Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

lunes, 24 de julio de 2017

The Finite - Capítulo 27: El Dragón Celoso (7)

Con todas mis fuerzas he intentado publicar el 2.ª capítulo de Kubera, pero no hay suerte hoy. Lo siento, probablemente la próxima semana lo publicaré. Disfruten de este hermoso capítulo donde salen muchos nástikas destacabes e importantes. TT__TT Urvasi... te odio currygom TT__TT

Comentarios de los traductores:
“¿Es que estos son gays o me he perdido?” — Xeniaxen, olvidando el hilo de la historia.
“Taksaka sería un buen abogado xD” — Josué, aconsejándole una buena profesión a Tak.

Hasta el próximo Domilunes(?)

-MEG V



Novela original en coreano por: currygom (카레곰)
-The Finite-


Una gran cantidad de nástikas llegaron al nido de Taksaka. Aunque no eran los reyes, ellos eran los mejores 15 nástikas y vinieron en representación de sus respectivas razas.

Llegaron para descubrir si los rumores acerca de Taksaka y Vasuki eran ciertos o no. Una vez que el malentendido se aclaró, en vez de irse, se reunieron y comenzaron a cotillear acerca de los acontecimientos de cada clan.

“¿Desconocen el paradero de Vritra?”

“No fue visto ni en el Reino Humano ni en el sura...”

“¿Fue a una dimensión aún más inferior que la del Reino Humano?”

“Es lo más probable.”

Mientras ellos charlaban, Taksaka tuvo que aguantarlos en silencio. Afortunadamente, ahora que había pasado un tiempo desde los cambios emocionales, Taksaka ya no se enojaba por el nivel de ruido de la conversación. Sus ojos entrecerrados no parecían prestar atención a la conversación y ocasionalmente bostezaba de aburrimiento, antes de regresar a un estado apático.

“¿Y qué pasó con Utpala?  Escuché que era la persona más cercana a ti dentro del clan Dragón...”

Cuando el nástika le preguntó, Taksaka le dirigió una mirada inexpresiva antes de darle una breve respuesta.

“Se fue.”

Los nástikas reunidos al parecer tomaron interés y comenzaron a preguntarse entre ellos.

“¿Se fue? Qué inesperado...”

“En efecto. La única emoción que le quedó fueron los celos, aunque ya que se convirtió en hombre...”

“...”

Taksaka escuchó la conversación con una expresión soñolienta en su rostro, y de pronto notó algo fuera de su nido. Vasuki, quien estaba charlando con otro nástika , siguió su mirada y también miró hacia fuera. Utpala estaba parado ahí, con su rostro pálido enrojeciendo mientras los miraba.


The Finite - Capítulo 27: El Dragón Celoso (7)


“¿Utpala...?”

“¿Ese es Utpala?”

“Sí, esa es su apariencia masculina.”

“¡¡Taksaka!!”

Utpala se abrió paso a través de los nástikas reunidos y caminó directo hacia Taksaka. Él solo estaba ahí sentado en silencio, mirándolo con indiferencia.

“Cada vez que traté de aproximarme a ti me rechazaste, ¿no es así? ¿Por qué estás viviendo con Vasuki y qué pasa con toda esta gente reunida aquí?”

“Vasuki me está monitoreando para evitar que me salga de control. Y en ese entonces te rechacé porque no podía controlar mi ira.”

“¿... entonces, me rechazaste para evitar que saliese lastimado?”

“Correcto.”

Después de eso, la furia en el rostro de Utpala pareció apaciguarse y se sentó frente a Taksaka.

“Entonces, ¿estará bien ahora?”

“Tal vez.”

Tan pronto Taksaka respondió, Utpala se sentó en su regazo.

“¿Entonces puedo estar aquí como antes?”

“...”

Taksaka no respondió. En el momento en que Utpala se sentó en su regazo, hizo una ligera expresión con su rostro pero no se notó ni una sola emoción.

“U... Utpala, eso es un poco...”

“¡Ustedes no molesten!”

Los otros nástikas alrededor de Utpala intentaron decir algo pero Utpala los interrumpió gritándoles. Todos esos nástikas eran más poderosos y ostentaban de un mejor estatus que él pero Utpala creía que Taksaka estaría de su parte como antes.

“Sheesh...”

Aunque todos ellos murmuraban desaprobando la acción de Utpala, ya no se entrometieron y dejaron de hablar. Al parecer solo Vasuki encontró la situación divertida y comenzó a reírse.

“Taksaka.”

“...”

Sentado aún en el regazo de Taksaka, Utpala lo miro. Ambos tenían la apariencia de un adulto, pero Taksaka medía más de 2 metros de estatura con una complexión robusta, mientras que Utpala medía un poco más de 1,7 metros con una complexión delgada.

“No necesito a nadie más. Solo a ti.”

“...”

Los otros nástikas tenían expresiones de asombro, pero Taksaka aún parecía indiferente. Sin embargo, su expresión de indiferencia se quebró con el sonido de la risa de la persona frente a él.

“¡Jej... jejejej... Jajajaja!”

Vasuki estaba riéndose como loco. Los otros nástikas parecían preocupados y le susurraron "Ey, Vasuki... no es divertido...", pero a Vasuki no le importó y simplemente siguió riéndose más.

“... Tú, ¿por qué te ríes?”

Utpala miró a Vasuki con una expresión de disgusto y este le respondió mientras se secaba las lágrimas.

“Es divertido. Aunque ya no eres una chica... jeje... ¿Aún sigues apegado a él?”

“¿Qué tiene que ver esto con el sexo?”

“Ah... bueno... sí, aparte de ti, ¿qué hay de Taksaka?”

“¿Qué?”

“¿Taksaka siente lo mismo que tú?”

“Por supuesto...”

Utpala miró a Taksaka con mucha confianza pero se quedó callado cuando vio que su serena expresión se transformó en una de ira.

“Utpala, levántate.”

“Taksaka...”

“Levántate.”

“...”

Debido a su severa voz, Utpala se demoró un rato pero al final se levantó de su regazo.

“Hace un rato, deliberadamente dejé que te salieras con la tuya. Pero ya no puedes estar apegado a mí como antes. Los otros nástikas que vinieron aquí me dieron el espacio suficiente, por eso les permití venir a mi nido.”

“¿Quieres que esté tan lejos como estos tipos?”

“Sí.”

“No. ¿Por qué tengo que estar a la misma distancia que ellos? ¿No se supone que soy la persona más cercana a ti?”

“...”

Notando que Taksaka estaba apenas enojado, Utpala creyó que había un límite para lo que dijo y alzó su voz. Sabiendo el riesgo, los otros nástikas estaban observando de cerca, listos para evitar cualquier situación, mientras que Vasuki, parado en las rocas como espectador, mantenía una expresión relativamente despreocupada.

“Lo prometiste. ¡Dijiste que después del cambio sería el único cercano a ti!”

“Te prometí que serías ‘el Dragón más cercano’.”

“¿Qué...?”

“Ahora mismo, en el nido, los únicos del clan Dragón somos tú y yo. Mantuve mi promesa adecuadamente, ¿no lo crees?”

“¿En... entonces, cualquiera puede ser cercano a ti mientras que no sea del clan Dragón?”

“Por ahora eso no es seguro.”

Utpala miró a Tak con incredulidad, luego miró a su alrededor de nuevo. De entre los nástikas reunidos, habían tres en su forma femenina. Una de ellas parecía irritada debido al desagradable comportamiento que Uptala tuvo antes.

“Tú. ¿Cuál es tu problema?”

“¿Te refieres a mí?”

La irritada nástika descruzó los brazos  y dio un paso hacia delante. Su pelo era una mezcla entre cobalto pálido y malva y, a pesar de su corta estatura, exudaba un femenino encanto. Su perfecto rostro parecía esculpido por un artista y poseía una figura curvilínea. Ella era la nástika “Urvasi”, quien vino en representación del clan Gandharva, una raza de organismos acuáticos, además de una de las principales bellezas del reino Sura.

“Sí. Tengo un problema. Hace un tiempo, murió una amiga mía.”

“¿Y eso qué tiene que ver conmigo?”

“Tú fuiste el que la mató.”

“...”

“Había un dulce y asombroso hombre que vivía en el clan Dragón. Un día ella fue con Taksaka para hablar con él y ella nunca volvió. Al final resultó que fue asesinada por alguna perra loca quien siempre estaba como una sanguijuela sobre él.”

“¿A quién crees que llamas perra loca?”

“Cierra el hocico, aquí es dónde tú—.”

Justo cuando Utpala, lejos de sentirse apenada, comenzó a responder atrevidamente, Urvasi comenzó a decir una infinidad de palabras soeces hacia él sin siquiera parar para respirar. Las obscenidades fueron tales que incluso Utpala se quedó mudo y quieto.

“¡Urvasi, cálmate!”

“¡¿Me estás diciendo que me calme?! ¡A mi amiga le gustaba Taksaka y ahora está muerta! ¡Mi amiga!”

“Este es el nido de Taksaka. Si quieres pelear, hazlo afuera.”

“...”

Ya que los otros nástikas intervinieron, Urvasi se mordió el labio y retrocedió un paso. Utpala sonrió a Urvasi de una forma burlona y se escondió rápidamente tras Taksaka cuando Urvasi arremetió tras él. Como Utpala se escondió tras Taksaka, Urvasi fue incapaz de atacarlo pero, casi al borde del llanto, habló a Taksaka, quien no había dicho nada incluso en este tipo de situación.

“Taksaka. A este tipo no le importa nadie quien no seas tú. Hará de todo para monopolizarte.”

“Lo sé.”

“¿Sabes que está mal y aun así lo dejas? Haz caso a mi consejo, si no te libras de él, sus pecados caerán sobre ti. Si le ofreces tu protección a alguien como así, incluso yo comenzaré a culparte.”

“...”

Urvasi parecía como si quisiera decir algo más pero se abstuvo y cerró la boca. Inmediatamente después, se dio la vuelta y se fue del nido de Taksaka.

“¡Taksaka!”

Utpala, no leyendo el ambiente, abrazó a Taksaka por detrás.

“...”

Aunque Taksaka no había hablado hasta ahora, a comparación, su expresión se tornó violenta. Pero Utpala no pareció notarlo debido a que estaba detrás de él.

“Gracioso, ¿no? Ella estaba ansiosa por separarnos, pero fue inútil. ¿No prometiste que me perdonarías hiciera lo que hiciera?”

“...”

Utpala dijo lo último como para apaciguarlo. En ese entonces, él no pensó qué tan peligrosa sería esa promesa, pero recapacitó después de que Urvasi se fue y se dio cuenta de que esta promesa le creó unos grilletes que lo tenían atado de manos. Pero se merecía eso por su propio descuido. Además, con la infinita esperanza de vida de un nástika, esos grilletes tal vez persistirían hasta el final del mismísimo universo.

Taksaka cerró sus ojos por un momento y llegó a una conclusión antes de hablar.

“Utpala, lárgate.”

“¿Eh?”

“Ya no te quiero cerca de mí, así que lárgate.”

“¿Qué... qué pasa?”

Utpala fue rápidamente frente a Taksaka y lo miró con una expresión dolida.

“Mantendré mi promesa. Mientras estés lejos de mí, nunca seré cercano a alguien del clan Dragón aparte de ti. Así, el hecho de que tú eres el dragón más cercano a mí no cambiará.”

“¿Por qué? ¡Solo lo dices para que me aleje!”

“Esto es por tu bien, Utpala.”

“¿Qué?”

“Un tipo está tratando de tomar el lugar de la persona más cercana a mí, ¿no debería desanimarlo? Ya no puedo tolerar este tipo de comportamiento tuyo. En cualquier momento, puedo perder mis cabales y terminar matándote.”

“...”

La mirada de Taksaka era sincera. Al ver sus ojos, la intimidada Utpala dudó, luego cedió finalmente ante la presión y se fue del nido. Una de las nástikas comenzó a reírse debido al miserable aspecto de Utpala pero se detuvo cuando Utpala volvió a la entrada del nido.

“Taksaka... no me rendiré.”

“Tienes que irte.”

Utpala se amilanó por la respuesta de Taksaka pero le respondió sin importarle nada.

“Nunca olvides mis palabras. Aunque ya no me aprecies, haré lo que sea necesario para que vuelvas hacerlo.”

“...”

Ya que Taksaka ya no le respondió, Utpala se dio por vencida y se fue.

“¿Eso está bien? Al igual que Urvasi, hay muchos nástikas que tienen una rencilla con Utpala. Tendrá momentos difíciles sobreviviendo lejos de ti.”

Una vez Utpala se fue de una vez por todas, Vasuki le habló a Taksaka en un tono de ligera preocupación. Eso pareció haber captado la atención de Taksaka así que respondió.

“Está bien. No habrá muchos problemas aunque nos separemos.”

“Hasta ahora, las personas sabían que Utpala estaba bajo tu protección. Pero una vez se corra la voz de que ustedes dos están separados...”

“Entonces, para todos los aquí presentes, envíen mis palabras a sus respectivos clanes. Taksaka ya no protege a Utpala como antes, pero no quiere que Utpala muera.”

“...”

Eso quería decir que hiciera lo que hiciera Utpala, ellos no podían matarle. Aunque los nástikas reunidos parecían descontentos, no respondieron y simplemente asintieron.


- ♦ — ♥ — ♦ -


El día ya había comenzado a enrojecerse. Dándose cuenta que la noche había pasado, Tak miró el amanecer y dejó de recordar los tiempos de antaño.

Como era de esperarse, Utpala causó problemas en varias ocasiones pero nunca fue asesinado. Ya que Utpala por sí mismo carecía del poder para causar serios problemas y Tak ignoraba los problemas a ultranza, Utpala eventualmente se cansó y sus actividades decrecieron gradualmente. Solo que... esos problemas no eran gran cosa en los estándares de los Sura, pero desde un punto de vista humano, esos problemas podían ser muy serios.

“Ian.”

“...”

Tak la llamó, pero, por su respiración, Ian parecía seguir profundamente dormida.

“Disculpa. Debido a mi incorrecto proceder, te he hecho infeliz.”

“...”

Los labios de Tak tocaron ligeramente la frente de la adormecida Ian, quien, como pensando que un insecto se había posado en su frente mientras dormía, levantó su mano para golpéarsela. En silencio, Tak la miró sonriendo.


Continuará...


Traducido del coreano al inglés por: Mizura
Traducido del inglés al español por: Josué
Corregido por: Karou y Xeniaxen
Editado por: MEG V


1 comentario:

  1. XDD había olvidado mi comentario y me ha hecho gracia verlo destacado al principio de la entrada, ahora revisando capítulos futuros me he vuelto a preguntar lo mismo XD

    ResponderEliminar