen


<<  Día 321 |  Lista de capítulos  |  Días 326-330  >>

Novela original en japonés por: 金斬児狐 (Kanekiru Kogitsune) 
-RE:MONSTER-
Volumen 7 - Capítulo 38

Traducido por: TresCatorce, Xeniaxen
Revisado por: Xeniaxen, Rounejo



Día 322


Me levanté antes del amanecer y terminé el entrenamiento diario pronto por la mañana. Después fui al puesto de trabajo de Herrera-san. Lo hice porque me llamó a través de los pendientes durante el entrenamiento, para que fuera una vez hubiera terminado.

Oí la voz de Herrera-san. Estaba gritando al jefe de los enanos herreros que mezclaban metales cada día en el Taller. Los escuché irritados y vociferando como si estuvieran hablando con aprendices.

De manera similar y a juzgar por el contenido de los trabajos, los leprechauns que también trabajan en el Taller no contaban con demasiada voz. Sin embargo, en lo que respecta a los negocios no hay inferioridad, pues me encargo yo mismo de reparar la cantidad de armaduras de cuero y atuendos de batalla que llevan. Se habían estado esforzando en su trabajo hasta acabar sudando, en el día a día del Taller, realizando tareas como hacer o reparar armas de los miembros, cuyos números habían aumentado.

De entre los artesanos que iban de un lado a otro, ocupados, llamé a Herrera-san, que estaba adentrada en el Taller. Ella me saludó efusivamente y con una gran sonrisa en su rostro. Después del ligero contacto físico, me dispuse a escuchar las circunstancias por las que me había llamado.

Parecía tener la intención de mejorar la alabarda de una manera u otra. Sinceramente, mi alabarda es un arma sin apenas puntos débiles que Herrera-san ya había mejorado y remodelado en varias ocasiones. También estoy familiarizado con su manejo, y hay una gran variedad de técnicas que juegan una parte importante en diversas situaciones. A pesar de ser inferior a verdaderos [Tesoros Sagrados] de clase [Fantasmal] o [Legendarios], es sin duda una joya.

De todas maneras, ya habíamos comentado que seguir con las mejoras sería cada vez más complicado. Antes carecíamos de aptitudes para hacerlo, pero Herrera-san y el jefe de los enanos herreros subieron su nivel de habilidad, y recientemente yo había hecho algunos progresos. Aun así, el mayor motivo por el cual no la habíamos mejorado antes era que no disponíamos de los "materiales necesarios". En ese momento me pregunté cuáles podían ser los materiales necesarios, pero era algo que ni siquiera Herrera-san sabía.

Como sea, me había quedado sin ideas. Esa es la verdadera esencia de la ignorancia, ¿no? Me pregunto si algo así puede existir. Es algo que no puedo llegar a comprender, ya que la historia se vuelve más extraña cuanto más pienso en ella.

Aun así, no me convence del todo que el resultado que deriva de habilidades de raza como [Oración Mineral] y [Herrero Artesano], las cuales son habilidades de raza del jefe de los enanos herreros, sea de la misma familia de habilidades que [Voz de Armas] y [Susurro del Espíritu Herrero], las cuales son habilidades de los oficios [Herrero] y [Espíritu de Herrero], que tiene Herrera-san.

Normalmente la respuesta estaba en desarrollar aleaciones mágicas, pero no siempre. Estaba empezando a alcanzar un resultado por encima de cierto nivel, aunque hubo un momento en el que casi me di por vencido. Mentiría si dijera que no me sorprendió cuando me enteré de que lo habían encontrado.

No tengo ni idea de qué demonios es. Pude oír de Alquimista-san, quien fue una de las que colaboraron en el desarrollo que “esta era la solución”. Empujaba un carro con un lingote de aleación mágica que tenía un extraño matiz, mezcla de negro, dorado, plateado y verde, y que había estado preparando en otra habitación.

La aleación mágica era ligeramente suave y estaba tibia cuando la apreté en mi mano. Se deformaba si aplicabas presión con un solo dedo. Quizás era lo más parecido a un limo metálico o al metal biológico.

Mientras estaba perdido en mis pensamientos, sin querer eché un vistazo a un lado. Herrera-san y Alquimista-san tenían sus miradas clavadas en mí, pero apartaron la mirada rápidamente.

Evité sus miradas mientras empezaba a tener sudor frío. Era un poco obvio que mis acciones eran sospechosas.

En lo que respecta al material, lo mejor sería que no presionara demasiado ni hiciera demasiadas preguntas. Parece ser que si lo hacía, podrían estallar. Podría estar mirando hacia un demencial abismo si pregunto mucho.

Dejando de lado los ingredientes, pregunté a Alquimista-san qué tipo de metal era. Tuvo la osadía de afirmar confiadamente que era de las mejores obras en lo referente a la aleación mágica, que había sido el resultado de ensayo y error repetidos cientos de veces con éxitos y fracasos hasta ahora.

Quería llevar a cabo la mejora de la alabarda de una vez, ya que se habían dado las condiciones para terminar el asunto que faltaba, según la conversación que había tenido con ellas.

Tal material como ese parecía no tener ningún defecto. Estaba claro que mi alabarda favorita iba a ser mejorada. Tenía una ligera sensación de inquietud acerca del aspecto de los materiales, pero a la vez me llenaban de una confianza que no decaía.

El caso es que saqué la alabarda del inventario y de paso tomé la [Piedra Espiritual del Águila de Jade de Cuatro Alas] para entregárselas a Herrera-san.

A Alquimista-san le di muchos tipos de medicinas exóticas procedentes de las mazmorras, en grandes cantidades, aunque no sabía si les podría dar un uso o no. Pero habiendo recibido sus respectivos bienes, las dos se sumergieron inmediatamente en su trabajo.

Había una extraña atmósfera en el aire, no creo que fuera muy agradable. En realidad no estaba ahí, pero lo más inteligente era hacer como si no la hubiera notado. Entonces me marché del Taller mientras veían cómo me iba. 

Aún quedan tareas importantes pendientes para la Guerra Santa. Estoy ansioso por ver qué pasará con la alabarda.


Día 323


Hoy empezamos con algo de aprendizaje, concretamente con el manejo del mangual de hierro de Oniwaka durante su entrenamiento matutino. (NT: Una cadena con una bola de hierro al final.) Auro y Argento revoloteaban de un lado a otro, en esta ocasión acompañados de Opushii. Me sentía muy feliz, era reconfortante ver cómo crecían mis hijos cada día.

Llegado el mediodía, fui a ayudar a las Hermanas pero ya lo tenían todo listo, no como con Herrera-san ayer por la tarde. Dejado de lado el desarrollo del nuevo material, ella estuvo retocando varios artículos para aumentar su calidad y haciéndose cargo del Taller. Alquimista-san estaba en una situación similar.

Tras el entrenamiento al atardecer con Hidalga-san y Pelirroja, obtuve un masaje de Doriane por la noche. Su técnica para dar masajes era mucho mejor que antes y pude alcanzar el paraíso durante unos momentos. Puede hacer que Padre Elfo, quien se relaja en las aguas termales, deje ir un “doh” mientras recibe uno de los masajes de Doriane, y así con todos los masajes que da al salir de los baños.

Me sentí tan bien que quiero entrar a las aguas termales otra vez. Además, se podría decir que tomarse un día de paz y relajación es bueno para prepararse y dar fuerza al espíritu. Un día así es necesario para recargar las pilas.


Día 324


Hoy es un día parecido al de ayer, no hay nada especial de lo que hablar. Entrené por mi cuenta y solo hice un poco de aquello y un poco de lo otro. A continuación voy a resumir la situación de cada país, remontándome un poco antes al día de hoy:

Primero, el Reino de Sternbild. El reino tiene un contrato entre Principesa y yo, ambos conocemos perfectamente las consecuencias de la Guerra Santa. La partida del Héroe de la Roca se ha debido a la relación que tiene este con cada país, pero el resto de los otros héroes no van a irse ya que son necesarios para la protección del país. Por otro lado, Principesa me dijo que enviaría refuerzos con las siguientes palabras: "Es mejor que perder a un Héroe, a pesar de que posiblemente mueran muchos de ellos, lo que menos debe preocuparnos es eso."

Por otro lado, el Imperio Kirika. El Imperio Kirika tiene 12 Héroes. De ellos, solo 3 de los Ocho Grandes Caballeros no se encuentran en una misión, y otros 4 Héroes están haciéndose con Salmos cerca de la ciudad para asegurar su victoria, estos son los del grupo de [Usurpador]. Parece que enviarán a estos 7 Héroes a por mí.

Así que 4 simples Héroes y 3 de los Ocho Grandes Caballeros. Esto es más de la mitad de su poder ofensivo, solo debido a la presencia de un Enemigo Mundial como yo. Si lo pienso, así es como están las cosas. Pero hay algo más a tener en cuenta aquí:

Recordarán que el Imperio Kirika y el Reino Sternbild atacaron el Gran Bosque una vez, ¿verdad? Por tal de obtener la poderosa medicina para tratar la enfermedad incurable que estaba haciendo mella en la hermana mayor de Principesa, quien se casó en el Imperio Kirika viniendo del Reino Sternbild. Sucedieron esa y más cosas durante la batalla.

En todo caso, pude terminarla mientras todo su ejército se retiraba, entregando la medicina al marido de la hermana mayor de Principesa, quien además es el próximo emperador del Imperio Kirika. Me infiltré por la retaguardia sin ser detectado por los guardianes. A pesar de todo, no maté a nadie, pero podría usar esta situación como amenaza si no dan marcha atrás.

El problema estaba en quién tomaría la responsabilidad de lo ocurrido tras la retirada. Ahí entraría en juego la política. Dejaría en mal lugar a la nobleza por su avaricia, exigiendo castigar la negligencia que habían cometido las autoridades militares al subestimar la fuerza enemiga.

La hermana mayor de Principesa con la enfermedad intratable se curó gracias a la medicina hecha de mi sangre. Debo mencionar que el próximo emperador mantuvo la medicina en su boca y se la dio a la hermana mayor boca a boca. Esto fue porque le mentí diciendo:

“El poder curativo aumentará si la medicina se sostiene en la boca antes de darla. Es un tipo de medicina mágica cuyo efecto incrementa si es ofrecida por alguien que ama al paciente.”

Así pude infectar el cuerpo del próximo emperador usando un [Parásito] unido a mí. No se dio cuenta, e incluso si se le pasara por la cabeza pensarlo, no pasaría nada.

En pocas palabras, gracias a que lo preparase todo así, ahora podré aprovecharlo de muchas maneras.

En cuanto al Imperio Demoníaco de Atarakua, contará con el mismo [Emperador Demonio] Hilton, 3 de los Seis Caciques Generales y unos 2 000 soldados de élite.

Entre estos 3 de los Seis Caciques Generales estará el [Cacique Severo Blanco], quien ocupa el primer puesto entre los Seis por ser el hijo del [Emperador Demonio] Hilton, y que probablemente será el siguiente [Emperador Demonio]. Y luego el [Cacique Severo Índigo], que se ocupará de la retaguardia, y el [Cacique Severo Malva], que supervisará los flancos.

El [Emperador Demonio] no ha querido mandar a todos los Seis Caciques Generales para estar preparado por si algo inesperado sucede en su país durante la guerra. Parece ser un hombre mayor que confía en que su hijo sea el siguiente en tomar el mando. Y este parece estar contento y entusiasmado por arriesgar su vida y morir en la [Guerra Santa].

Es muy simple. Para él es un honor desafiar a un enemigo poderoso. Lo ve desde la perspectiva de un midian, que es fundamentalmente una tribu de combate. 

El Reino de las Bestias de Estgrand también se asemeja bastante al Imperio Demoníaco de Atarakua. No solo el mismo [Rey de las Bestias] Lionel participará en la guerra, sino que probablemente también cuenten con 6 de las Diez Generales Fieras. (NT: Antes habíamos traducido a este grupo como Diez Generales Caninos, porque su nombre real contiene el concepto de Colmillo=Canino, pero hemos decidido que Fieras se adapta más a lo que son.)

Entre ellas, ocupando el primer puesto entre las Diez Generales Fieras, la querida hija del Rey Lionel, la [Tigresa de la Tierra] Earthy, destinada a ser la siguiente [Reina de las Bestias]. Parece que se mantendrá al margen, dando órdenes al ejército.

Ya me crucé una vez con Lionel, el [Rey de las Bestias], en la mazmorra de clase divina [Estepas Planas Esmeralda] (NT: Las habíamos traducido antes como [Grandes Estepas Amaratia].), y parece que se ha estado entrenando desde entonces, ya que estaba un poco en baja forma. Se ve que bebió la sangre del jefe de esa mazmorra, y ahora está en condiciones perfectas.

A pesar de estar en cabeza de su Reino, no creo que atente demasiado duro contra mí. Aunque ganas no le faltan.

Por cierto, a diferencia del Imperio Demoníaco de Atarakua, los miembros del cual parecen estar ocupados encargándose de necesidades personales, no parece haber ningún motivo para que el resto de Fieras Generales del Reino no acompañen a sus fuerzas de élite en la Guerra Santa. Los están guardando como refuerzo.

Al fin y al cabo, el [Emperador Demonio] tan solo es tan fuerte como un [Héroe], y el [Rey de las Bestias] es del nivel de un [Héroe Legendario]. Ambos se han organizado de la forma más conveniente para compensar las diferencias en habilidad.

Finalmente, el Reino Santo de Lumen es el que contará con el mayor número. Tendrán el apoyo de hasta 24 activos del nivel [Héroe]. Entre ellos, la [Heroína de la Guerra], el [Héroe del Toro], la [Heroína del Metal] u otro tipo de proezas como son la [Santa de los Confines] o la [Santa de la Discordia]. Creo que aparte de estas 2 mujeres [Santas] habrá alguien más con poderes divinos, una [Salvadora], todas preparadas para combatir contra el [Enemigo Mundial].

Con un número tan devastador de [Héroes], esperaba que sus tropas fueran a la par. Por lo menos serían decenas de miles. Incluso si la marcha se volvía lenta por ser demasiados en número y seguir las órdenes de unos pocos, la seriedad del Reino Santo de Lumen presumía de un fuerte potencial de guerra que no podía ser subestimado. Todos sus integrantes eran fuertes.

Bueno, los miembros de Parabellum se encargarán de los soldados normales. No será tan difícil con la cantidad de trampas y ventajas que tengo al conocer la zona.

Pero me preocupan los movimientos de las [Santas] y la [Salvadora]. A ellas no las tengo tan controladas como a los [Héroes]. Parece que dominan infinidad de hechizos divinos que no puedo comprender ni siquiera parcialmente.

No solo son capaces de subyugar a monstruos temibles, sino que además pueden extraer un enorme poder de sus crines, su piel o cualquier pieza del monstruo original. Aparte de eso, que me alarma especialmente, sé que todos los monstruos que han conseguido hasta ahora siguen en sus filas y han pasado a la historia de su país como grandes adversarios.

Podrían usar una [Magia] que actúa como catalizador, aunque no dispongo de mucha información acerca de ello y no entiendo cómo funciona. Debería examinar los artículos que manejan para investigarlo mejor.

Y luego está la... la [Salvadora]. Esa sí que me provoca dolores de cabeza. Cuanto más conozco de ella, más peligrosa me parece. Sus ojos expresan una locura frenética que será difícil de combatir. Además de eso, dada su naturaleza superior, sus habilidades son extremadamente problemáticas.

Cuando pienso en ello... Espero que no todos los países tengan una apuesta tan fuerte en sus armadas. Más adelante me gustaría detallar las características de todos ellos para estar mejor preparado.


Día 325


Después del entrenamiento matutino de hoy, vi a Kanami-chan y Pelirroja ir al estanque del Gran Bosque. Junto con ellos estaban Alquimista-san y los niños. Podían verse peces nadando por el agua clara, era un lugar agradable con una brisa suave soplando.

Últimamente había estado demasiado tenso tramando todos los movimientos y contraataques para la Guerra Santa, así que sirvió para tomar un pequeño respiro aparte de ser un deber familiar. Pese a que Alquimista-san estaba ocupada y no pudo venir, me recreé pasando el tiempo con la familia. Estuvo bien.

Puede parecer un poco frío, pero sé que podrían morir en la Guerra Santa. Tanto mis mujeres como mis hijos. Incluso Kanami-chan o yo mismo.

Por supuesto que tengo un montón de maneras de evitar la muerte de mis allegados o la mía propia. Podría irrumpir en las fuerzas militares enemigas mientras estén formando desde la distancia, para propagar una epidemia en el y asesinarlos de forma segura uno por uno. Eso sería un plan maestro si tuviera el tiempo suficiente. Podría hacerlo incluso si todavía fuera un ogro. Pero si cuando voy el enemigo ya está preparado para atacar, podría volverse fácilmente en mi contra y terminar en una derrota unilateral inevitable. Entonces sería inútil. Echaría a perder toda la experiencia acumulada. Y fracasaría como líder de todos mis subordinados.

Aunque hay muchas razones por las que el plan actual podría no ser lo suficientemente bueno como para beneficiar a todos los miembros, no quiero perder la oportunidad de crecer en gran medida en un futuro.

En primer lugar, no podemos atacar a ciegas por el simple deseo de querer luchar. Podríamos sentirnos atraídos simplemente porque es un campo de batalla donde algunos arriesgarán sus vidas, pero nuestro verdadero deseo debe ser demostrar en el combate real el poder que hemos ganado entrenando.

Como en cualquier grupo militar, muchos están esperando la guerra como agua de mayo. No quieren paz. Desean pisar el campo de batalla y luchar en él dejando su sangre y sus vísceras.

Me parece bien porque, entre ellos, hay miembros más bien del montón que no necesitamos. Descartarlos será lo primero que haga si las cosas se vuelven en nuestra contra. Mi parte racional me dice que eso será lo mejor, aunque también creo que es poco probable que suceda. Con nuestro potencial actual estamos perfectamente preparados para sostener una batalla prolongada con cualquier grupo al que nos enfrentemos. Además tenemos la capacidad de generar más aliados.

Una buena capacidad de generación es esencial para marcar la diferencia, y la nuestra lo va a hacer. Tenemos soldados que pueden hacerlo ininterrumpidamente sin esfuerzo mientras dispongan de poder mágico. Se puede decir que uno solo de nosotros puede crear a una colonia entera.

Aunque los que hemos estado ahí desde el principio somos mis familiares de sangre y yo, los que se nos han unido después también son mis [Nakamas]. Han sido mis aprendices y han mejorado sus habilidades con nosotros. Tengo un sentimiento de compañerismo muy grande con ellos. No estoy nada dispuesto a descartarlos. De hecho, creo que será innecesario debido a la capacidad regenerativa que tienen... Eso es lo que me digo a mí mismo, pero puede que sea mejor que no me haga muchas ilusiones.

Así, aunque estoy pidiendo a todos los miembros que participen, quiero que su asistencia en la Guerra Santa sea algo voluntario, no obligatorio. He trabajado el plan de esta manera para que no pierdan el espíritu en la medida de lo posible, prestando atención a detalles como las características geográficas.

Creo que tengo 9 de 10 posibilidades de ganar. Y en las condiciones actuales, los daños que preveo sufrir son los mínimos. Pero la guerra es imprevisible. Es un error pensar en cómo acabará antes de siquiera empezar. Ciertamente hay muchas existencias que son capaces de girar las tornas. La [Salvadora], los [Héroes] o el [Emperador] son los primeros en la lista. Hay una muy pequeña, diminuta posibilidad de que logren labrar su victoria.

Por eso necesitaba un tiempo de relax como el de hoy. Lamentaría tan poco morir en un momento así... Ah... Tan solo quiero recordar esto cuando muera. ¿Podré hacerlo en medio de todo lo que viene?

Deseo mucho que llegue la guerra, pero por ahora merecía recrearme y disfrutar a fondo un buen rato. El resto de compañeros hicieron lo mismo.



<<  Día 321 |  Lista de capítulos  |  Días 326-330  >>


12 comentarios: