Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

domingo, 31 de julio de 2016

The Finite - Capítulo 22: El Dragón Celoso (2)

Hola a todos otra vez~ como ya había informado antes, hoy tenemos otro capítulo más de la novela. La próxima semana retomamos la publicación del webtoon, yeeei~~~~

El 29 de julio fue mi cumpleaños y los miembros de ¡PrinceScans! publicaron sus ofrendas en la entrada del viernes con Re:Monster, así que admiradlas mis fieles lectores XD no todos los días su Devi se hace más vieja TT_TT Muchísimas gracias por todas las palabras y dibujos de mis compañeros y por supuesto las felicitaciones y agradecimientos de los fans... Yo no sería la Devi que soy sin todos ustedes y ya saben, ¡Beatifíquenme! XDDD

Comentario para el capítulo

¡¡Hazlo Taksaka, solo hazlo!!
Dale duro contra el muro...
Aunque eso es lo que pasará tarde o temprano XD

Y eso es todo, antes de irme les advertiré no odiar a Utpala o lo lamentaran :'( ... Hasta la próxima semana~~

-MEG V


« AnteriorLista de Capítulos | Siguiente »

Novela original en coreano por: currygom (카레곰)
-The Finite-


“Fiuu...”

Tak paró en un campo junto al mar, muy lejos del Valle del Crepúsculo, y acostó a Ian en una pila de flores silvestres que parecían mullidas. Ella necesitaba meditar algunas cosas, pero era obvio que estaba demasiado cansada para hacerlo.

“Cierra los ojos. Encontraré alguna manera.”


“...”

Tan imprudente, él la había sacado de quicio, pero no sabía qué hacer a partir de ahora. Había pensado en simplemente comprar o construir una casa en algún lugar, pero entonces recordaba las palabras de los aldeanos. Si Ian no se quedaba cerca de él, sería muy peligroso. Él iba a tratar de quedarse con ella tanto como fuera posible, pero no sabía lo que pasaría si...

Si tan solo pudiera llevarla a su nido en el reino Sura... ella estaría a salvo allí. Pero por mucho que pensaba en ello, ella no parecía tener la resistencia física necesaria para soportar el ambiente del reino Sura. Y aparte de su condición física, ella no querría vivir en el sombrío reino Sura.

“Tak.”

“¿Ah?”

Cuando Ian le llamó, dejó a un lado sus preocupaciones y se sentó sonriente. El cansado cuerpo de Ian apenas podía sentarse, y ella se inclinó suplicante hacia Tak.

“Cualquier sitio me basta. No importa si no tenemos una casa... así que... por favor, ayúdame a vengarme de Taksaka.”

“...”

“He vivido solo para cumplir este objetivo. Solía vivir con los demás, y tenía familia, amigos y otras cosas valiosas, pero... Taksaka me privó de todas ellas. La venganza es mi única razón para vivir. Así que ya no importa nada más. Si tan solo pudiese lograrlo, no me importaría dormir en la calle.”

“...”

Al oírla decir eso, Tak se quedó pensativo por un rato, y luego le preguntó con un tono serio:

“Después de vengarte... ¿qué harás?”

“¿...Qué?”

“Has dicho que la venganza era tu única razón para vivir. Así que, ¿qué pasará después, cuando tu razón para vivir desaparezca?”

“...”

Ian se quedó momentáneamente sin habla por la cuestión planteada por Tak, y se puso tensa. Ella siempre había pensado que dedicar su vida a hacerle daño de cualquier manera sería suficiente. Ella nunca consideró a sobrevivir a su venganza contra él.

“Mm... yo...”

Después de pararse a pensarlo durante un tiempo, no lograba mirar a Tak fijamente a los ojos y tartamudeaba.

“Yo... no lo sé. Después de mi venganza... nunca pensé en la posibilidad de sobrevivir después de enfrentarme a Taksaka...”

“...”

Estás frente a Taksaka en este momento... Tak se compadeció de ella por no saber nada, pero por otro lado, la encontró linda y sonrió. Ian había respondido en serio, sin embargo, parecía un poco ofendida por su reacción.

“¿Por qué sonríes?”

“Oh, Ian. Te necesito. Te prometí que te ayudaría con tu venganza. Pero si mueres, ¿qué será de mí?”

“...”

“Ni siquiera habías pensado en mí. Siendo así, no me gustaría ayudarte.”

“E-Espera un momento. Me equivoque al decirte eso.”

“¿Te equivocaste? Entonces, después de ayudarte a obtener tu venganza del que destruyó tu pueblo, ¿qué vas a hacer?”

“...”

Durante un tiempo, Ian vaciló, con una expresión perdida en su rostro. Luego se volvió hacia Tak, lo tomó de la mano, y habló apresuradamente.

“Haré... lo que quieras.”

“¿...?”

“También podrás hacerme lo que quieras... a mí.”

“...”

Tak se quedó mirando a Ian sin expresar nada y sin responder. Ian se ruborizó por el silencio, e inclinó la cabeza hacia abajo mientras se sonrojaba. Esa fue la mejor propuesta que se le ocurrió con el fin de obtener la ayuda de Tak. No estaba segura sobre la parte de él sin pendientes, pero con los pendientes él sin duda estaba enamorado de ella, así que, ¿por qué no funcionaba? Se sentía avergonzada por lo que acababa de decir, y solo quería esconderse en alguna parte.


The Finite - Capítulo 22: El Dragón Celoso (2)


“Ian”.

“¿S-Sí...?”

Ian estaba muy tensa cuando alzó la vista. Tak estaba tan cerca que casi se podían tocar frente con frente, y le habló en voz baja.

“Hay mucho que puedo hacerte justo en este momento. Con o sin tu permiso.”

“...”

Ian se puso pálida. Al ver su miedo, Tak sonrió antes de retirarse.

“No estaba tratando de asustarte, quería hacerte saber que para mí no tiene sentido que me ofrezcas tu cuerpo.”

“E-Entonces... ¿Qué es lo que tengo que hacer...?”

“Um...”

Él quería decirle 'entrégame tu corazón', pero el corazón de una persona no puede ser forzado. Se necesita tiempo para que ocurra de forma natural. Pensó en qué más podía pedirle, pero sería solamente sobrecargarla innecesariamente, así que por ahora lo enterró todo en su corazón.

“Solo... no mueras. Si te descuidas a ti misma una vez que tu razón de vivir se haya cumplido... Estaría  muy triste.”

“...”

Ian nunca había pensado en el suicidio como una forma de escapar de Tak. Al ver a Tak tan deprimido cuando dijo aquello, su corazón  vaciló. No importaba la sangre fría que tuviera el Tak sin pendientes, o las cosas horribles que había hecho, no quería hacer daño al Tak con los pendientes.

“Oh... Bien... No voy a descuidarme a mí misma.”

“¿De verdad? ¡Promételo!”

“Siempre y cuando tú no te quites los pendientes.”

“...”

Tak se encogió un poco al final, pero volvió a sonreír mientras respondía.

“Está bien. De acuerdo.”

- ♦ — ♥ — ♦ -

Tras la puesta de sol, Tak se quedó pensativo mientras observaba las estrellas parpadeantes y el mar lejano. Detrás de él, de vez en cuando Ian se movía y roncaba, pero él solo sonreía al mirarla, y no se movió más cerca de ella. Quizá él no estaba pensando en tocarla, o incluso lo evitó deliberadamente.

“Hace 8 años...”

El criminal atacó el pueblo de Ian hace 8 años... Alguien, obviamente, se hizo pasar por él usando su nombre hace 8 años, y él había recibido un informe de que esta persona había destruido un pueblo en el Planeta Willarv. Sin embargo, ya estaba harto de las travesuras causadas por el imitador y se olvidó de ello en el momento que lo oyó.

“Debería haber prestado un poco más de atención... Bueno, aun así, es obvio de quién se trata.”

De hecho, que alguien suplantara a un Nástika utilizando su nombre casi nunca ocurría. Particularmente, nadie suplantaría a un Nástika tan fuerte como Taksaka a menos que estuviera dispuesto a morir. Pero, aun así, había alguien que lo había hecho.

“Al no decir nada cuando él se hizo pasar por mí, me convertí en un Nástika muy notorio...”

De hecho, a menos que los humanos le irritasen primero, él nunca les causaría daño sin una razón. Sin embargo, el impostor había lastimado a un sinnúmero de humanos inocentes usando su nombre, y debido a esto, entre los humanos, 'Taksaka' había adquirido la reputación de ser un dragón malvado.

“No volví a saber nada de él después de un tiempo, así que pensé que finalmente se había calmado...”

Tak se cubrió su frente, suspiró profundamente y cerró los ojos, deprimido. No podía dormir con los pendientes puestos, y empezó a recordar los días de un pasado lejano de forma borrosa.

- ♦ — ♥ — ♦ -

El reino Sura era un mundo con el cielo rojo e interminables extensiones de terreno baldío, con gases venenosos que podían disolver la carne y una gravedad tan fuerte que podía romper los huesos. Sin embargo, para los Nástika y otros muchos Suras Superiores, este entorno no era un problema. Por el contrario, para quienes no suprimían sus poderes y podían destruir fácilmente planetas en el reino humano, el reino Sura era un mundo mucho más estable que podía soportar su poder con firmeza.

“¿...Qué pasó aquí?”

Un joven caminaba entre los vientos venenosos del reino Sura. Con el pelo ondulado de color marrón oscuro, cuatro cuernos rojos, mucha altura, y un cuerpo masivo acorde con su juventud, parecía estar a mediados de su veintena. Su larga bufanda ondeaba en el viento.

“Respóndeme, Utpala. Quien está bajo tus pies es un Nástika de otra raza.”

Sonriente, la chica que se llamaba 'Utpala' volvió a hablar. Ella parecía tener alrededor de 10 años de edad, aunque en el ámbito Sura, la edad aparente no significaba nada.

“Ah, no es nada. A ella aparentemente le gustabas, Taksaka.”

Utpala dio un paso adelante una vez más, luego sonrió a Taksaka. Su pelo corto era de un color azul hermoso, y tenía dos cuernos curvos de color gris azulado.

“Ella aparentemente gustaba de mi, ¿y por eso le hiciste esto?”

Taksaka tenía una expresión de tristeza. En aquel entonces, podía expresar una variedad de emociones, incluso sin los pendientes.

“¿Qué pasa? Solo le di una lección.”

“... Ella está muerta.”

“Oh, ¿en serio? ¿Tan débil era?”

Utpala dio una patada a la Nástika que estaba pisando, y el cuerpo sin vida se desmoronó. Taksaka miraba con tristeza a la Nástika muerta, y con una dolor de cabeza emergente, cerró los ojos y habló.

“Utpala, el número de Nástikas es limitado. No debemos matarlos por motivos triviales. No sabemos cuánto tiempo durará este Universo. Si el equilibrio entre las razas se rompe...”

“¡No fue un motivo trivial!”

“...”

Con su insistente lamento, Taksaka dejó de hablar y la miró.

“Originalmente, un Sura se enamora de alguien de su propio clan. Eso es lo más normal.”

“...”

“Sin embargo, el Clan del Dragón es una excepción. Si amamos a alguien de nuestra propia raza, morimos. Esta regla es ridícula porque si queremos amar, tenemos que amar a uno de otra raza. ¿Es esto normal? No, no lo es.”

“...”

Ella tuvo el descaro de decir que le gustabas, cuando yo soy la única que debería poder decirlo. Si no le hubiera parado los pies, ¡se te hubiera lanzado! ¡Esta sucia perra! ¡No la soporto!”

“Utpala.”

“Esa es la historia, Taksaka.”

“...”

Taksaka quiso decir algo entonces, pero se mantuvo en silencio, mientras que Utpala empezó a llorar.

“Soy insegura. Tú eres muy fuerte, por lo que muchas Nástikas están interesadas en ti. Aunque me quede a tu lado, no puedo hacer nada, pero es diferente para los demás. A medida que pasa el tiempo, vas a acabar sucumbiendo a sus tentaciones. Y... me vas a abandonar. Como mujer, no puedo darte nada... “

“...”

“Ahh... uuh....”

A pesar de que la chica de pelo azul había matado a una Nástika de otra raza, ella estaba llorando como si fuera la víctima. Con un pequeño suspiro, Taksaka lentamente se acercó y se arrodilló frente a ella.

“Utpala. Deja de llorar, mírame.”

“Uhh...”

“Nuestro rey, Vritra, ha ido a hablar de este tema con los Dioses Primigenios. Seguro que vuelve pronto con buenas noticias. Así que, ¿puedes comportarte hasta entonces?”

“...”

Taksaka le tendió una mano. Utpala se limpió más o menos sus lágrimas y tomó su mano.

“Está bien. A cambio, sea cual sea la resolución de Vritra, dime que nuestra relación no cambiará.”

“...”

Sin soltar la mano de Utpala, Taksaka se quedó sin palabras.

Ella había mencionado la relación 'entre ellos'.

Ella no dudó en matar a otra Nástika que se le había acercado, y aunque no hubiera podido matarla, se habría metido persistentemente con ella hasta que se diera por vencida. Utpala trataría a cualquier otra Nástika interesada en Taksaka como una monstruosidad. Y puesto que tenía una relación estrecha con Taksaka, muchos terminaban abandonando su propósito.

“Ey, ¿por qué no respondes?”

Utpala continuó insistiendo a Taksaka por una respuesta. Tak estaba cansando de sus quejas, pero aun así lo soportó. Todos los Nástikas nacieron al mismo tiempo al principio del Universo, pero más bien esta era la forma en que un niño actuaría.

A medida que sus recuerdos salieron a la superficie, recordó que después del nacimiento, Utpala se le había acercado más rápido que nadie. Mientras que otros Nástika lo miraban con miedo, y solo ella se sentó sin miedo en su regazo. Taksaka simplemente se rió de su capricho. Fue la primera vez desde su nacimiento que había conocido bien a alguien. En los primeros días, conseguir amigos no fue sencillo. Eventualmente, Utpala ocupaba el primer lugar entre ellos, y se sentó en su regazo cuando él no había permitido a nadie a hacerlo hasta entonces.

Esa vez, fue su error de no echarla inmediatamente... Taksaka miraba a Utpala con una sonrisa en su rostro. Mientras que otros Nástika encontraron su propio camino y su círculo de colegas, Utpala confió y se juntó solo con Taksaka. Naturalmente, empezó a consentirla, mientras ella se ocultaba y gritaba desde detrás de la gran figura de Taksaka. Había transcurrido una considerable cantidad de tiempo desde el inicio del Universo, por lo que no pudo evitar convertirse en una niña mimada.

Si abandonaba a Utpala ahora, ella no sobreviviría debido al rencor que había acumulado hacia los otros Nástikas. No hubiese sido difícil para él tomar una decisión que la llevase a la muerte, pero por ahora tenía un cierto grado de afecto por ella. Sabiendo lo que iba a pasar, no podía soportar el abandonarla.

“¡Taksaka! ¡Responde!”

“...”

Para callar sus protestas, Taksaka cerró los ojos y asintió.


Continuará...


Traducido al inglés por: Mizura
Traducido al español por: Xeniaxen
Revisado por: Karou y MEG V

« AnteriorLista de Capítulos | Siguiente »

1 comentario: